Despliega el menú
Deportes

deportes

El taekwondo aragonés, en plena forma

Los zaragozanos Antonio Artal y Adrián del Río conquistaron el oro y la plata en el campeonato de España absoluto. Los dos jóvenes sueñan con los Juegos Olímpicos.  

Antonio Artal y Adrián del Río, con las medallas del campeonato de España de taekwondo.
Antonio Artal y Adrián del Río, con las medallas del campeonato de España de taekwondo.
Federación Aragonesa de Taekwondo

El taekwondo aragonés atraviesa uno de los momentos más dulces de sus últimas décadas, con una generación de jóvenes talentos que llevan varios años instalados en el primer nivel nacional y, poco a poco, abriéndose hueco en el internacional. En esta línea de progresión, los zaragozanos Antonio Artal y Adrián del Río conquistaron el pasado fin de semana sendas medallas de oro y de plata en campeonato de España absoluto que se celebró en Alicante.

Artal, de 19 años, ya derribó el año pasado una barrera prácticamente inabordable en el deporte aragonés, proclamándose campeón de España absoluto de taekwondo, un hito que nadie lograba en la comunidad desde Jesús Arroyo en 1977. Entonces fue en Valladolid, donde logró el oro en la categoría +87 kilogramos derrotando en la final al gallego Pablo Fernández, su compañero de entrenamientos en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, donde Antonio lleva becado desde septiembre del 2015. Este fin de semana ha repetido éxito superando en la final de la misma categoría al gallego Pablo Fernández.

"Estoy muy contento de repetir el oro en el campeonato de España. Venía trabajando para repetir el campeonato y es satisfactorio seguir superando metas y retos", explica el zaragozano. "Venía de cuatro competiciones seguidas muy duras, muy exigentes, por lo que el estado físico no era al cien por cien el idóneo. En el primer combate me costó entrar un poco pero fui cogiendo ritmo y sensaciones conforme avanzaron las rondas. En la final salió todo lo planeado y pude revalidar el oro", agrega satisfecho Artal, que compite con la licencia del Gimnasio Seul de Zaragoza.

En el mismo club aragonés se ha formado Adrián del Río y ahora también trabaja día a día en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid. Con 20 años, el zaragozano es otro de los exponentes de una prometedora generación junto a Borxa Sánchez. Del Río regresó de Alicante con la medalla de plata en la categoría -63 kilogramos tras una final muy igualada ante el catalán Joan Jorquera. Una medalla siempre es una medalla, pero el aragonés quería el ser campeón. "Yo iba a por el oro. Trabajo día a día para ganar, pero lo cierto es que una medalla de plata no es un mal resultado", admite.

"Me costó entrar bien al campeonato, pero poco a poco fui mejorando las prestaciones a pesar de enfrentarme a rivales que me conocían muy bien. La final fue muy ajustada", relata Del Río desde Madrid, donde entrena junto a Antonio cerca de 20 horas semanales. "Cuatro días entrenamos cuatro horas, otro día (el miércoles) dos y los sábados algo más de hora y media. Es un día a día exigente pero nos ayuda a progresar", relata Del Río, que también estudia el grado universitario de Comercio. "Es un trabajo exigente, duro, pero al final te terminas adaptando", remata Artal, que está terminando Segundo de Bachillerato.

París 2024 en el horizonte

Con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 prácticamente descartados por edad y ranking, los dos deportistas aragoneses centran sus miras en París 2024, una cita a la que llegarían en plena madurez. Eso sí, la empresa no es sencilla. "Estar en unos Juegos Olímpicos es un sueño. Sería increíble y trabajamos a largo plazo por ello. Tokio es demasiado pronto, pero París 2024 podría ser más factible. Pelearemos estos años por conseguirlo", señala con ambición Antonio Artal. Similar es el discurso de su amigo Adrián del Río: "Es cierto que hay mucha competencia y mucho nivel, pero es un sueño por el que trabajamos a largo plazo. ¿Quién sabe?".

Etiquetas
Comentarios