Deportes

fútbol regional

La agonía del Andorra

El histórico club turolense, que arrastra una asfixiante deuda de 430.000 euros con Hacienda, busca soluciones a su mala situación.

campo juan antonio endeiza andorra
Entrada al campo Juan Antonio Endeiza de Andorra.
@xeve_cuenca

El Andorra CF busca oxígeno. Vive una situación límite. La deuda con Hacienda, heredada de la anterior directiva, asciende a 430.000 euros. Para sanarla, la junta gestora actual, que asumió la dirección del club el 1 de julio del 2018 con el objetivo de limpiar la economía y la imagen de la entidad, ha movido ficha tasando de manera oficial su patrimonio inmobiliario. Ahora, en un momento de tregua tras el aviso de embargo, salvar la desaparición pasa por rehipotecar las cantidades o vender. Próximamente, el organismo convocará una Asamblea para fijar el calendario de elecciones a una nueva junta voluntaria, fechas de las que se espera abrir un proceso con una nueva directiva al volante. En este sentido, una inyección de capital apremia. Ganar tiempo para sortear la catástrofe.

«Somos optimistas porque vemos que puede venir capital. Con la tasación de los edificios de la localidad y de Teruel -este último, una rentable superficie de 2.500 metros cuadrados arrendada a Lidl-, debemos negociar una hipoteca con los bancos o poner a la venta los edificios. Así, saldaríamos la deuda y podríamos iniciar una nueva temporada en condiciones», explica Antonio Donoso, portavoz de la gestora. La viabilidad del club, aunque depende de terceros, se apoya en estos momentos en la piel de unos 600 socios. Gente a la que la directiva «agradece el esfuerzo de los últimos años por su lealtad, a pesar de la elevación de las cuotas y la deriva deportiva».

Y es que los cimientos del añejo Juan Antonio Endeiza se tambalean. 62 años de goles, ascensos, alegrías y tristezas están en juego. 14 temporadas en Segunda B y 43 en Tercera. Tiene a la historia de su parte. Un equipo con solera, de los que se escribieron en su día chorros de tinta. Primero como Calvo Sotelo, Endesa fue después, el blanco impoluto de la indumentaria andorrana campó durante mucho tiempo con la vitola de ser ‘el segundo equipo de Aragón’, tras el Real Zaragoza. Épocas de éxitos, junto al amparo financiero de la empresa eléctrica que nutrió las arcas del club minero hasta su desligue en 2001 (comienzo de la decadencia), en las que se rozaron tres ascensos a Segunda División o se apeó a todo un Zaragoza, líder en 1981 de Primera División, de la Copa del Rey. Tiempos en los que proliferaron, también, célebres futbolistas, hombres de talla, como Belsué, Cani y Lafita padres, Vitaller, Pascual Sanz, Carlos Conde, Lacambra...

Alberto Belsué: "Sin duda, es un histórico, que estuvo mucho tiempo ahí arriba"  

«Ir al Andorra fue el mayor acierto de mi carrera, una gran ilusión jugar en el segundo mejor club de la Comunidad. El trato era espectacular, teníamos un campazo... Sin duda es un histórico, que estuvo mucho tiempo ahí arriba, y posteriormente cayó en desgracia. Siento pena por la situación actual, recuerdo la gran afición que teníamos, era un equipo muy querido y llenábamos ahí donde íbamos. Me da pena que un club por el que pasé en mi carrera sufra estas dificultades», cuenta Alberto Belsué, institución del Real Zaragoza, que tomó impulso en el pueblo turolense con apenas 18 años. Otra de las figuras que vistió el escudo minero (2005-2009), capitán durante tres temporadas y uno de los futbolistas más queridos por la afición andorrana, es Jesús Seba, quien también recuerda con cariño su estancia y se suma a la voz de alerta. «Pasé cuatro años maravillosos, el trato del club siempre fue excelente tanto de directivos, como de compañeros y del pueblo. Me hicieron sentir como en casa, tenía ese rasgo de club grande pero a la vez familiar. Veo con tristeza la situación, porque no se lo merecen. Necesitan ayuda», reclama el del barrio Oliver.

Aunque el ascenso a Tercera División no viene impuesto, no era un objetivo prioritario del club, los jugadores están «ilusionados» por conseguirlo, «abstrayéndose de lo extradeportivo». A día de hoy, el Andorra ocupa la segunda plaza en la clasificación del grupo B de Regional Preferente con 49 puntos, que marca los puestos de ascenso directo. Ivo Serrano, el entrenador del conjunto minero, pone en relieve la unión del grupo: «El compromiso por parte de todos es muy alto. Nosotros estamos centrados en el fútbol y se habla muy poco del tema». Un aspecto fundamental, teniendo en cuenta que en diciembre se explicó la precaria situación del club a la plantilla y decidieron seguir.

Jesús Seba: "Veo con trsiteza la situación porque no la merece el Andorra"

«Nos han pagado hasta el último céntimo. Sí es verdad que la junta gestora se sinceró y nos avisó de que estos últimos meses de temporada los pagos se iban a complicar. El equipo lo entiende, y aunque no cobremos, decidimos seguir todos a una», reconoce el capitán y andorrano Jesús Fernández, quien insiste en el ascenso: «Es nuestro único pensamiento y la única forma de la que podemos ayudar al club». Regresar a esa Tercera División, de donde nunca debió salir la Villa, y por la que se abrirían las puertas de la recuperación.

Etiquetas
Comentarios