Deportes
Suscríbete

Toma de contacto positiva con frenazo final

El equipo aragonés CRC Rally Team cerró con buenas sensaciones su primera competición a nivel nacional, a pesar de que varias averías condenaron la carrera.

El Ford Fiesta N5 en pleno rodaje a su paso por una localidad cántabra.
El Ford Fiesta N5 en pleno rodaje a su paso por una localidad cántabra.
CRC Rally Team

Santander y alrededores albergaron el pasado fin de semana una carrera especial para el equipo aragonés CRC Rally Team, cuyo grupo de pilotos y mecánicos debutaron en la esfera nacional del automovilismo más voraz. Sus coches ya habían rodado en comunidades autónomas como La Rioja, Navarra o Aragón, pero siempre a nivel regional, y la nueva experiencia en el asfalto cántabro aupó al Ford Fiesta N5 pilotado por Fernando Compaire a un buen nivel en los primeros compases de la carrera, antes de que una avería latosa amargará el buen sabor de boca general. "Empezamos novenos, en el top 10, nos condenaron los fallos mecánicos pero sabemos que podemos estar ahí", comenta el piloto.

"El sábado salimos muy ilusionados y gracias al gran esfuerzo del equipo, conseguimos meternos en la novena posición, la cual mantuvimos hasta medio día. Es aquí cuando empezaron de nuevo los problemas", afirma el club, después de que no encontraran la solución a la avería y de un pinchazo en el tramo 6 que ralentizó el buen hacer del equipo al principio. Todos los vientos soplaron en contra y el Ford Fiesta logró terminar la carrera, aunque fuera de tiempo. Mezcla de emociones que no empañan una primera toma de contacto con los mejores muy positiva, donde quedó patente que los aragoneses pueden competir al más alto nivel.

"Nos quedamos con las buenas sensaciones obtenidas en el principio de carrera donde estuvimos mano a mano con grandes pilotos; por otro lado, tristes por que no haya transcurrido el rally con normalidad", relata el equipo, que ya piensa en sus siguientes compromisos con Fernando Compaire al volante y Elena Carrasco a su lado de copiloto. Un tándem que, tras superar con creces las expectativas en el evento nacional, pondrá el foco junto a su equipo de mecánicos en una prueba del Campeonato de Aragón, celebrado el 10 y el 11 de noviembre en Tabuenca, y en el de España que tendrá lugar en Madrid.

Este equipo, de humilde personalidad y presupuesto, ha iniciado un camino más ambicioso a nivel competitivo. Aunque desearían conducir un R5, de gama bastante más cara que su N5, los aragoneses no se achican. En su discurso, positividad y ganas de seguir dando guerra en la carretera: "Fue un rally muy duro y nos desgastó moralmente, pero el equipo tiene que estar muy orgulloso de cómo ha gestionado la logística y asistencias". Y es que la crudeza de los inicios y los baches en el camino forman parte de la vida de todo motor. Tópicos que el CRC irá poniendo freno con trabajo y experiencia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión