Deportes
Suscríbete por 1€

El Tecnyconta recupera el pulso

Después de seis derrotas consecutivas, el cuadro aragonés se ha impuesto al Estudiantes en un partido que ha necesitado de dos prórrogas para resolverse.

McCalebb, uno de los jugadores más destacados del partido.
El Tecnyconta recupera el pulso
Basket Zaragoza

El Tecnyconta ha recuperado el pulso este domingo, sobre todo en el ámbito defensivo, y por fin ha podido rectificar su negativa trayectoria. Después de seis derrotas consecutivas, el cuadro aragonés ha exhibido carácter y orgullo, ha mejorado actuaciones pasadas y, por vez primera en el presente curso, ha sido capaz de gestionar con serenidad y criterio los últimos compases de la contienda. El resultado conlleva una recompensa considerable: la quinta victoria de la temporada, que le aparta momentáneamente del descenso, y ante un rival directo en la lucha por la salvación. Ha sido un partido loco, emocionante y equilibrado, desnivelado por detalles minúsculos, que ha inclinado del lado aragonés por su mayor templanza en los instantes de fragor (102-97)

El duelo, eso sí, ha necesitado de dos prórrogas para resolverse debido, en gran medida, por la admirable capacidad de reacción del Estudiantes. La oposición de los madrileños, su insistencia, su vitalidad, enaltecen aún más el triunfo de los zaragozanos, que se han manejado con seguridad y convicción en una situación de muy difícil manejo. Barreiro, pese a su juventud, ha desempeñado un papel capital en la victoria de los locales. En ataque, con triples vitales en los momentos más comprometidos del choque, cuando las manos tiemblan y los aros se encogen; y en las labores de contención, con rebotes decisivos y una notable defensa sobre Sylven Landesberg, la referencia ofensiva más fiable de los visitantes. Aun con todo, el Tecnyconta debió solventar el partido con mayor antelación.

El equipo zaragozano ha arrollado en el inicio, sostenido por una defensa firme, de permanentes ayudas, y por un juego rápido y enérgico en sus acciones de ataque. El Estudiantes, uno de los equipos más productivos de la competición (82,5 puntos por partido), no ha anotado ni una sola canasta en los tres primeros minutos de partido. Mientras, el cuadro aragonés, que ha impuesto un ritmo trepidante, sin apenas tregua, ha hallado numerosas situaciones ventajosas para lanzar. Sobre todo bajo los aros, donde los madrileños han exhibido importantes desajustes. De esta forma, y tras un certero triple de Janis Blums, el cuadro zaragozano enseguida ha edificado un renta de 8 puntos en el marcador (9-1), lo que ha obligado al técnico visitante, Salva Maldonado, a solicitar el primer tiempo muerto del choque mucho antes de lo previsto. La única facturación del Estudiantes había atendido a un tiro libre de Arteaga; un fiel indicador de la presión ejercida por los aragoneses en los compases iniciales.

Lejos de corregir sus desequilibrios, el equipo visitante ha acentuado sus dudas en el ecuador del primer acto. Y el Tecnyconta no ha desaprovechado concesiones de tal magnitud: dos triples de Michalak, muy incisivo desde el perímetro, y cuatro rápidas acciones de McCalebb y Dragovic, todas en la pintura, han ampliado la ventaja local hasta los 15 puntos (22-7), cuando aún restaban tres minutos para el término del acto inaugural. Vicedo, poco después, ha reducido distancias con un lanzamiento más allá del arco (22-13), para intentar creer en una posible remontada. El Tecnyconta, por entonces, caminaba con paso firme hacia la victoria, impulsado por su tenacidad defensiva -apenas 13 puntos concedidos rival- y su lucidez para encontrar siempre la mejor opción en cada una de sus ofensivas.

Pero el cuadro estudiantil, siempre presto al combate, es un bloque habituado a competir, a no bajar nunca los brazos por muy elevados que parezcan los obstáculos. Y en el segundo cuarto se ha manejado con mayor solvencia y seguridad, especialmente en sus acciones de ataque, lo que enseguida se ha trasladado al marcador: justo al cuarto de hora, los visitantes se han situado a sólo dos puntos en el marcador (25-23), tras establecer un parcial de 10-0 en apenas cinco minutos, ante un Tecnyconta que se había desplomado en los dos lados de la pista. Alec Brown ha culminado la remontada de los colegiales, inmediatamente después, con un lanzamiento triple totalmente liberado (25-27). El conjunto aragonés, con un juego lento, plano y previsible, no hallaba situaciones favorables para anotar, ni en la pintura ni en el perímetro, y había rebajado drásticamente sus porcentajes de tiro. Vivía sus peores minutos. Al menos, ha alcanzado el intermedio de nuevo con ventaja (31-28), gracias a un triple de Urtasun y a dos jugadas individuales de Dragovic y Varnado.

Al descanso, el Estudiantes seguía optando decididamente a la victoria. Y eso que Landesberg se hallaba muy alejado de su verdadera dimensión. El alero, máximo anotador de la Liga Endesa, no había facturado ni un sola canasta en juego; su única aportación (2 puntos), había llegado desde la línea de personal.

Intercambio de golpes

En el tercer acto, el Tecnyconta ha elevado sus prestaciones en los dos lados de la pista. Un triple de Dragovic, tras una buena circulación de balón, y una canasta de Varnado han devuelto la confianza a los locales, de nuevo comprometidos y solidarios en las labores de contención. Después, Blums ha aumentado la renta zaragozana, con dos tiros libres, y Dragovic ha vuelto a golpear desde el perímetro con otro lanzamiento sin oposición. El parcial, de 12-0, ha obligado a Salva Maldonado a detener el partido (40-28) a los tres minutos de la reanudación.

La reacción visitante no ha tardado en llegar, liderada por el talento de Omar Cook, aunque favorecida también por una rigurosa antideportiva señalada a Jonathan Barreiro (45-36). Los colegiados no aplicaron el mismo criterio inmediatamente después, en dos personales sobre Varnado. En este sentido, hay factores que al Tecnyconta nunca le favorecen. Y Barreiro ha pagado su vehemencia defensiva con su cuarta falta, a los 26 minutos de partido.

Pese a todos los contratiempos, el equipo aragonés no se ha descompuesto, y se ha mantenido por delante a la media hora de juego, con una sólida renta en el marcador (61-50), con McCalebb evidenciando su amplitud de recursos y con Varnado gobernando la pintura con una autoridad manifiesta. El pívot se ha exhibido en el tercer cuarto con un actuación formidable: 8 puntos y 6 rebotes, cuatro de ellos en la canasta rival. Y eso que el americano, más allá de las estadísticas, tiene una notable incidencia en los aspectos intangibles. Sobre todo en defensa, por su envergadura, su firmeza, su energía, su experiencia, su oficio y su capacidad para modificar los tiros del rival.

Sin embargo, el Tecnyconta es un bloque inconstante, imprevisible e irregular. Y en el tramo definitivo, víctima de su propia ansiedad, de nuevo se ha descompuesto con una facilidad sorprendente. Así, los locales han iniciado el último cuarto con decisión, lo que les ha reportado una ventaja de 13 puntos, pero enseguida han dado vida a su rival -otra vez- tras encajar un contundente parcial en apenas cinco minutos de juego (71-73). A partir de ahí, el intercambio de canastas ha desembocado en un final apasionante, con errores compartidos y alternancias en el marcador. El conjunto local ha tenido el choque en su mano, tras un triple de Barreiro y dos tiros libres de Dragovic (90-87), pero luego ha cometido un error inesperado, impropio de un equipo profesional: ha concedido un lanzamiento de 3 puntos, en la última posesión, que Landesberg ha aprovechado para llevar el partido a la prórroga.

En el tiempo de prolongación, Savané ha impulsado inicialmente a los visitantes, con tres canastas prácticamente idénticas que han retratado las desatenciones de los zaragozanos. Pero el Tecnyconta ha logrado sobreponerse con prontitud, con Barreiro ocupando el centro de la escena. El alero ha anotado un nuevo triple, que igualaba nuevamente la contienda, y después ha forzado una personal en ataque de Savané -la quinta del pívot colegial-. Era una falta antideportiva que, sin embargo, ha sido minimizada por los árbitros ante el enfado -enérgico y unánime- de la afición. El choque ha necesitado de una nueva prórroga para resolverse, donde el Tecnyconta ha sabido imponerse por su mayor efectividad en los tiros libres, por su insistente trabajo defensivo y por la determinación de Barreiro en los dos lados de la pista.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión