Despliega el menú
Deportes

Deporte de día, fiesta de noche

El GP de Aragón en Alcañiz permite vivir la intensidad de las carreras por la mañana en el circuito y la fiesta en seis zonas por la noche. Este sábado se promocionó la gastronomía.

Sesión preparatoria en Motorland Alcañiz
Sesión preparatoria en Motorland Alcañiz
Francisco Jiménez

Día y noche. Deporte y ocio. Emoción en las gradas por lo que se ve en la pista y diversión y baile en las calles. Son muchas las dualidades de un Gran Premio de motociclismo y todas ellas se concentran este fin de semana en Alcañiz. La ciudad vive intensamente una cita que es mucho más que motociclismo. Supone todo un escaparate al mundo gracias a las decenas de miles de visitantes que recibe.

Vivir un Gran Premio de Moto GP supone emocionarse con la intensidad de las carreras desde las gradas o la ‘pelousse’, rodeado de cientos de personas en un ambiente de deportividad y ganas de pasar un buen rato. Mientras la ciudad de Alcañiz se recuperaba tras la intensa noche del viernes, el circuito de Motorland amanecía ayer con el rugido de los motores de las tres categorías del Mundial. Conforme avanzaba la mañana, las gradas se llenaban de colorido con los miles de aficionados que ayer disfrutaron con el espectáculo de las dos ruedas. Público que llegó hasta Alcañiz desde diferentes partes de España como Vigo, La Rioja, País Vasco, León y de países como Francia, Italia o Escocia, entre otros. Aunque el Bajo Aragón también estuvo muy bien representado. "Es la primera vez que venimos a ver una carrera del Mundial en vivo y en directo y la verdad es que está siendo muy emocionante", explicó la leonesa Sandra López. "Es mi segunda vez en Motorland; vine en la inauguración en 2010 y la verdad es que ha cambiado todo mucho. Se nota la experiencia, ahora todo está mucho mejor organizado, es más profesional", comentó Aritz, que disfruta del Gran Premio de Aragón junto con otros once amigos llegados desde Zarauz.

Respecto a las preferencias en cuanto a los pilotos, un nombre destacó por encima del resto: Marc Márquez es el referente para la afición española. "Nos gusta todo de Marc. Da la casualidad de que es de Lérida, como nosotros y, además de ser un gran piloto, es una gran persona", indicó Jordi Mateu, que compartía asiento con su hija Ariadna. "Ahora soy de Márquez, aunque antes era de Pedrosa. Dani me parece un poco blandito y me he pasado a Márquez porque me gustan los pilotos fuertes", comentó el calandino Pascual Alejos.

Alcañiz es este fin de semana el punto de encuentro deportivo pero también social. Para la familia Sánchez, Moto GP es el momento de reunión desde hace seis años. "Venimos desde Zaragoza y Madrid y esta es la excusa perfecta para juntarnos", dijo Pilar Gil. Acudieron con camisetas hechas para la ocasión de color naranja, pero cada uno, con un piloto distinto. "Cada uno anima a un piloto pero nos lo pasamos muy bien", añadió. Lo mismo sucede con Fernando Castellanos que, junto a familia y amigos, no se ha perdido ni un Gran Premio de Aragón. "Para mí este circuito es el mejor de todos y conozco varios", dijo. Son madrileños y todos visten la camiseta con el lema ‘Perdidos en Alcañiz’, una frase tan real como la vida misma. "Vamos en grupo y siempre hay alguno que se pierde, que se encuentra… De hecho, ni ahora estamos todos", dijo entre risas y bajo un sol de justicia en la ‘pelouse’ 4.

Desplazarse a un Gran Premio no es solo circuito; la ciudad de Alcañiz ofrece un buen ambiente para los que quieren seguir divirtiéndose en la tarde noche. La capital bajoaragonesa se convierte durante las noches del viernes y el sábado en una gran discoteca urbana con seis zonas de fiesta diferencias en las que disfrutar de la música hasta la madrugada.

Ayer por la tarde se aprovechó la gran afluencia de público para aunar turismo y gastronomía en ‘Degusta Teruel’. Los moteros conocieron de primera mano los productos de la tierra y ayudaron a una buena causa, la Agrupación Turolense de Asociaciones de Personas con Discapacidad. Por cuatro euros se pudo disfrutar de un plato de Jamón de Teruel cortado a cuchillo acompañado de pan tradicional, aceite del Bajo Aragón y Ternasco de Aragón. Por un euro más los visitantes podían comprar Melocotón de Calanda y tostadas con Trufa Tubermelanosporum.

Etiquetas
Comentarios