Deportes

deportes

La doble realidad del fútbol femenino

Mientras el Metropolitano superaba los 60.000 espectadores, apenas 250 personas presenciaban el encuentro del Zaragoza Femenino. “Buscamos la fórmula que arrastre a la gente que presencia estos partidos a la liga regular”, explica Rubén Alcaine.

Imagen del Zaragoza Femenino-UD Collerense de este domingo.
Imagen del Zaragoza Femenino-UD Collerense de este domingo.
Daniel Marzo

El Wanda Metropolitano protagonizó este domingo un hito histórico para el fútbol femenino, congregando a 60.739 espectadores en sus gradas para presenciar el partido entre el Atlético de Madrid y el Fútbol Club Barcelona. La espectacular cifra supone el récord mundial de asistencia a un encuentro de fútbol femenino, rebasando los 51.211 espectadores que vieron la final de la Liga mexicana que enfrentó el año pasado a Monterrey y Tigres. "Es un premio y un orgullo jugar ante 60.000 personas", aseguraba Amanda Sampedro, capitana del Atlético de Madrid. "Ha sido un día increíble, una fecha histórica", agregaba Vicky Losada, la capitana del Barcelona.

Las jugadoras del Atlético de Madrid y del Fútbol Club Barcelona disfrutaron de una mañana que marcará seguro un antes y un después en el fútbol femenino español. Sin embargo, a esa misma hora se jugaban centenares de partidos de fútbol femenino por todo el territorio español que apenas reunían en sus gradas a unas decenas o, en el mejor de los casos, unos centenares de aficionados. Por ejemplo, en Zaragoza, el Zaragoza Femenino se enfrentaba la Unión Deportiva Collerense en un partido en el que sumó un triunfo fundamental (2-0) para seguir alimentando sus opciones de ascenso a la Liga Iberdrola, la máxima categoría.

En las gradas del Pedro Sancho, como es habitual cada quince días, alrededor de 250 personas presenciaron en directo el partido de las jugadoras aragonesas. La cifra puede aumentar sensiblemente en momentos importantes, encuentros decisivos por el ascenso o el descenso, pero es la habitual en el campo zaragozano cada dos semanas. Similares son también los números en los partidos de El Oliver, el otro representante aragonés en la categoría y las del resto de equipos y clubes de Primera y Segunda División española.

"Trabajamos para buscar la fórmula que arrastre a la gente que presencia los partidos como el del Metropolitano a la liga regular, a la que se disputa cada quince días en los estadios habituales. De momento seguimos trabajando para encontrar ese camino", reconoce Rubén Alcaine, presidente del Zaragoza Femenino y, asimismo, presidente de la Asociación española de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF).

En Zaragoza, los partidos de fútbol femenino congregan a poco más de 250 personas

Un Alcaine que recuerda que cuando se abrió La Romareda en 2009 acudieron 10.000 personas para presenciar la final de la Copa de la Reina entre el Zaragoza Femenino y el Espanyol y que unos 3.500 aficionados se acercaron para ver el año pasado un partido de liga frente al Valencia. "Son cifras que esperamos superar con creces en el futuro", apunta. De momento, el presidente de la entidad zaragozana anima a que los aficionados se acerquen al Pedro Sancho el 31 de marzo para animar al equipo en su partido frente al Seagul, el segundo clasificado frente al que el Zaragoza Femenino se jugará el título y la posibilidad del ascenso. "Ese día tenemos que llenar el campo sí o sí. Es un partido fundamental para nosotros", remarca.

Este año se abrirán un total de diez grandes estadios españoles para presenciar fútbol femenino: San Mamés, El Sadar, Anoeta, Mestalla… "Es por lo que llevamos muchos años trabajando. Lo de este domingo en el Metropolitano fue un hito histórico y es el camino a seguir. Además, ayuda a que poco a poco vaya teniendo un espacio fijo a nivel mediático y tenga un seguimiento de la competición estable", señala Alcaine.

En este contexto de crecimiento, el presidente de la Asociación española de Clubes de Fútbol Femenino subraya que "no ayuda nada" la guerra abierta entre la Liga y la Federación Española de Fútbol, que anunció hace solo dos semanas la creación de una nueva competición de liga. "El conflicto entre la Liga y la Federación ha cogido en medio al fútbol femenino y tenemos que buscar un punto de encuentro. Hay que solucionar ya este conflicto", zanja Alcaine.

Etiquetas
Comentarios