Despliega el menú
Deportes

Duro golpe al kárate aragonés

La exclusión del deporte de la prelista de los Juegos Olímpicos de París 2024 hipoteca el futuro de los prometedores zaragozanos Raquel Roy y Babacar Seck. "Esta decisión destroza los sueños a muchos deportistas", aseguran.

Babacar Seck y Raquel Roy, la semana pasada en el gimnasio Sankukai de Zaragoza.
Babacar Seck y Raquel Roy, la semana pasada en el gimnasio Sankukai de Zaragoza.
Javier Cebollada/Efe

La semana pasada, París sorprendía anunciando la propuesta de incluir el surf, la escalada, el skateboard y el breakdance como deportes adicionales en la edición de los Juegos Olímpicos de 2024. Su Comité Organizador dejaba fuera de la prelista, de forma más que sorpresiva, a otros como el kárate, que había conseguido, después de muchos años de batalla en los despachos, ser incluido en los Juegos de Tokio 2020. Sin haber debutado, sin haber podido exhibir su potencial al mundo, se quedaba fuera de la siguiente cita olímpica.

Un golpe duro, de difícil recepción, para un deporte que suma más de cien millones de practicantes en todo el mundo. Un golpe duro también para España, que acuna ahora a su generación más talentosa de la última década y, por supuesto, para Aragón, que tiene en la ‘quinta del 98’ a una de sus promociones más prometedoras de siempre. Raquel Roy y Babacar Seck, medallistas con una plata y un bronce respectivamente en el Mundial absoluto de Madrid de hace apenas tres meses, son la punta de lanza de un grupo que también completan los jóvenes Sammy Ennkhaili, Laura Pastora o Guillermo García.

Ahora, con apenas 20 años, su carrera deportiva ha sufrido un duro revés. La sorpresa y el enfado es mayúsculo en el kárate aragonés. "No tiene ningún sentido. Es un varapalo muy duro para los practicantes de kárate, a sus sueños y a sus horas de trabajo y esfuerzo", asegura Santi Velilla, el entrenador que ha formado desde sus inicios en el Sankukai a Raquel Roy o Babacar Seck. "Se han hecho todas las modificaciones reglamentarias que nos ha pedido el COI en estos últimos años. Se han cambiado los parámetros que se nos han solicitado y ahora nos dejan fuera para incluir, con todo el respeto, a un deporte como el breakdance que no tiene ni una estructura federativa. Es un golpe muy duro para Aragón", lamenta.

Babacar, bronce en la categoría kumite +84 del último Mundial absoluto de Madrid, explica su sentir de forma rotunda: "Me produce una tristeza tremenda. Enorme. Esta decisión nos destroza los sueños a muchos deportistas. En mi caso, quizá Tokio 2020 me llegaba demasiado pronto, aunque pelearé por ir, pero París 2024 parecía el momento ideal. Ahora, tendremos que ver cómo replanteamos todo. Es muy injusto para nuestro deporte".

Idéntico es el sentir de su amiga Raquel Roy, que se volvió del Mundial de Madrid con toda una presea de plata en kata por equipos. La zaragozana señala que la controvertida decisión del Comité Organizador de París 2024 "nos quita una de las grandes ilusiones y sueños como deportistas, que es participar en unos Juegos Olímpicos". "En mi caso, hay otra española –Sandra Sánchez– que es la actual número uno del Mundo y, con solo una plaza disponible, mi foco estaba puesto en los siguientes, en los de París 2024. Quizá se abra de nuevo la puerta en 2028, pero es difícil pensar a tan largo plazo", lamenta resentida. Raquel se encuentra concentrada en Madrid con la selección española preparando un campeonato en Salzburgo y "no se habla de otra cosa". "Queremos una explicación y nos hace replantearnos nuestros objetivos. Yo quiero ser campeona del Mundo y esa es una de mis grandes metas, pero los Juegos Olímpicos son algo especial, diferente", señala.

"Es un perjuicio muy grave"

La polémica decisión del Comité Organizador de París 2024 cambia ahora los planes a medio plazo de los karatecas aragoneses, incluido el sistema de becas. "Es un varapalo importante para ellos pero cambiaremos la mentalidad con dos objetivos. El primero, intentar llegar en las mejores condiciones a los Juegos de Tokio 2020 y, el segundo, tratar de mantener y mejorar el nivel para llegar en el pico máximo de madurez a los de 2028 en Los Ángeles, donde esperamos que se haga justicia y se vuelva a incluir al kárate en el programa", explica el entrenador. "El mejor momento de los karatecas suele ser entre los 27 y los 32 años y ellos llegarían al 2028 en plena madurez. Hemos hablado ya de cambiar la mentalidad y pensar primero en el corto plazo y luego en el largo”, remata Velilla.

A nivel institucional, la sopresa también es mayúscula. "Es un perjuicio muy grave porque tenemos un potencial deportivo muy alto, con deportistas con opciones reales de ir a unos Juegos Olímpicos", señala Ana Isabel Claveras, presidenta de la Federación Aragonesa de Kárate. "Es una decisión sorprendente porque no han dado tiempo a exhibir nuestro nivel en Tokio. Además, en los Juegos de 2020, al ser el estreno, va a tener un cupo de participantes muy reducido, con apenas 80 en todo el mundo, por lo que va a ser difícil conseguir plaza. En París, en teoría iba a ampliarse el número de participantes", explica contrariada y recordando que "el kárate tiene muchos seguidores y es un deporte que se practica en las escuelas desde edades muy tempranas".

Desde la Federación Mundial de Karate, que preside el español Antonio Espinós, ya se ha pedido al COI que solicite a París 2024 "que reevalúe su propuesta, incluyendo al kárate como deporte adicional". "Es un deporte con una tremenda fortaleza y calidad en Francia y no es en absoluto aceptable que se excluya antes de evaluarnos en Tokio 2020", añaden. "Tenemos la oportunidad histórica de demostrar que somos lo que siempre hemos tenido a gala ser, mucho más que un deporte, un movimiento social de grandes proporciones en todo el mundo, y en este caso, también y muy destacado en Francia", remata Espinós.

Etiquetas
Comentarios