Despliega el menú
Deportes

Esther Lahoz y Salma Paralluelo, la carrera continúa

A Esther Lahoz, historia del atletismo aragonés, le van cogiendo el testigo diamantes como Salma Paralluelo. Días antes del Europeo de Glasgow, las dos figuras conversan sobre éxito y velocidad.

Salma Paralluelo y Esther Lahoz, el pasado miércoles, en la pista de atletismo 'Corona de Aragón'.
Salma Paralluelo y Esther Lahoz, el pasado miércoles, en la pista de atletismo 'Corona de Aragón'.
Francisco Jiménez

Pasado, presente y futuro en una fotografía. Esther Lahoz y Salma Paralluelo. Dos referentes del atletismo aragonés posan juntas por un sueño compartido. El cumplido en su día por la turolense y el que todavía tiene por delante la zaragozana. 40 años de diferencia entre una y otra, veteranía y juventud, historia ya contada y un libro por escribir. Una analogía sobre el tartán que aglutina pasión por el atletismo. En estos casos, el consejo de una voz experimentada es un bien preciado: "Lo menos que podemos pedir es que sepa comportarse en la pista como una atleta en un encuentro internacional, y eso ella lo sabe hacer perfectamente", garantiza Lahoz, "segura" de que "Salma va a saber reaccionar y lo va a asimilar tan bien como todo lo que le está pasando en este momento".

La deportista (1,74 metros y 58,4 kilos), alta, fuerte y de tez morena por sus raíces guineanas –de donde proviene su madre–, puso rumbo el pasado viernes a la concentración de la selección española en Valencia. Ya el miércoles, cogerá un avión junto a su entrenador, Félix Laguna, y el resto de la convocatoria, para volar a Glasgow (Escocia). En la ciudad astillera, del 1 al 3 de marzo, se celebrará el Campeonato de Europa de atletismo en pista cubierta con el Arena Commonwealth como escenario de las pruebas. Se trata de la primera experiencia internacional en este deporte para Salma, porque como todo el mundo sabe, la atleta del Alcampo Scorpio 71 también es futbolista del Zaragoza CFF, y ya guarda en su envidiable sala de trofeos un Europeo y un Mundial sub-17 con la selección.

"Al Europeo voy con tranquilidad, es mi primera experiencia internacional en atletismo y quiero ver qué pasa. El objetivo es mejorar, paso a paso, y si se consigue algún éxito estupendo, sino a seguir igual, pero voy a darlo todo", relata la figura del momento, sometida a numerosos reportajes y alabanzas después de sus éxitos en el Campeonato de España de pista cubierta disputado en Antequera, donde batió el récord sub-18, sub-20 y logró el bronce en el Nacional Absoluto con una marca de 53.83 en los 400 metros lisos. Guarismo que le dio un billete a Glasgow y que la puso en el panorama internacional del atletismo con 15 años recién cumplidos, la atleta más joven de la cita europea. "Es impactante, todo ha venido muy rápido y quizás me cuesta un poco asimilarlo todo de golpe. Estoy muy feliz y quiero seguir trabajando para mejorar y continuar disfrutando de lo que me apasiona", reconoce con llaneza.

Apoyadas sobre la valla del Estadio ‘Corona de Aragón’, lugar de reunión donde tantas horas han pasado ambas, Esther Lahoz, nueve veces campeona de España en 400 –cuatro al aire libre (1984-85-86-87), otras cuatro en pista cubierta (1984-87-89-97) y una en vallas (1989)–, además de olímpica en los Juegos de Barcelona (1992), relata su experiencia a Salma Paralluelo para sentar cátedra. "Salvando las distancias de la marcas de Salma, que no tienen parangón, me pasó un poco como a ella. Lo importante es disfrutar entrenando, sin buscar nada desesperadamente y más a esta edad. Yo era la chica de pueblo (Pancrudo, Teruel) que se encontró con un Campeonato de España sorpresivo en San Sebastián y luego vino el resto". Una aventura de la que ya se conoce el desenlace, que tuvo lugar en 2001 tras 22 años de exitosa carrera con 51 internacionalidades. "Esther es un referente para mí, es historia del deporte aragonés y un espejo donde mirarse", afirma Salma, en una conversación distendida que acaba en abrazo de conjura. "Es una experiencia fuerte porque es un Campeonato de Europa con los mayores", coinciden las velocistas.

