Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

"Todo es poco contra la violencia"

Víctor Fernández, Carlos Clos, José Luis Mendi y Manuel Guedea reiteraron este jueves la necesidad de erradicar esta lacra que sufre el deporte, también el formativo.

Víctor Fernández, Carlos Clos, José Francisco Mendi y Manuel Guedea.
Víctor Fernández, Carlos Clos, José Francisco Mendi y Manuel Guedea.
Raquel Labodía

Nada bueno puede llegar jamás desde la violencia, nada. El deporte, reflejo de tantos comportamientos sociales, también sufre esta lacra. Esta cuestión, sus causas, sus consecuencias, fueron analizadas este jueves en la Jornada sobre Violencia en el Deporte de Base que se desarrolló en el Patio de laInfanta de Ibercaja. El evento contó con el respaldo del Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Zaragoza, Ibercaja, el Estadio Miralbueno El Olivar y HERALDO. Condujo el coloquio el periodista Pedro Hernández, de Aragón TV. Después de abrir la jornada el presidente de El Olivar, José Luis Josa, intervinieron el entrenador Víctor Fernández, el exárbitro Carlos Clos, el psicólogo José Francisco Mendi y el abogado Manuel Guedea. Entre los asistentes, se encontraba el director general del Deporte del Gobierno de Aragón, Mariano Soriano.

Abrió el debate la exposición de Víctor Fernández. El exentrenador del Real Zaragoza, Celta de Vigo y Real Betis enfatizó su etapa en la que trabajó en la formación como director de la cantera del Real Madrid. Víctor lamentó en primer lugar la focalización de la violencia en el fútbol. "Quizá sea porque es un deporte de masas. Existe una violencia verbal y otra física, aunque considero que el fútbol es la mejor herramienta para alcanzar la cultura", reiteró. El exentrenador del Real Zaragoza se refirió a las nuevas figuras que han aparecido en el panorama del fútbol de formación, los agentes de jugadores. "Los agentes de los niños son un nuevo problema. Antes eran solo los padres. Se genera un ambiente de urgencias y los que más rápido quieren ir son los padres", apuntó.

Víctor Fernández insistió en hacer una lectura real del fútbol. "Son muy pocos los que llegan, incluso en el Real Madrid. El padre tiene unas expectativas que no se cumplen y el pagano suele ser el árbitro. Además, no existen en todos los clubes programas preventivos. La función esencial del deporte es hacerte buena persona. Es una herramienta para prepararte para la selva de la vida. La violencia es un problema de educación. El entrenador debe ser un formador. Es muy importante desterrar la maldita frase de que lo que importa es ganar. Eso debe ser en el fútbol profesional, no en el formativo", argumentó.

El exárbitro internacional Carlos Clos dibujó su perspectiva desde sus tres décadas en el arbitraje. "Yo he estado 30 años pitando, en la gran mayoría de estos años en campos de tierra. En los primeros años sufrí tres agresiones, de las que solo puede denunciar una. Muchos de mis compañeros dejaron el arbitraje por la violencia. Ya en el fútbol profesional, ha recibido amenazas de muerte en mi buzón de voz. Incluso mi teléfono apareció en la página web de un equipo profesional. Me han llamado atracador en portadas de periódicos... Pido una reflexión de todo el mundo. Desde luego, el problema no es solo del que agrede, sino también de los que encubren. También hay que considerar a los periodistas que entran en las redes sociales y que son cada vez más seguidos. No siempre ayudan a la pureza del deporte", puntualizó Clos.

José Francisco Mendi, psicólogo y presidente de la Sociedad Aragonesa de Psicología Deportiva, revisó los factores psicosociales de la violencia y el deporte. "Es lamentable que nadie se asuste de que se insulte de forma natural. Lo que no es normal en otros deportes, como el tenis, sí lo es en el fútbol. Tenemos el derecho a expresarnos, pero no a agredir verbalmente. Hay que cambiar el comportamiento social. Por ejemplo, hemos aprendido a que la gente no fume. Por tanto, hay que legislar para erradicar. Porque se pueden cambiar las conductas sociales. Hay que atajar el problema de la violencia. Todo es poco en esta lucha contra la violencia. ¿Por qué no deciden las tarjetas amarillas los desempates y no los goles? Hay federaciones que premian con tarjetas verdes. Es necesario enseñar a competir, no a ganar. Hay que afrontar este problema tanto desde la legislación como desde la prevención. La violencia, por desgracia, forma parte del fútbol", subrayó Mendi.

El abogado Manuel Guedea, letrado del los servicios jurídicos del Gobierno de Aragón y vicepresidente de la Asociación del Deporte del Deporte, ofreció una precisa lectura jurídica de la cuestión. "La violencia no solo afecta al fútbol, aunque tiene mayor repercusión. La legislación del deporte estatal es de 1990; la aragonesa, de 1993. La legislación de 1990 tiene modificaciones con una Ley de Prevención del Racismo en 2007. También para el dopaje, en 2013. En cuanto al tema penal, en Aragón hay uno o dos casos al año. Cada federación tiene su código disciplinario. Los problemas del deporte se trasladan a la vida", dijo Guedea.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión