Despliega el menú
Deportes

El futuro del ciclismo se cita en la XXXV edición de la Vuelta al Bajo Aragón en Caspe

194 ciclistas de 28 equipos diferentes correrán la ronda dividida en cuatro etapas.

Imagen de la tercera etapa de la 33 Vuelta Ciclista al Bajo Aragón
Imagen de la tercera etapa de la 33 Vuelta Ciclista al Bajo Aragón 2017
Sergio Carballo

Cuenta atrás para el comienzo de la 35ª Vuelta al Bajo Aragón, que tendrá lugar entre el 3 y el 7 de agosto en la localidad zaragozana de Caspe y territorios adyacentes. Un total de 194 ciclistas y 28 equipos correrán en la ronda más importante de España de la categoría cadete.

Se trata de una prueba a nivel nacional e internacional, ya que participan equipos de diferentes comunidades autónomas como Aragón, Andalucía, Madrid, Cataluña, Navarra Castilla-La Mancha, Valencia o Baleares y además, dos conjuntos belgas y otros dos franceses. Todos ellos formados por jóvenes ciclistas de 15 y 16 años que un día formarán parte del mundo profesional de este deporte.

En el acto de presentación de la competición ha intervenido el alcalde de Caspe, Jesús Senante, que ha destacado el "gran impacto económico y publicitario" que supone en la Comarca Bajo Aragón-Caspe la organización de la prueba, ya que "alrededor de 1.000 personas llegarán a Caspe". También ha anunciado "problemas de inscripción", ya que las solicitudes eran más que las plazas disponibles.

Luis Marquina, presidente de la Federación Aragonesa de Ciclismo, ha agradecido "el esfuerzo del club y de las comarcas" realizado para llevar a cabo otra edición más en favor del ciclismo base, que "es la esencia de la carrera y de donde salen los ciclistas profesionales". Señalar que ciclistas de alto nivel como Marc Soler, Joaquín Rojas, Fernando Barceló, Luis León Sánchez o Jaime Castrillo compitieron en la Vuelta al Bajo Aragón.

En materia técnica, la competición se divide en cuatro etapas, con jornada de descanso el lunes, víspera de la etapa final. La cinta se cortará en el municipio de Chiprana para dar comienzo a la Vuelta. Será el prólogo marcado por una contrarreloj individual. Al día siguiente, la etapa albergará dificultades montañosas, destinada, por ende, al ciclista escalador. La tercera etapa también tiene dos puertos de montaña, pero su atractivo reside en los metros finales, un gran aliciente para los sprinters. Y por último, el martes los ciclistas recorrerán el circuito nuevo y tradicional de la localidad de Caspe.

Víctor Monfort, presidente del Club Ciclista Caspolino, con cinco ciclistas representantes, ha afirmado que la organización “ha buscado innovar, con nuevos atractivos e intentando no repetir recorridos”. También, será resaltado el crecimiento del deporte femenino en la Vuelta, ya que participarán 14 féminas, ocho de ellas aragonesas.

Etiquetas
Comentarios