Despliega el menú
Deportes

Heraldo Saludable

Once partidos de baloncesto

Investigadores aragoneses analizan el impacto físico de las carreras de alta montaña. El desgaste muscular y la deshidratación equivalen a once partidos de baloncesto seguidos o a tres maratones y media. Un riesgo para la salud que solo deben afrontar los corredores en perfecta forma física.

Corredores participan en la prueba Ultra Trail Guara Somontano.
Once partidos de baloncesto
José Luis Pano

Por no calentar como es debido, por no saber y ponernos a entrenar a lo loco, por no preguntar y consultar a expertos, nos podemos lesionar en el gimnasio o practicando cualquier deporte. Pero es en carreras de alta intensidad donde la falta de preparación o la ausencia de chequeos previos pueden llevar a dolencias crónicas, deterioro de órganos internos o incluso la muerte súbita. Investigadores de la Universidad de Zaragoza, junto con expertos de la Clínica Nasser lo demuestran en un estudio realizado con participantes de la Ultra Trail Guara Somontano, una de las carreras de alta montaña más importantes de España. "Y nos hemos encontrado con consecuencias de una gravedad que no esperábamos, como la pérdida de peso corporal debido a la deshidratación, los daños renales que trae consigo, así como una pérdida de fuerza de extensión muscular", enumera Carlos Castellar, del grupo de investigación Entrenamiento Físico y Deportivo de la Universidad de Zaragoza.

La prueba de la sierra de Guara tiene 102 kilómetros y 6.000 metros de desnivel positivo, recorridos en tan solo un día. Se analizó el impacto físico de la prueba en 20 corredores, en dos niveles de rendimiento:aquellos que realizaron la carrera por debajo de las 17 horas y los que necesitaron más de 17 horas. En los dos grupos se analizaron variables como la cretinkinasa, creatinina y el lactato de hidrogenasa, enzimas que implican microlesiones de las fibras musculares. Además, se analizó el calcio, que da pistas sobre el daño de la membrana celular. "Y la primera consecuencia que arrojaron estos marcadores fue la pérdida de hasta un 2,62% de peso corporal, debido a la deshidratación", continúa Castellar. Y eso a pesar de haber bebido un promedio de 10,3 litros de líquido (agua y bebidas isotónicas). Esa deshidratación supone un riesgo, porque los riñones deben filtrar sangre más espesa.

La prueba de ultra trail es una de las más exigentes, por lo que se precisa un elevado nivel de preparación. Carlos Castellar destaca que "en comparación con otras disciplinas deportivas, los valores de creatinkasa resultaron 11 veces superiores a los que se obtienen tras un partido de baloncesto, seis veces más altos que un triatlón de alta distancia, tres veces y media más elevados que una maratón de 42 kilometros sobre asfalto". Es decir, el esfuerzo que supone esta prueba equivale a 11 partidos de baloncesto, tres maratones...

Élite y aficionados

El equipo de la Universidad de Zaragoza destaca que contar con un buen nivel de forma física es fundamental para terminar las pruebas sin daños físicos, "porque participar en este tipo de carreras que exigen un rendimiento tan alto puede traer daños crónicos, que duran varias semanas". Los corredores de élite (aquellos que terminaron la carrera por debajo de las 17 horas) presentaron mejores niveles que los aficionados (que tardaron más de 17 horas "pero todos deben realizarse pruebas posteriores:a la semana, a los 15 y a los 30 días, que determinarán si se pueden apuntar a otras carreras en los siguientes meses".

Estas pruebas se pueden realizar en la clínica Nasser, en Zaragoza, que ha colaborado en la elaboración del informe de la Universidad de Zaragoza. La clínica es responsable de los servicios médicos de la Real Federación de Deportes de Invierno y forma parte del grupo de Hábitos Saludables y Nutrición del Comité Olímpico Español. Iván Nasser, director general de la clínica, destaca que para carreras de ese nivel deben hacerse "primero unas pruebas médicas y, después, un entrenamiento adecuado para alcanzar la forma física deseada. Pero las pruebas son fundamentales, aunque pocos deportistas las hacen".

Apesar de que practicar deporte es saludable, un estudio avalado por la Sociedad Española de Medicina del Deporte destaca que nueve de cada diez ‘runners’ españoles no se preparan adecuadamente antes de una carrera y tres de cada cuatro no se ha hecho jamás una prueba de esfuerzo. "Trabajan la fortaleza y la resistencia, pero se olvidan de mejorar la fuerza específica y el trabajo sobre prevención de lesiones. Es necesario desarrollar entrenamientos que ayuden a mejorar la técnica y trabajar la fuerza minimizando el impacto articular para que haya una larga vida deportiva", explica el responsable del centro médico.

Antes de una competición de un nivel similar a la Ultra Trail Guara Somontano deben realizarse, según Nasser, "una prueba de esfuerzo médica, un estudio metabólico completo y se recomienda un estudio genético para conocer intolerancias y posibles alergias. Finalmente, es importante una valoración médica biomecánica funcional, donde se pueden descubrir algunos problemas de descompensación, por ejemplo si una pierna es más corta que otra en varios milimetros, que traen consigo sobrecargas y lesiones". ¿Deberían hacerse estas pruebas todos los corredores o solo los de élite? Según Nasser, "todos deberían hacérselas sí o sí, ya que hablamos de carreras que exigen un gran esfuerzo. Además, para otras carreras que también sean exigentes, son importantes otros test, como el propioceptivo neurológico, que determina la capacidad que tiene nuestra musculatura para tolerar una fatiga".

Pueden parecer muchas pruebas, pero desde el centro médico advierten de que "la mayoría de los aficionados al deporte sufre lesiones que incluso llegan a condicionar su vida diaria durante meses. Y luego van directos a rehabilitación, con lesiones articulares (tobillos, codos...), lumbalgias... Además, la deshidratación trae consigo problemas muy graves, ya que la falta de agua en nuestro organismo actúa como en las plantas:si en estas seca partes de la rama, a nosotros la falta de agua nos lleva a un cuarteamiento de los músculos, lo que puede tener como consecuencia un acortamiento y problemas futuros". Con el tema de los músculos, por ejemplo, el estudio tras la prueba de Guara observó una pérdida de fuerza de tren inferior:hasta un 30%menos de fuerza extensora en la musculatura del cuádriceps, pasando de saltar 26 cm a 18 cm. Es decir, al terminar la prueba los atletas hubieran sido incapaces de superar la altura de un bordillo convencional de una acera.

Ese daño a largo plazo lleva al doctor Castellar, por su parte, a plantearse nuevas investigaciones para determinar el grado de recuperación del tejido muscular en días o semanas posteriores y así orientar al deportista cuál es su grado de recuperación mínimo antes de empezar una nueva prueba. Según el estudio ahora publicado, los deportistas de élite estuvieron expuestos a un gran desgaste interno. Al contar con mayor nivel de entrenamiento y condición física, fueron capaces de mantener un ritmo más elevado en la carrera (tanto en los ascensos como en los tramos de descenso), sometiendo así a su organismo a un mayor impacto en aquellos elementos que reflejan el grado de integridad de la célula muscular.

La muerte súbita

Desde el grupo de trabajo de la Universidad de Zaragoza señalan que además de los daños a largo plazo y las lesiones está el riesgo de la muerte súbita. Los casos de fallecimientos en el mismo terreno deportivo o en una carrera resultan muy mediáticos, precisamente porque los sufren deportistas bien entrenados y con un excelente rendimiento deportivo. El deporte incrementa sensiblemente el riesgo de sufrir una muerte súbita durante la realización de una actividad deportiva considerada muy intensa. Además, la distribución estacional y su mayor frecuencia en determinadas horas del día apoyan este hecho. Es decir, el calor más intenso en las horas centrales del día puede influir para que se produzca la muerte súbita. "Afortunadamente se trata de fallecimientos muy residuales. Llaman mucho la atención porque se trata de personas jóvenes, incluso conocidas, que son deportistas y, en teoría, están muy en forma. Pero existen muchos más casos de situaciones de daño renal por deshidratación", advierte Carlos Castellar.

En un día muy caluroso, además de trabajar más los riñones porque deben filtrar la sangre más espesa, en los momentos de gran esfuerzo, estos órganos también quedan expuestos a sufrir otras dolencias más complejas como la rabdomiolisis, que se produce cuando tiene lugar una rotura del tejido muscular y una consiguiente liberación de creatinkinasa, una enzima localizada en los músculos y que sirve para metabolizar la energía, pero que puede conllevar un riesgo si consigue filtrarse en el torrente sanguíneo y llegar al riñón. Esa creatinkinasa es, precisamente, la que se eleva a niveles 11 veces superiores a los de un partido de baloncesto cuando se realizan pruebas tan exigentes como el Ultra Trail Guara Somontano.

¿Y los que se apuntan al gimnasio a hacer bodypump o un poco de step?¿Cómo deben cuidarse? "Pues como mínimo hay que evitar lesiones –concluye Nasser–. Primero, calentando convenientemente, sin ponerse directamente a la actividad. después, trabajando bien la musculatura sin agredir a la articulación. Y, finalmente, entender que el descanso es fundamental para la salud del músculo".

Etiquetas
Comentarios