Despliega el menú
Deportes

El optimismo de James

"Vamos a ser el mejor equipo de la categoría hasta el final de la temporada", afirma el nigeriano.

James Igbekeme, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
James Igbekeme, en un entrenamiento del Real Zaragoza esta semana.
Raquel Labodía

No se le pueden discutir a James Igbekeme ni el carisma ni el optimismo. Apenas se defiende con el español, y este jueves se apoyó en el traductor para dejar claro un mensaje que resonó tan impactante y promisorio como aquel "acabará fantásticamente" de Natxo González el pasado año. Al técnico lo trataron de loco por aquellas palabras que, meses después, demostraron que era el más cuerdo del lugar. Igbekeme ha sido esta vez el encargado en lanzarle un reto a la fe. Dio igual que lo hiciera en inglés: "Estoy convencido de que 2019 va a ser nuestro año. No descarto que podamos alcanzar el ‘play off’ de ascenso. Vamos a ser el mejor equipo de la categoría en lo que queda de temporada, y lo vamos a pelear". Tiene asumido Igbekeme que el Real Zaragoza va a remontar el vuelo de la mano de Víctor Fernández, de quien destacó su discurso inspirador y su defensa del juego de posesión, un estilo que celebra el nigeriano, revivido contra el Extremadura y aproximado de nuevo a la enérgica y vibrante versión con la que se presentó en el comienzo de la temporada.

"Víctor Fernández es un gran entrenador. Tiene mucha sensibilidad para conocer al futbolista, hablar con él y detectar sus principales fortalezas. Estoy convencido que con él este año será diferente", dijo antes de subrayar la renovación que ha supuesto la llegada del técnico aragonés. "Han cambiado las cosas. Ahora la idea es buscar la posesión. Todos los jugadores queremos la pelota, estamos más comprometidos con ella y se nota mucho. Mis sensaciones con esta forma de jugar son muy buenas", indicó el centrocampista nigeriano.

El futbolista admitió que la lesión que se produjo en Almería, coincidiendo con el inicio de la caída y declive del Real Zaragoza de Imanol Idiakez, le ha alterado la adaptación al fútbol español. Desde entonces, le ha costado, especialmente, con Lucas Alcaraz, quien no terminó de confiar plenamente en su perfil de centrocampista ni encontrarle encaje en su plan de juego.

Víctor Fernández, en cambio, tiene al nigeriano entre una de las piezas básicas de su propuesta y no ha ahorrado elogios para su fútbol. "Hasta la lesión, en los primeros partidos de la temporada, las sensaciones estaban siendo muy positivas. Luego, me perdí algunos partidos, estuve desanimado por no poder jugar. Pero en el último partido me encontré muy bien, y eso es positivo, sobre todo, de cara al futuro, tanto a nivel individual como colectivo", aseguró James, quien está conociendo un nuevo modo de vivir la profesión en la exigencia de Zaragoza: "Me han sorprendido los cambios de entrenador y la presión alrededor del equipo. Es algo desconocido para mí. En Portugal no existía esto, ni se generaban tantas noticias, ni había ruedas de prensa… Es nuevo para mí, pero estoy seguro de que es positivo, me ayudará para el futuro".

Igbekeme se siente feliz en Zaragoza, pero es consciente de cuáles son las leyes del fútbol: "Percibo y aprecio el apoyo de la gente. Quiero crecer y mejorar como futbolista en el Real Zaragoza, pero nunca se sabe si en el futuro el club recibe una oferta interesante y beneficiosa para todas las partes. En este club y en la ciudad yo estoy muy a gusto", anunció antes de reconocer que su adaptación a Zaragoza, "un sitio extraordinario", según él, está siendo muy positiva.

Ahora, Igbekeme mira al partido de este sábado en El Molinón contra el Sporting de Gijón. "Estamos entrenando fuerte y bien todos los días con la idea de llevarnos los tres puntos y estoy convencido de que una victoria, que es factible, sería un paso importantísimo para este año", remató el centrocampista.

Etiquetas
Comentarios