Despliega el menú
Deportes

Ronaldo, condenado a 23 meses de cárcel y 19 millones de multa por fraude

El exjugador del Real Madrid, que había pactado con la fiscalía, asegura que ya está "todo perfecto".

Cristiano Ronaldo y su pareja, Georgina Rodríguez, a su salida de la Audiencia Provincial de Madrid
Cristiano Ronaldo y su pareja, Georgina Rodríguez, a su salida de la Audiencia Provincial de Madrid
Susana Vera/Reuters

Cristiano Ronaldo ha asegurado que está "todo perfecto" tras ser condenado hoy a 23 meses y 30 días de prisión -que no cumplirá- y a una multa de 18,8 millones de euros por fraude fiscal, el mismo día que el juicio contra su excompañero Xabi Alonso se ha suspendido por una cuestión de competencia.

Ambos jugadores han comparecido este martes en sendos juicios celebrados en la Audiencia Provincial de Madrid acusados de varios delitos fiscales pero con la diferencia de que Ronaldo venía a ratificar el acuerdo alcanzado previamente con la Fiscalía para evitar el ingreso en prisión y Alonso a defender su inocencia ante el tribunal.

Ronaldo habló, aunque muy poco. Habló lo justo en la Sala para manifestar con un "sí" que reconoce los hechos de que se le acusan, esto es los cuatro delitos fiscales cometidos entre 2010 y 2014 por los que eludió el pago de 5,7 millones de euros a Hacienda.

El juicio de Ronaldo era, por tanto, una mera formalidad para ratificar dicho acuerdo, por el que acepta una condena de 23 meses y 30 días de prisión y una multa de 18,8 millones de euros.

La sentencia, hecha pública hora y media después del juicio, condena a Cristiano como "autor criminalmente responsable" de cuatro delitos contra la Hacienda Pública.

Y "decreta la sustitución de las penas de prisión impuestas por una pena de multa" de 360.000 euros, que figuran dentro de la multa millonaria que ya ha consignado el jugador, que recoge también el dinero defraudado y los intereses de demora.

Es por ello que la expectación no era tanto por lo que iba a acontecer dentro sino fuera, especialmente después de que la Audiencia rechazara la petición de Cristiano para entrar por el parking y evitar el paseíllo ante las cámaras.

Pero hubo paseíllo. Y lo hizo cogido de la mano de su pareja, Georgina Rodríguez. Primero cuando llegó a las 9.36 y luego cuando se marchó a las 10.24. En ambos casos igual de sonriente.

"Todo perfecto", ha dicho Ronaldo a su salida al ser preguntado sobre cómo había transcurrido el juicio con el que salda su cuenta con la justicia española. "Ya está, ya está", ha añadido.

La sentencia, basada en el acuerdo, considera probado que el jugador se aprovechó de una estructura societaria creada en 2008 a partir de una empresa pantalla en las Islas Vírgenes, de la que solo él era socio, que cedió sus derechos de imagen a otra en Irlanda, que sí se dedicó a su gestión y explotación.

"Todo ello sin que (la primera) desarrollara acción alguna tendente a dicha explotación, haciendo que la previa cesión a ésta fuera completamente innecesaria y solamente tenía como finalidad la interposición de una pantalla para ocultar a la Agencia Estatal de la Administración Tributaria de España la totalidad de los ingresos obtenidos" por esos derechos añade.

Así, "con la intención de obtener un beneficio fiscal ilícito" y "queriendo dar una apariencia de realidad a la estructura simulada anteriormente descrita", Ronaldo presentó en su declaración del IRPF de 2014 una rentas de fuente española entre 2011 y 2014 de 11,5 millones de euros, cuando las verdaderamente obtenidas fueron de más de 34 millones, ya que tenía "obligación de declarar" la totalidad de las generadas en España.

Ronaldo calificó, además, los rendimientos obtenidos como derivados del capital mobiliario y no de actividades económicas "con la finalidad de evitar indebidamente la calificación como rentas obtenidas de fuente española", lo que "permitió al acusado disminuir considerablemente la base imponible".

Cristiano Ronaldo acude con Georgina a su cita con el juez


Etiquetas
Comentarios