Despliega el menú
Deportes

Mundial Moto gp

Marc Márquez: "Mi ADN es el de arriesgar"

Marc Márquez (Honda) ya está listo para defender, a partir de este fin de semana, su condición de campeón en el estreno del Mundial en el circuito de Losail (Qatar).

El campeón del mundo de Moto GP, Marc Márquez
El campeón del mundo de Moto GP, Marc Márquez
Nico Rodríguez/Efe

Marc Márquez (Cervera, Lérida, 1993) ya no se siente invencible. En 2015, tras ganar el Mundial en sus dos primeros años en Moto GP, sí. "Maduré y aprendí", reconoce en la entrevista, en la que asegura que intenta "autocontrolarse" porque su ADN es el de "arriesgar". El líder de Repsol Honda habla de sus supersticiones, su entorno como su "mejor psicólogo" y de la filosofía de vida que muestra con su sonrisa, en la previa del inicio este domingo, día 10, del Mundial de motociclismo en el circuito de Losail, en Qatar.

26 años, siete títulos, cinco de ellos de Moto GP, ¿Se siente invencible?

Tuve mi lección en 2015. Llegue tras ganar en 125 (actual Moto 3), Moto 2, el primer y segundo año en Moto GP... llegó 2015 y me sentía invencible. Sentí que no me podían ganar ni una carrera y, al final, me vencieron en más de una y me caí muchas veces. Ahí maduré y aprendí que no se puede ganar cada carrera, que lo importante es el campeonato. 2017 también me dio una lección en cuanto a que estamos en Moto GP y que todos van muy rápido. Nadie contaba con Dovizioso y, al final, me puso las cosas muy difíciles hasta la ultima carrera.

Entonces, ¿prefiere ganar cinco carreras y retirarse en las cinco siguientes o quedar cuarto en diez?

(Ríe) Tendría que mirar en la calculadora, pero si son más o menos lo mismo prefiero ganar cinco carreras. El ADN es uno, mi ADN es el de arriesgar, el de dar el cien por cien y el de si puedo ganar, por la mínima opción que haya, lo voy a intentar. Lo que pasa es que en 2015 intentaba ganar cuando no había opción, ahí maduré y asumí que es un campeonato, que es muy largo, que no es cada carrera a vida o muerte, todo o nada. Aún así, el ADN mío tira hacia un lado, pero lo intento autocontrolar, sobre todo escuchando a mi entorno, que es una pare muy importante.

Algunos deportistas se tatúan sus éxitos, pero usted se resiste.

Estuve a punto de caer en la tentación de los tatuajes, pero fue en el 'boom' ese de los futbolistas de tatuarse todo el brazo, toda la pierna... y aborrecí los tatuajes; aunque a lo mejor mañana me da y me hago uno, pero vivo el momento. No sé lo que va a pasar mañana y no quiero vivir del pasado, se vive del presente y eso lo tengo muy interiorizado.

Podríamos decir que sus tatuajes son sus cicatrices.

Esos son tatuajes que desearía no tener. Los de cicatrices, caídas, quirófanos... porque son malos recuerdos, pero de todas estas caídas o lesiones, por ejemplo la última del hombro, sales más reforzado, sobre todo mentalmente. Te hace valorar más lo que estás haciendo, disfrutarlo más, porque ves que estas en una moto a 350 kilómetros por hora y puede pasar de todo.

¿Se ha planteado cambiar el '93' por el '1'?

Soy de las típicas personas que piensan que cuando algo funciona no toques nada. Con esto del número soy un poco supersticioso. No te voy a negar que ha habido charlas con mi gente de 'por qué no te cambias al '1'; corre una temporada con el '1'...'; no sé si lo haré algún año, de momento no. Llevar el '1' es mucha responsabilidad, mucha presión, y el '93' lo llevo desde los 11 años y me ha dado mucha suerte.

Hablando de supersticiones, ¿tiene alguna manía para el fin de semana de carreras?

Tengo suerte porque no soy de tener muchas supersticiones, tengo mis cositas. Yo cuando hago la maleta en casa lo primero que entran son los calzoncillos azules para los entrenamientos del viernes y del sábado, pero diferentes y limpios claro (ríe), y los rojos para la carrera.

"Nunca he necesitado la ayuda de un especialista, mi mejor ayuda son los míos"

¿Ha contado alguna vez con ayuda profesional para el aspecto psicológico?

Psicológicamente, lo mejor que tengo es mi entorno, mi equipo de toda la vida. Ir a las carreras y poder estar entre amigos dentro del equipo, tener un ambiente muy familiar dentro del 'box'. Esto es el mejor psicólogo para cualquier deportista. Tener una estabilidad tanto personal como profesional. Nunca he necesitado la ayuda de un especialista, no sé si la necesitaré algún día, pero mi mejor ayuda son los míos.

Es difícil no verle con una sonrisa, hasta en los momentos malos, ¿es una coraza para protegerse o es real?

Eso lo saben mejor los míos, que están conmigo todos los días. Pero soy alegre, me gusta divertirme. Sacar la diversión como por ejemplo ahora, en una entrevista. Está claro que estaría mejor yendo en moto, porque me gusta más ir en moto, pero forma parte de tu trabajo y todo lo que hago lo intento hacer con la máxima alegría posible. Se tiene que disfrutar. Para qué vivir amargado. Ya habrá tiempo de llorar las penas.

Una filosofía de vida, de disfrutar, que le transmite también a la gente con su sonrisa y con lo que hace. ¿Percibe que da una buena imagen a la gente?

He aprendido que a todo el mundo no le vas a gustar, y esto ha hecho que me olvide de la opinión de la gente, que está claro que es importante. Pero hay que ser uno mismo. Si tienes que decir algo, lo dices; y si tienes que callarte algo, te lo callas. En lo personal soy así y difícilmente me van a cambiar. Y en lo deportivo no se me puede tachar de nada, porque siempre he dado el cien por cien; mi vida es la moto.

DAZN se estrenó en los test de Qatar, ¿pudo notar ya algún cambio?

DAZN es una plataforma (para ver online el Mundial en España) en pleno crecimiento a la que intentaré ayudar como embajador y dando espectáculo en pista, que es lo que mejor se hacer. La mayor diferencia es que llegas al aficionado de otra manera: cómo, dónde y cuándo quieran. Puedes estar en la playa y ver las motos. Esto marca la diferencia.

Etiquetas
Comentarios