Despliega el menú
Deportes

Próximo destino: el Europeo de Dinamarca

Los medallistas mundiales absolutos, de 20 años, disputan el Europeo sub-21, el último de su categoría.

Babacar Seck y Raquel Roy llegan a Zaragoza tras conquistar las medallas de bronce y plata en el Mundial absoluto de Madrid
Babacar Seck y Raquel Roy llegan a Zaragoza tras conquistar las medallas de bronce y plata en el Mundial absoluto de Madrid
Raquel Labodía

El tren de la competición no se detiene para Raquel Roy y Babacar Seck. Hace tres meses, en Madrid, se convertían con 20 años en los reyes del tatami: la perla del gimnasio Sankukai se hacía con su primera medalla en un Mundial absoluto, la plata por equipos en kata; y su compañero, atrapaba un bronce de muchos quilates en el torneo de kumite (+84 kilos). Un nuevo destino se asoma en el trayecto deportivo de los zaragozanos, cosecha fértil del 98, que apuran su última temporada en una categoría que les ha brindado éxitos y un trampolín a la élite. Aalborg, ciudad y puerto de Dinamarca, es el escenario del 8 al 10 de febrero del Campeonato de Europa sub-21, un nuevo escenario para exhibir ese talento que han ido cultivando en el templo que se levanta en el barrio de Las Delicias a base de "trabajo y constancia".

Dos palabras grabadas en el ideario deportivo de unos jóvenes que se presentan en la cita con "la máxima ilusión" y con aspiraciones de llegar "a lo más alto", asegura su maestro, Santiago Velilla Martínez. El técnico habla orgulloso de sus pupilos, ejemplo para las jóvenes generaciones que cada día toman el tatami del Sankukai, entrenando para llegar a ser como sus campeones. "Son dos personas que llevan compitiendo a nivel internacional en la Series A y la Premier League, así como el desempeño con la selección en Europeos y Mundiales. Les ha dado una madurez distinta a cómo que afrontaban las citas de primer nivel hace unos años. En ambos casos, su capacidad para estar arriba está más que demostrada. Ahora hace falta que en ese día y en la hora de la verdad salga todo lo que tienen dentro y sean capaces de plasmar su potencial en el tatami", afirma Velilla.

Gusanita y Baba, como cariñosamente les llaman sus compañeros, llevan una carga "altísima de trabajo" desde que arrancaron la temporada en septiembre: "Los torneos de Santiago de Chile, Berlín, Tokio, el Mundial sénior, el Nacional sub-21, la final de la Liga Nacional, China, París, ahora Dinamarca… Y lo que les queda: Dubái, Salzburgo, Estambul, Canadá, Bielorrusia y otra vez China antes del verano. La parte negativa, por ponerle algún pero, es la exigencia competitiva por esa duplicidad de categorías sub-21 y absoluta que llevan. A la que se une la gran cantidad de viajes. Pero los dos tienen una capacidad de sacrificio muy alta para estar al pie del cañón lo máximo posible", resalta Velilla.

Desde que en 2013 iniciara su camino internacional con el Mundial cadete-júnior en Guadalajara, donde conquistó el bronce en kata, Raquel Roy no ha parado de crecer y embellecer un palmarés en esta disciplina en el que sobresalen 20 podios nacionales individuales (10 oros, 9 platas y 2 bronces), cinco medallas europeas (plata júnior, dos oros cadete-júnior equipo, bronce sub-21 equipo y plata equipo sénior) y cuatro preseas mundiales (bronce cadete, oro cadete equipo, bronce cadete-junior equipo y plata sénior), además de una plata individual en los Juegos Mediterráneos sub-21. Ahora, la zaragozana, 15ª del ranquin mundial absoluto, buscará poner el broche en su sexto Europeo con un metal de máximo rango.

"Solo me imagino conseguir el oro. No visualizo otro resultado, nada negativo", contesta, rotunda, Raquel, quien junto con Babacar y el resto del equipo nacional han permanecido una semana en el CAR de Madrid. "Hemos entrenado a tope para poder estar en el Europeo con las máximas opciones. Después de que en mis dos últimos Europeos no haya podido pelear por un podio individual, esta cita es especial porque me gustaría cerrarla con el oro", añade Roy, que competirá el viernes, día 8.

Hace una década Babacar Seck se enfundó el karategi en el Sankukai. Dejó su Senegal natal, junto a su familia, en busca de nuevas oportunidades. El padre fue el primero en llegar a España, en patera, y siguiendo su recalaron Baba y la madre y sus cinco hermanos. Estudiante de grado medio de soldadura instituto María Moliner, el entrenamiento llena el máximo de horas de su vida. "Después del bronce mundialista sénior estoy muy motivado para este Europeo. Creo que tengo posibilidades de poder hacer algo grande. Me gustaría poner el broche al sub-21 con un oro. Me he preparado muy fuerte con el equipo nacional para hacer algo importante. Pero también soy prudente, hay que ir partido a partido", destaca Babacar, que exhibe en su currículum, además, una decena de títulos nacionales en kumite, un bronce europeo júnior en 2016 y una plata continental absoluta el año pasado. El gigante del Sankukai saltará al tatami el domingo, día 10.

La fe de Santiago Velilla en sus deportistas (que compiten con licendia de la Federación riojana) es total: "Esta montaña rusa de la competición a veces te lleva a resultados positivos y negativos. Alcanzar el equilibrio mental es lo verdaderamente complicado en un deportista de alto nivel. Ellos tienen una capacidad de trabajo y cada vez gestionan mejor el tema emocional. Sacarán su 100% para estar lo más arriba posible".

Etiquetas
Comentarios