Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Una aragonesa en la élite del roller derby

La oscense Marta Rodrigo juega en la selección española femenina y forma parte del cuerpo técnico de la masculina.

La oscense Marta Rodrigo durante un partido con la selección española femenina de roller derby.
La oscense Marta Rodrigo durante un partido con la selección española femenina de roller derby.
Roller derby on film

Surgido en Estados Unidos en los albores del siglo XX, el roller derby, como el Guadiana, desapareció prácticamente del mapa hasta que repuntó con la entrada del nuevo milenio. Desde el país de las barras y estrellas, la versión moderna de este deporte originariamente solo femenino, que conjuga la velocidad en el patinaje con el contacto y la estrategia, configuró su apariencia actual y, poco a poco, fue dando el salto a otros territorios. España no es ni mucho menos la meca del roller derby en Europa, si bien es una modalidad en auge que cuenta ya con algunas jugadoras experimentadas en busca de un mayor crecimiento. En ese listado de pioneras ocupa espacio una aragonesa, Marta Rodrigo, quien además de vestir la camiseta de la selección española en varias ocasiones también forma parte de la dirección técnica de la escuadra nacional masculina. Sobre ruedas marcha la trayectoria de la patinadora oscense, que pretende continuar haciendo camino a base de carreras y bloqueos y, de paso, ensancharlo más en una marca hispánica con alto margen de progresión.

Fue en Bélgica donde Marta Rodrigo entendió que el roller derby era su deporte. Después de trasladar su residencia a la ciudad de Mons, al sur, gracias a una convocatoria por Facebook tuvo la opción de retomar sus tiempos colegiales en el Club Patín Huesca, pero en una vertiente muy distinta. «Vi una oportunidad de un deporte con patines de cuatro ruedas y dije ‘qué curioso’. Entre eso y lo delicada que soy (risas) acabé en el equipo de Mons, cuando se estaba construyendo», recuerda el origen de su historia. Desde entonces han pasado 6 años, en los que su cambio a Bruselas, por trabajo, le hizo enrolarse en su club.

Al ser un deporte novedoso en Europa, «fuimos aprendiendo sobre la marcha. Íbamos descubriendo cosas en internet», afirma sobre los métodos para evolucionar en el roller derby, cuyo espíritu cooperativo es seña de identidad. «Siempre ha habido mucha colaboración con los equipos más experimentados. Te venían a entrenar o te invitaban», dice. Ahora es ella quien hace de instructora.

Manchester y Barcelona

Su experiencia en Bélgica fue el punto de partida para su entrada en la selección española, fraguada en el proceso de pruebas tras el Mundial de Dallas (2014). Acudió a Barcelona, una de las tres sedes fijadas, y allí logro sumarse al grupo de entrenamientos de cara al Mundial de Manchester, en septiembre del 2017. Pasó el último corte de 20 jugadoras y acudió a tierras inglesas. «Aspirábamos a quedar decimoterceras y quedamos novenas, así que muy contentas», señala sobre la participación mundialista. Uno de sus rivales fue la gran potencia, Estados Unidos. El resultado: 19-150. «Te meten una paliza pero no van a destrozarte. Es de esos partidos en los que cada punto es una victoria», explica. Brasil, Filipinas, República Checa y Nueva Zelanda fueron el resto de enemigos.

Jugar con España es un estímulo, aunque conlleva un fuerte coste económico. «No tenemos ninguna ayuda», recalca Marta. Pero lo que sí tienen en el roller derby es un gran sentido de pertenencia, que hace que, por ejemplo, el equipo francés de Burdeos les abriera su pista y les acogiera en sus propias casas para una concentración. Además, como el célebre ‘tercer tiempo’ del rugby, este deporte no se entiende sin el ‘after party’ entre los dos rivales, tras el partido.

A Marta, con los colores nacionales «normalmente» defensora, le seduce también el puesto de ataque, «pero lleva más responsabilidad porque te pueden mandar 30 segundos a la caja de castigo», matiza. Y lo que le enamora igual es ser una de las tres personas que forman el cuerpo técnico del Team Spain masculino, que acaba de disputar en Barcelona el Mundial. Con muy buena nota: puesto 12 de 24. «El esfuerzo ha dado sus frutos y eso nos motiva», señala la oscense, que seguirá en el cargo y también continuará apoyando la causa de integrar esta disciplina a todos los niveles federativos.

Sicarias del Cierzo, opción en Zaragoza

En el año 2012, en Zaragoza, se creó Sicarias del Cierzo, primer club de roller derby en Aragón y por ahora el único. En los tiempos iniciales la calle fue su campo de entrenamiento. Ahora se preparan los lunes de 20.30 a 22.30 y los miércoles de 21.00 a 22.30 en el pabellón de Garrapinillos. Desde el club animan a probar este deporte a las aragonesas. Contacto: en Facebook, en Instagram o en zgzrollerderby@yahoo.es.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión