Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Halterofilia

Una saga de peso

Julen Tejero Martínez, de 17 años, ve premiada su progresión con una beca en la Residencia Blume de Madrid, donde se conocieron sus padres y forjaron su palmarés en la halterofilia.

Nekane Martínez y Daniel Tejero, con su hijo Julen en el gimnasio del Centro Natación HeliosAránzazu Navarro

¿Puede ser un hijo mejor que sus padres? En el caso de este relato, la respuesta tendrá su contestación en un futuro no lejano. Que el hijo mayor del matrimonio formado por Daniel Tejero y Nekane Martínez sea una promesa de la halterofilia es algo que llena de orgullo a sus consagrados padres, y a una disciplina que en Aragón ha tenido una relevancia específica. El primero se convirtió en uno de los mejores levantadores de la historia de este país; su madre ha sido una de las pioneras de esta modalidad, que trata la fuerza mental y física, además de la técnica y la velocidad. La halterofilia es una religión en la familia. "La llevo en la sangre", admite Julen Tejero Martínez, nombre propio de una saga de peso.

Ya lo dice el refrán. "De tal palo, tal astilla. Siempre sentí que estaba unido a la halterofilia, desde que estaba en el vientre de mi madre. Ella hacía arrancadas cuando me tenía en su tripa", cuenta el joven deportista. Y los genes han guiado su camino. La Residencia Blume de Madrid es su nuevo destino, tras ser seleccionado por el Consejo Superior de Deportes para disfrutar de una beca de externo. En el CAR entrenará con el resto de la selección española a las ordenes de Matías Fernández, que pulirá esta joya del Centro Natación Helios. Un lugar de emotivo recuerdo para sus progenitores: allí se conocieron y sellaron su amor.

"Que Julen esté en la Blume despierta en mí sentimientos de emoción e ilusión. Supuso una época muy importante de mi vida, de constancia y sacrificios. También de increíbles satisfacciones. Y esto me gustaría que lo descubriera ahora", afirma Daniel Tejero, forjado en la materia por sus grandes maestros Cecilio Marcellán e Ignacio Almau. Entre barras, discos, tacos de altura, bancos, magnesio y plataformas, Daniel tuvo tiempo de fijarse en una mujer que aún vive "con pasión" un deporte que le mantuvo en la élite durante una década. "En la Blume viví momentos muy intensos. Un entusiasmo que se lo hemos intentado transmitir a nuestros hijos Julen e Irati. Porque la halterofilia nos ha dado mucho. Entonces luchamos por hacernos visibles y por trasladar los valores que aprendimos junto con otros deportistas", cuenta Nekane.

Con 17 años, Daniel Tejero recaló en Madrid. Ya había alcanzado el oro en el Nacional juvenil. Tenía cualidades físicas: era muy rápido y con una coordinación excelente. Un portento que brilló sobre la tarima: recordman de España juvenil, júnior y absoluto, seis títulos nacionales absolutos, más de cien récords de Aragón, medalla de bronce en los Juegos del Mediterráneo, campeón de la Unión Europea, miembro del equipo nacional durante once años, 42 veces internacional (7º en el Europeo de Cardiff; 13º en el Mundial de Signano Sabiadoro en Italia), preolímpico en Seúl 88 y Barcelona 92…

También con 17 años, Nekane Martínez dejaba su Basauri natal para viajar a la capital. Tres años antes descubrió que tenía una química especial con las pesas, y en la Blume se dedicó en cuerpo y alma a un deporte en el que rompió barreras: en noviembre de 1987 disputó el primer Campeonato del Mundo femenino en Daytona Beach (Florida). Campeona de España durante siete años seguidos, plata continental, tercera del mundo en 1992... "La exigencia física y psicológica eran muy fuertes. La selección te exigía, la élite es dura. La halterofilia femenina se hizo olímpica en 2000. Eso significaba cuatro años de sacrificio total. Dani se había vuelto a Zaragoza y tomé una decisión", evoca Nekane, quien se retiró una década después, aunque aún sigue en activo siendo pionera en el movimiento máster femenino internacional.

Del fútbol a las pesas

Y con 17 años inicia Julen Tejero Martínez su particular relato: "Con cuatro años ya empecé a hacer elevaciones con el palo de la escoba. Hacía con papel y cartón las pesas. Me las fabriqué durante mucho tiempo y las pintaba de colores como las homologadas. Pero también me ha gustado mucho el fútbol. Jugué en División de Honor con el Stadium Casablanca, me lleve el trofeo al mejor jugador del año en 2016 y he llegado a disputar el Trofeo Cesaraugusta. Era extremo derecho". En el gimnasio del CN Helios, Daniel -presidente de la Federacióni Aragonesa de Halterofilia- y Nekane impartían lecciones y valores deportivos: "A potenciar las cualidades y habilidades innatas; a hacerlos más completos; que sepan que el deporte es vital, que disfruten con intensidad lo que hacen".

El fenómeno Julen crecía. "Cambié el balón por la pesa y gané. Una apuesta de futuro. En la halterofilia se premia el esfuerzo. Estás tu solo; lo que se ejecuta en la tarima es lo que se ve y tiene mayor recompensa. Fue una decisión sabia", reconoce el zaragozano, que no lleva el recuento de medallas, pero sí sabe que tiene en su poder los récords de todos los pesos, desde 56 a 69 kilos, en sub 15, 17 y júnior. El campeón exhibe una planta envidiable: "De Daniel he heredado su chulería en la puesta en escena en el escenario de cara al público. Además de su físico y determinación. De Nekane, su carácter en el deporte: tenacidad y disciplina".

Julen abandona el hogar familiar y el templo heliófilo para empezar una nueva etapa. Estudiará un grado de Ingeniería Industrial y Desarrollo del Producto en la Universidad Politécnica de Madrid, y se codeará con la élite nacional e internacional en la Blume. "¿Mi listón? La trayectoria de un padre es el espejo en el que me fijo. Quiero hacerme un hueco en la selección nacional. Disputar unos Juegos Olimpicos es el mejor regalo que podría hacerle a mi padres, a mi hermana, a todos mis compañeros que hemos estado juntos desde pequeños, a Helios, al alma de este deporte, Ignacio Almau... Sería bonito", concluye.

 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo