Deportes
Suscríbete por 1€

Los espacios nórdicos, con todas sus pistas abiertas

Pista de esquí de fondo
Pista de esquí de fondo

El paso de la borrasca ‘Bruno’ también se ha sentido en los espacios nórdicos de Aragón, que terminan el 2017 alcanzando el 100% de sus pistas abiertas, al ponerse en marcha el espacio turolense, el de la Muela de San Juan en Griegos. Aparte del aumento de la superficie, las previsiones son igualmente positivas. Y es que, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), podría entrar un anticiclón que crearía unas condiciones ideales para practicar esquí de fondo, backcountry, raquetas o cualquiera de las actividades nórdicas que ofrecen estos centros invernales.

La Muela, en la sierra de Albarracín turolense, inaugura la temporada con 6 kilómetros y espesores de 20 centímetros de nieve polvo.

En Huesca, Llanos del Hospital ofrece 12 kilómetros esquiables de nieve polvo y todos sus servicios abiertos. En Pineta logran alcanzar los 25 kilómetros con Felqueras, Pradas y Ronatiza. La nieve (polvo) roza los 80 centímetros.

El Balneario de Panticosa tiene 5,5 kilómetros esquiables y unas condiciones perfectas de nieve polvo. Este centro ha preparado una oferta especial Navidades para enseñar técnica clásica en un curso de 12 horas. Además, incluye el transporte desde Sabiñánigo y Biescas.

Candanchú dispone de 5 kilómetros y nieve polvo con 80 centímetros. En Linza (Ansó) también ha nevado lo suficiente como para tener la previsión de abrir sus 10 kilómetros con hasta 80 centímetros. Oza-Gabardito cuenta con 40 centímetros, mientras que Lizara ofrece esquí nórdico, raquetas o travesía en las faldas del pico Bisaurín, a 1.540 metros de altitud.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión