Despliega el menú
Deportes

Llega Bianca Acosta: traspaso de poderes en la velocidad aragonesa

La corredora del Simply Scorpio se posiciona como la principal referencia tras batir el récord que poseía Esther Lahoz en 200 metros lisos.

Bianca Acosta recibe el testigo que le entrega Esther Lahoz en las pistas del CAD
Bianca Acosta recibe el testigo que le entrega Esther Lahoz en las pistas del CAD
Oliver Duch

"Si continúa trabajando y evoluciona como hasta ahora, puede ser una de las mejores velocistas nacionales. No tiene nada que envidiar a ninguna de las que ahora mismo están en lo más alto". Con estas cariñosas y elocuentes palabras describe Esther Lahoz, todo un icono del atletismo aragonés, el potencial que atesora Bianca Acosta. La internacional turolense, campeona de España de 200, 400 y 400 metros vallas, vio "con alegría" cómo la joven atleta del Simply Scorpio derribaba el pasado viernes un muro que ha durado hasta 21 años en pie: su récord regional de 200 metros lisos. Precisamente, la edad de la pupila de Ángel Gavaldá.

Con un estratosférico registro de 23.76 conseguido en el Meeting de Madrid, la zaragozana superaba en los libros de historia el 24.07 establecido por la excorredora en otro día señalado para la Comunidad. "Fue el 24 de mayo de 1997 en Guadalajara. Recuerdo que corría para el Valencia", rememora, sobre un atletismo vetusto, y no tan profesionalizado como el actual en lo que al control de tiempos y marcas se refiere.

Más de dos décadas después, Bianca afirma que todavía no ha asimilado la carrera. "No me lo creo. El año pasado bajé de 25 segundos por primera vez y ahora de 24... Aunque sabía que lo podía hacer, esa marca fue una sorpresa. Me puse súper contenta", explica. Esther Lahoz, vicepresidenta del Scorpio, también celebra la hazaña. Hace gala de ese compañerismo que parece contagiarse entre aquellos que pisan el tartán. "Ya era hora. Los récords están para batirlos, es lo normal. Confluyeron factores externos –condiciones meteorológicas, viento– y el más importante, su magnífico estado de forma”, asegura la hasta ahora poseedora de la plusmarca.

Diálogo entre las hijas del viento

Esther está asistiendo, en persona en algunos casos, a la eclosión de Bianca. El pasado día 9, acudió como responsable de velocidad de la Federación Española de Atletismo (RFEA) a la localidad italiana de Jesolo. Allí, en el Campeonato Unión Mediterránea sub 23, la velocista del Simply Scorpio obtuvo la medalla de bronce en el 4x100. Sólo un cambio defectuoso de posta la privó de un metal de otro color. "Intento apoyarla y darle algún consejillo. Ayudarla, en general, aunque tiene un gran entrenador. El mérito es totalmente suyo», cuenta.

Es también en la prueba de relevos donde esta joven zaragozana echa a volar su imaginación, pero siempre con los pies en la tierra. "Ojalá me pueda clasificar para el Europeo de Berlín (7-12 de agosto), aunque sea como reserva. En cualquier caso, no se sabe lo que va a pasar. Por eso, no me gusta planear las cosas», considera.

Quizá sea en la recta de los 100, la prueba más corta pero más sensible técnicamente, donde se mejor se refleje la curiosa reconversión atlética de Bianca. "Empecé corriendo cross en Figueruelas y, más tarde, pasé a entrenar en Pedrola. Ángel Gavaldá me cogió en Zaragoza, cuando pasé a estudiar bachillerato de Artes. Ahí fue cuando pasé a la velocidad. Corría 400, pero tampoco era muy buena. Iba a los Campeonatos de España. Probé el 200 para mejorar en la vuelta a la pista y he acabado haciendo hasta 100 (risas)". Ha logrado compensar su 1’72, estatura que la suele convertir en «la más alta» de las competidoras, para colocarse a una centésima de otro récord con solera. Hablamos del 11.73 de Raquel Fraguas, también logrado en 1997. Otra barrera a punto de ser derribada. "La tengo en mis piernas", manifiesta con convencimiento.

Entre los objetivos de la temporada al aire libre, que se prevé apasionante para ella, Bianca coloca el Campeonato de España sub 23 de Soria (7 y 8 de julio) y el plato fuerte del verano: el Nacional absoluto en Getafe, dos semanas después. "Con lo bien que me veo, el objetivo es la medalla en 200", dice. Su actual récord de Aragón la sitúa quinta en el ranquin nacional del año en el doble hectómetro, por lo que no es osado pensar en acabar el campeonato con sonrisa. Por ahora, se centra en disfrutar del momento. Parece que, tras esta ilusionante posta con Esther, la Comunidad tiene velocista para rato...

Etiquetas
Comentarios