Despliega el menú
Deportes

Se busca talento en el BMX aragonés

El excorredor Rubén Crespo está al frente del proyecto ‘Talentos y Promesas BMX’, un plan de tecnificación bajo el paraguas de la Federación Aragonesa de Ciclismo.

Se busca talento en el BMX aragonés. Razón: Rubén Crespo, piloto y técnico, nombre propio en la Comunidad de una disciplina explosiva, en la que los pilotos requieren tener una gran habilidad sobre la bicicleta para sobrepasar los imposibles obstáculos de las pistas. Crespo está al frente de un proyecto que empezó a cuajar en su cabeza hace unos meses, y que tomó cuerpo al abrigo de la Federación Aragonesa de Ciclismo. ‘Talentos y Promesas FAC BMX’ se ha marcado tres retos: "Ayudar a elevar el nivel que hay en esta tierra, que ya es muy bueno gracias al trabajo de los clubes; tener un equipo de chavales para acudir a Campeonatos de España en condiciones, y que les sirva de motivación; y apoyar para que se pueda a ir a otras carreras, como la Copa de España", desarrolla Rubén Crespo, quien, con 26 años, se ha forjado durante casi tres lustros un brillante currículum. A los 12 años descubrió que tenía un don en una variedad ciclista que nació en California en la década de los 70 y que alcanzó el estatus de olímpica en Pekín 2008.

"El BMX goza de una gran salud en Aragón. Tenemos cuatro clubes muy activos –Pirineos, School ZGZ, Valdejalón y Adrenalina Utebo–, tres circuitos con una intensa actividad –Ricla, Utebo y Zaragoza–, y queríamos dar un paso más. Un plan de tecnificación en el que se pueda contar con la mejor cantera de deportistas aragoneses que hay hoy en día en el BMX", desarrolla el presidente de la Territorial, Luis Marquina.

Crespo empezó la preselección el pasado sábado 10 en la pista que se levanta en el CDM David Cañada, donde se llegaron a congregar una treintena de entusiastas. Esa jornada se organizaron tres grupos según el nivel, abarcando desde los 10 años hasta los que tienen más de 16. La siguiente cita será el 1 de diciembre. "Se trata de un trabajo dinámico, en el que tratamos que los chicos se lo pasen bien y se fomente también el compañerismo. Nuestro objetivo es darle un plus más. Los críos ya vienen con una formación de sus clubes; nuestra labor es hacer un estudio, seguimiento, valoración y aporte de detalles técnicos de perfeccionamiento", desarrolla Crespo, que cuenta con José Javier Burdío como adjunto. Ambos están supervisados por el seleccionador aragonés, Jorge Gil, que el pasado julio puso fin a su carrera tras tres décadas en el BMX, y del director técnico de la FAC, Alfredo García.

El equipo de profesionales se ha marcado comenzar en enero el trabajo específico de este innovador proyecto, con tres grupos bien definidos y dos o tres concentraciones mensuales en las que se plasme el rendimiento. "En principio se hará en Zaragoza, pero también queremos llevarlo a Ricla y Utebo. Tenemos que estar muy contentos del buen momento de este deporte, y estamos muy ilusionados en impulsar esta iniciativa que, esperemos, nos dé muchas alegrías", valora el entrenador.

Además de esta actividad, Rubén Crespo ha encontrado más alicientes en su vida deportiva tras convertirse en excorredor de BMX hace un año: el ciclismo en pista. "La verdad, es que veía que ya no iba a más, no tuve los medios para poder seguir mirando hacia arriba a nivel internacional, para alcanzar retos más ambiciosos. Así que decidí cambiar. Probé y funcionó", asume el preparador, que se hizo con el título nacional júnior en 2010, ha conquistado medallas y finales en Campeonatos de España absolutos y ha lucido la camiseta de la selección española durante siete años, en los que debutó en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur 2010. "Ahora me he pasado a las pruebas de velocidad. En los pasados Campeonatos de España, celebrados en Valencia en septiembre, logré el tercer mejor tiempo en la prueba de 200 metros y ser finalista en dos de velocidad absoluta", resume Crespo. En el horizonte, una más que posible convocatoria nacional.

Etiquetas
Comentarios