Deportes

El Zaragoza comienza a pagar el concurso de acreedores

Tras cinco años de carencia, hoy se activa el calendario de abonos del convenio del club aragonés, con una primera anualidad de 1,36 millones de euros.

Junta General de Accionistas del Real_Zaragoza celebrada el pasado mes de diciembre.
Junta General de Accionistas del Real_Zaragoza celebrada el pasado mes de diciembre.
Oliver Duch

La pesada herencia de la gestión de Agapito Iglesias en el Real Zaragoza cobra toda su vigencia desde este lunes, fecha fijada como el comienzo de los pagos del convenio del concurso de acreedores. La primera anualidad, seis años después de que saliera del concurso en mayo de 2012, es de 1,36 millones, cantidad que la SAD tiene prevista y consignada en los presupuestos del ejercicio y que no representa ninguna alteración extraordinaria en el plan de tesorería del club.

Desde este lunes, el Zaragoza tiene ocho años para completar el pago de los 27,2 millones de euros correspondientes a su deuda con acreedores ordinarios, tal y como quedó estipulado tras el concurso. El calendario de pagos para ese pasivo ordinario es progresivo y anual, en unos porcentajes que van en aumento: 1,36 millones en 2018, 1,9 millones en 2019, 2,44 millones en 2020, 2,99 millones en 2021, 3,80 millones en 2022, 4,35 millones en 2023 y 5,16 millones en 2024 y 2025, respectivamente. Así se distribuyen los 27,2 millones de la quita del 60% de los 68 millones de deuda ordinaria.

El Zaragoza solicitó concurso voluntario de acreedores con 145 millones de deuda global. Este pasivo se dividía en 68 millones de euros de deuda ordinaria, otros 50 millones a los acreedores privilegiados -principalmente con Hacienda, con la que el Zaragoza acordó un convenio singular- y los 27 millones subordinados, contraídos con Agapito Iglesias o algunas de sus sociedades. Para los ordinarios y los subordinados se aprobó una quita del 60% en la que el 40% está garantizado y otro 10% quedaría pendiente de la venta de activos de la entidad, principalmente el traspaso de futbolistas. El restante 10% también queda sujeto a traspasos de cada temporada.

No obstante, el convenio que comienza a desembolsar este lunes el Real Zaragoza no es el original, pues en noviembre de 2016 se solicitó y se aprobó una modificación, aprovechando la reforma de la Ley Concursal. Entonces no cambiaron las anualidades ni las cantidades, no hubo nuevas quitas. Solo se variaron los periodos de carencia, los tiempos de pago. Inicialmente, el calendario garantizaba una carencia de tres años consecutivos o cinco alternos si el equipo jugaba en Segunda División. La SAD debía haber activado el primer desembolso en julio de 2017, pero con el Zaragoza en Segunda y las tensiones de tesorería que soporta en esta categoría le llevaron a plantear a sus acreedores una modificación.

Ese nuevo convenio consistió en la inclusión de un matiz dentro de los periodos de carencia, contemplando una prórroga de dos años para convertir esa exención en cinco años consecutivos. Justo ahora, con el Real Zaragoza todavía en Segunda División, es cuando expira esa carencia, por lo que se activan los pagos.

La mayoría de la deuda con los acreedores ordinarios se la llevan futbolistas, clubes y agencias de representación. En todo el proceso, la mayor dificultad siempre han sido los 13 millones de deuda que se generaron con el Shakthar Donetsk por el caso Matuzalem.

La cantidad tuvo una quita del 60%, hasta los 6,5 que aún se le adeudan y que quedaron normalizados en el convenio original. También hay otros clubes, como el Milán (deuda por el traspaso de Oliveira) o el Deportivo Alajuelense derechos de formación de Diego Estrada, futbolista que solo jugó algunos partidos en el filial, nunca en el primer equipo). También en la Liga hay acreedores: el Deportivo, el Valencia, el Barcelona, el Sevilla o el Almería… Y agencias de futbolistas, como Promoesport o Bahía.

Además de este primer pago del concurso de acreedores, el Zaragoza también debe seguir cumpliendo con otras obligaciones, como el convenio singular acordado con la Agencia Tributaria. Esta temporada, como en la próxima, la SAD debe pagar 1,2 millones de euros. Ese acuerdo se suscribió hace justo un año, en julio de 2017, cuando el Zaragoza debía afrontar anualidades de hasta 4,6 millones, unos pagos muy complicados en el escenario económico de la Segunda División.

Hacienda, atendiendo a la gestión realizada en la entidad durante los últimos años y a los pagos efectuados (se han abonado unos 40 millones, de los cuales casi la mitad corresponden a la deuda histórica que la entidad tenía contraída con la AEAT), aceptó revisar algunos aspectos del anterior convenio de pagos y aprobó uno nuevo.

Etiquetas
Comentarios