Salma cruza la calle y se va a entrenar al Pedro Sancho con el Zaragoza CFF. Lunes, miércoles y viernes toca fútbol, mientras que al atletismo acude los martes y jueves. Antes de despedirse, confiesa un pensamiento futuro, su máxima aspiración: "Mi sueño es el de cualquier atleta: ir a una Olimpiada y ganar un oro. Eso es lo que mas me gustaría". Esther, con gesto de aprobación, a sabiendas de que Salma reúne todas las condiciones para lograrlo en etapas postreras, no esconde su alegría. "Cada vez que irrumpe una nueva figura, además con este potencial, no podemos más que alegrarnos porque al final es una beneficio para el deporte en general, para el atletismo en particular, y sobre todo es algo bueno para ella" cuenta la exatleta, que prosigue: "A largo plazo tiene un futuro brillante. Es verdad que todas las comparaciones son odiosas, pero como siempre se buscan referentes de nombres para que la gente de a pie nos hagamos idea de hasta donde puede llegar, yo la pongo a la altura de Sandra Myers o Allyson Felix, el sumun de los 400, de la que soy fan. Así que seré fan de Salma", predice.

En la modalidad de 400 metros lisos, todavía es Esther quien posee las plusmarcas absolutas de Aragón: en pista cubierta, con un registro de 53.39 cosechado en el Campeonato de España de Valencia (1988), y al aire libre, con una marca de 52.67 en los Juegos Mediterráneos de Bari (Italia, 1997). "A nada que Salma tenga una carrera normal, sin cambios de ritmo o algo que le obstaculice, está capacitada para batir ese récord ‘indoor’", asume Lahoz, quien reconoce el potencial de las nuevas generaciones aunque es consciente de varios años de sequía en su especialidad.

"Hemos pasado una época de crisis en cuanto a resultados. Ahora, con figuras como Salma, se va compensando ese retroceso", indica la exatleta, cuyo pupilo, Daniel Ambrós, también acudirá a Glasgow (60 metros lisos). "Aquí tenemos tradición de buenos atletas, y en el momento actual se está demostrando. Lo que necesitan es el apoyo y el cariño de las personas y estamentos y facilitar su evolución", remata.

Félix Laguna: "Estamos ante un pura sangre"

Quien mejor conoce a Salma en el mundo del atletismo es su entrenador, Félix Laguna, testigo de los éxitos de su pupila desde hace un par de años. Dos temporadas de trabajo para esculpir una atleta de categoría. El técnico, padrino de la aragonesa sobre la pista desde que la chica tenía 13 años, apunta un matiz importante dentro de su meteórica evolución: "El valor que le damos es que es un proceso natural, no es nada forzado, no es algo buscado o superentrenado para que haga estas marcas". Por su morfología física, de cadera muy alta, piernas fuertes y tronco ligero, "no cabe duda que estamos ante un pura sangre, esa es su definición", asegura.

En el camino, una dificultad. Su condición de futbolista vició su cuerpo a la figura del balompié. Deportes totalmente diferentes a nivel biomecánico: "Fue un aspecto que nos costó mucho mejorar el año pasado, era un trabajo aburrido pero que al final conseguimos corregir", cuenta Laguna, quien destaca el salto técnico dado por Salma en los últimos meses: "Ahora ya no corre, ha pasado a la fase de desplazarse, es como si fuera en el aire. Todo el mundo que la ve correr sale encantado porque es belleza mezclada con inteligencia".

A Salma, que competirá en el Europeo en la disciplina de 400 metros lisos, su entrenador le augura un porvenir de "crack". Y es que la joven crece a pasos agigantados, al compás de su zancada sobre la pista. Recién terminada su etapa cadete, lleva desde diciembre compitiendo en categoría sub-18 (juvenil), mismo tiempo que acumula trabajando en la modalidad de 400. Su entrenador lo tiene claro, su progresión debe ir encaminada por esa especialidad: "Ella se siente mejor en esta distancias, le gusta más que otras. En 400 lisos y, sobre todo, en 400 vallas, porque aparte de tener la resistencia para los lisos, no solo tiene la técnica de las vallas sino que la puede dominar, con lo cuál será doblemente buena", prevé.

El consejo del entrenador es uniforme y advierte a navegantes. "Ha comenzado muy bien, pero esto no es como empieza sino como acaba. Tenemos que ir sin prisa, hay que cuidarla. Ella tiene que entrenar y estudiar. Hemos conseguido cosas tres o cuatro años antes de lo que deberíamos. Tiene 15 años y hay que tratarla como tal para que no se le suba".

Etiquetas
Comentarios