Despliega el menú
Deportes

Zidane o Cristiano: ¿qué fichaje sería más caro en 2017?

Aunque el fichaje del portugués fue uno de los más sonados por su millonario contrato en 2009, teniendo en cuenta los aumentos de valor del mercado, en 2017 no sería el futbolista más cotizado.

Zidane Zidane y Cristiano Ronaldo.
Zidane Zidane y Cristiano Ronaldo.

En el mundo del fútbol, el final del verano y la llegada del invierno son fechas clave: el mercado de fichajes se pone al rojo vivo y los mejores equipos internacionales luchan para contar entre sus filas con las estrellas de este deporte la próxima temporada. Un ‘partido’ esencial para los clubes que quieren permanecer (o volver) a la élite europea, en el que gana el que más millones ofrece al jugador que él –y la mayoría– desea; dejando intercambios históricos como el que tuvo lugar en 2009 entre el Manchester United y el Real Madrid por Cristiano Ronaldo.

Sin embargo, el portugués, a efectos de 2017, no estaría entre los fichajes más sonados, si se atiende a los aumentos de valor de mercado, de divisas e inflaciones. Así con un contrato de 201,83 millones de euros (en 2009 fue de 94 millones), Cristiano Ronaldo estaría el cuarto en el ranking de los traspasos galácticos de Interwetten, siendo el actual entrenador del Real Madrid, Zinédine Zidane, el más cotizado (un precio de compra actual de 314,78 millones frente a los 73,50 de 2001).

Así, los traspasos más caros año a año tras la 'Sentencia Bosman' – ley que permite la libre circulación de los jugadores de los países miembro, y que favoreció los intercambios millonarios entre clubs– pasarían a sumar algún que otro cero gracias al estado actual del mercado de futbolistas, como el caso de Luis Figo que en el 2000 supuso 60 millones al Real Madrid que a fecha de hoy serían 251,26; o los 37 que pagaron por David Beckham al Manchester United, que en 2017 se habrían convertido en más de 183 millones.

La evolución del mercado de fichajes, ¿pone en jaque el ‘fair play’ financiero?

Este año, el mercado de fichajes también ha evolucionado hacia unos derroteros que no han acabado de gustar a la UEFA, debido a que ponen en peligro las normas del ‘fair play’ financiero. Ejemplo de ello ha sido el Paris Saint-Germain (PSG) y su fichaje del brasileño Neymar por 220 millones y del francés Mbappé por 180. Dos traspasos muy importantes que han obligado al PSG a poner sobre la mesa las cuentas para cumplir con el Juego Limpio Financiero de la confederación. Y es que, para evitar problemas de salud financieros en los clubes europeos, lanzaron estas normas que obligan a los equipos a mantener un equilibrio entre gastos e ingresos.

Sin embargo, y a pesar del descontrol en la cuenta de resultados de PSG, la UEFA ha levantado definitivamente las sanciones por el 'fair play' financiero (entre las que se barajaba la expulsión del equipo de la Champions League), tras analizar las circunstancias completas del caso y de que el club haya afrontado multas de hasta 60 millones de euros. Esto significa que, en el mercado de fichajes de invierno, podrá intentar adquirir nuevas estrellas del fútbol europeo, teniendo la capacidad de poder ofrecer grandes sueldos que otros clubes no podrían al no contar con la financiación adicional de un accionista. Una nueva tendencia en el mercado de fichajes que, sin duda alguna, podría dar una vuelta a la clasificación de la Champions League y, también, al juego de traspasos al que nos tienen acostumbrados los mejores clubes europeos, donde las normas del Juego Limpio tengan que adaptarse a la evolución económica de los fichajes.

Etiquetas
Comentarios