Despliega el menú
Deportes

El deporte femenino español sigue en lo más alto

El bronce de la selección española femenina, el histórico triunfo de Ana Carrasco en motociclismo o el subcampeonato de las Alayeto demuestran la buena salud del deporte femenino en España.

La aragonesa Cristina Ouviña celebra junto a Laia Palau la medalla de bronce.
La aragonesa Cristina Ouviña celebra junto a Laia Palau la medalla de bronce.
Elvira Urquijo/Efe

Mireia Belmonte, Ruth Beitia, Carolina Marín, Garbiñe Muguruza, Lidia Valentín... el deporte femenino español ha demostrado en los últimos años que goza de un estado de salud envidiable. Los éxitos, colectivos e individuales, de las deportistas españolas han sido una constante en diferentes disciplinas. Y este fin de semana ha sido un nuevo ejemplo salpicado, además, por la presencia de aragonesas.

La selección española femenina de baloncesto remató su sobresaliente Mundial en Tenerife con una medalla de bronce tras superar en el partido por el tercer y cuarto puesto a Bélgica (67-60). Un bronce que supone la sexta medalla internacional en seis años consecutivos (oro en los Europeos de 2013 y 2017, plata en el Mundial de 2014, plata en los Juegos Olímpicos de 2016, bronce en el Europeo de 2015 y ahora bronce en el Mundial de 2018). Una serie de éxitos prácticamente irrepetible para una generación única. Lucas Mondelo, el seleccionador nacional, recordó a "todo el mundo que sea consciente de lo difícil que es lo que están haciendo estas chicas". Y agregó que "nunca" podrá "vivir las vidas suficientes para darles las gracias" a sus jugadoras.

Allí, en ese vestuario feliz que saltaba y cantaba de felicidad tras conquistar la medalla, sonreía la aragonesa Cristina Ouviña. La base zaragozana regresaba a la selección tras cinco años de ausencia y se mostraba "muy contenta" por haber conseguido su primera medalla mundialista, y su segunda con el equipo absoluto, después de unos años en los que no había podido estar en las competiciones.

"Tenía ganas de volver a ganar una medalla y de formar parte de este grupo de jugadoras", relataba Ouviña. La base destacaba que la "seña de identidad" de España es que un grupo de "sufridoras" que es capaz de "derribar muros". "Todas teníamos el mismo objetivo, hemos seguido las instrucciones del seleccionador y nos vamos con la medalla", añadía.

En la grada -que no en el palco-, animaba a las chicas la Reina Letizia, que decidió seguir el partido desde las butacas de detrás de las canastas, junto al resto de aficionados, y no en el palco presidencial de autoridades.

Ana Carraco tumba otra barrera

También este fin de semana fue el de la confirmación del gran éxito de Ana Carrasco. La piloto murciana hizo historia y se convirtió en la primera mujer que consigue ganar un campeonato del mundo de motociclismo compitiendo contra hombres. En un Mundial que se estrenó en Motorland -Ana fue décima-, la española, de 21 años, ha sido la gran revelación consiguiendo un triunfo que no entraba en las quinielas pero que demuestra el talento de una piloto llamada a derribar muchas más barreras.

La murciana es un ejemplo de superación y compromiso. También una voz más que autorizada para hablar sobre el rol de la mujer en un mundo, hasta hace no demasiado, vetado para ellas. "En los últimos años se ha evolucionado mucho. Cuando llegué al Mundial de Moto 3 -debutó, en 2013, con 16 años- fue mucho más complicado que aquí porque casi no había mujeres. Ahora, es normal para casi todo el mundo ver a una chica corriendo”, apuntaba a HERALDO unos días antes de correr en Motorland. "El hecho de haber ganado el año pasado de cara al futuro es bueno porque por fin se ha podido demostrar que una mujer también puede ganar. Y eso era la parte más complicada. Ahora la gente confía en que lo podemos volver a hacer. Lo que necesitamos es que nos ayuden a tener los medios para poder hacerlo más veces", auguraba ambiciosa.

Las Alayeto siguen en lo más alto

Más de una barrera han derribado ya las gemelas Sánchez Alayeto. Mapi y Majo, consolidadas desde hace años en la élite del pádel femenino, terminaron también este fin de semana subcampeonas de la primera edición del WOpen, el torneo de Madrid organizado exclusivamente para mujeres. Las aragonesas cayeron ante Marta Marrero y Alejandra Salazar, pareja número tres del World Padel Tour, por 6-2, 4-6 y 6-4. Un resultado que no empaña, ni mucho menos, la gran temporada de las aragonesas que, sin ir más lejos, conquistaban la semana anterior el triunfo en el Masters de Portugal.

Etiquetas
Comentarios