Despliega el menú
Deportes

El Aalst belga, primer rival del Teruel en la Champions

Tras un año en blanco, los turolenses regresan a Europa por la puerta grande.

Partido CV Teruel-Roeselare en la última temporada en que los turolenses compitieron en Europa.
Partido CV Teruel-Roeselare en la última temporada en que los turolenses compitieron en Europa.
A. G./B.

El Lindemans Aalst belga será el primer rival del CV Teruel en su regreso a una competición europea tras un año en blanco por falta de financiación para sufragar los costes organizativos y de desplazamientos. Los turolenses vuelven al escenario continental por la puerta grande al acceder a la Champions League como campeones de la Superliga tras una temporada estelar en la que también conquistaron la Copa del Rey la Supercopa.

El primer obstáculo para la progresión del conjunto naranja en la Champions será el vigente campeón de la Copa belga, un conjunto que acabó tercer clasificado en la liga. En caso de superar a este rival, el CV Teruel todavía tendría que deshacerse de otros dos conjuntos dentro de las rondas previas para acceder a la fase de grupos de la Liga de Campeones. El siguiente enemigo a batir saldrá del cruce entre Chaumont francés y el Viking Tif Bergen noruego.

El Lindemans es un perfecto desconocido para el cuadro turolense, que se midió en anteriores andaduras continentales con otros clubes belgas, como el Knack Roeselare y el Noliko Maaseik, enfrentamientos saldados con sendas derrotas. El partido de ida de la eliminatoria se disputará el 9 o 10 de octubre en Teruel y la vuelta tendrá lugar el 16 o 17 del mismo mes en Aalst, una localidad situada a 30 kilómetros de la capital del país, Bruselas.

En cualquier caso, quedar descabalgados de la máxima competición continental no supondría despedirse de Europa porque los turolenses pasarían a las siguientes competiciones de niveles inferiores, la Copa CEV o la Challenge Cup, en función de las rondas previas superadas.

El presidente del CV Teruel, Carlos Ranera, admitió desconocer el nivel competitivo del rival, pero valoró positivamente el hecho de que medirse con este rival comporte desplazamientos fáciles y relativamente cercanos para el equipo naranja. Además de reducir los coste económicos, se rebaja también el desgaste físico de los jugadores. La cercanía a Bruselas es también otro factor a tener en cuenta al reducir al mínimo el viaje por carretera desde el aeropuerto.

Ranera explicó que el CV Teruel tiene como puntos fuertes la conservación del mismo bloque de jugadores que le permitió arrasar en la última temporada del voleibol nacional al ganar los tres títulos en liza. Además, cuando llegue la primera eliminatoria de la Champions, el conjunto naranja estará ya rodado tras el arranque de la competición nacional.

El regreso del CV Teruel a la competición más elitista del voleibol europeo ha sido posible gracias al patrocino de la Caja Rural, que aportará 30.000 euros para costear los desplazamientos. El director general de la entidad financiera turolenses, José Antonio Pérez Cebrián, señaló al firmar el convenio de colaboración con el club deportivo que tras conseguir la plaza para la Champions con brillantez era un deber de la sociedad turolense ayudar a ejercer el derecho de competir con los mejores de Europa.

Villena no se decide

Mientras el CV Teruel completa su plantilla para la próxima temporada con la renovación de la gran mayoría de sus jugadores y técnicos –el último en firmar fue Juan José Susín, segundo entrenador y coordinador de la cantera–, sigue en aire una de sus piezas clave. Andrés Villena, que ocupó con brillantez la demarcación de opuesto en la pasada campaña, sigue sin desojar la margarita sobre si seguirá bajo las órdenes de Miguel Rivera o no.

El club pretende que la próxima semana Villena acepte la oferta para repetir otra temporada en las filas naranjas. Aunque es la primera opción para ariete del equipo, la entidad quiere conocer cuanto antes la respuesta del andaluz para buscar alternativas en caso de una negativa.

Etiquetas
Comentarios