Despliega el menú
Deportes

Una carrera con mucho amor

El Parque del Agua de Zaragoza ha reunido este domingo a casi 200 corredores en esta novedosa, y solidaria, prueba.

Desde hace cuatro años se corre en París una prueba especialmente ambientada en el día más romántico del año, San Valentín. En vista del enorme gran éxito que tuvo la propuesta, la iniciativa se trasladó a otros escenario, como Río de Janeiro, Sídney, Filadelfia, Shanghái... y Zaragoza. Este domingo se ha celebrado la primera Carrera del Amor, que se ha disputado en el Parque del Agua de Zaragoza y que ha tenido carácter solidario.

Desde la organización se ha pensado en que, dado que febrero es el mes del amor, se podía organizar una carrera cuyo motor principal sea éste en todas sus acepciones: amor de familia, de pareja, amistad o amor solidario...

Se trata de una carrera diferente en la que había que correr en pareja. Cada uno ha elegido con quién hacerlo y el único requisito que había que cumplir es que hay que correr unidos los 5 kilómetros que estaban programados.

Los casi 200 corredores que han formalizado su inscripción han apoyado una buena causa, ya que el 10%  del coste por participar iba destinado a la Fundación Menudos Corazones. El día 14 de febrero además de ser el día de los enamorados es el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas, por eso parte del dinero de las inscripciones será donado a esta fundación que ayuda a los niños con problemas de corazón.

"El objetivo de esta carrera es celebrar el amor de una manera diferente y que participantes y acompañantes pasen un rato agradable. Por encima de todo se encuentra el amor, el deporte y las ganas de pasarlo bien", señalan los organizadores.

Más que una carrera se ha tratado de una gran fiesta de San Valentín, en donde los enamorados se ha vestido de forma divertida, con disfraces, pelucas, globos de corazón o pintura en la cara. Lo importante era pasar un rato agradable en compañía de tu pareja y del resto de participantes que se han dado cita. Por encima de todo se encuentra el amor y la competitividad ha ocupado un lugar secundario.

Etiquetas
Comentarios