Deportes

"El ciclismo es mi vida"

El corredor aragonés Ángel Vicioso, de 40 años, anuncia su retirada tras 19 temporadas en el ciclismo profesional. El ciclista de Alhama de Aragón disputará su última prueba el próximo mes de octubre, en Lombardía.

Ángel Vicioso anunció ayer su retirada del ciclismo profesional. Lo hizo con un discurso emotivo, sobrio y sencillo que, por momentos, tuvo que interrumpir durante algunos segundos para sobreponerse a sus emociones. Deja tras sí una trayectoria intachable, sin mácula, sostenida por un palmarés de ensueño y un sinfín de valores muy estimables. Desde su irrupción en la élite, hace ya 19 temporadas, Ángel siempre mantuvo intactas sus señas de identidad: esfuerzo, tenacidad, constancia, solidaridad, pasión, humildad y compañerismo. A su despedida, que se desarrolló en el Espacio Ámbar Zaragoza, asistieron decenas de compañeros, familiares y amigos. Entre ellos, una leyenda del ciclismo como Joaquim ‘Purito’ Rodríguez, quien, con su presencia, engrandeció aún más la elevada estatura de Ángel como persona y como ciclista profesional. "Estoy realmente agradecido a todos los que se hallan presentes hoy aquí, en el momento de mi adiós, para respaldarme en un día tan importante", pronunció de inicio el deportista de Alhama de Aragón, con la voz entrecortada y los ojos vidriosos.

"Ha llegado el día que jamás creía que iba a llegar", se lamentó Ángel, quien, sin embargo, consideró que tomaba esta decisión "en un buen momento", todavía como integrante "de una escuadra que compite en el World Tour", y con las fuerzas suficientes "para finalizar la actual temporada" en la carretera. De hecho, Ángel anunció su propósito de "participar en la próxima edición de la Vuelta España", programada del 19 de agosto al 10 de septiembre, y de despedirse –ahora sí, de manera definitiva– "corriendo en una carrera importante", posiblemente el Giro de Lombardía del próximo mes de octubre.

El aragonés, de 40 años, que consideró a ‘Purito’ Rodríguez "mucho más que un compañero, casi un hermano", extendió su agradecimiento "a todos los equipos" a los que ha pertenecido en su extenso recorrido profesional (Kelme, Once Liberty, Relax, MSS, Cajasur, Giocattoli y Katusha), y también se acordó "de todos los directores, compañeros y auxiliares" que se había encontrado durante sus 19 temporadas en la élite. Sin embargo, su mayor reconocimiento recayó en sus familiares: "Doy las gracias especialmente a mi mujer, que siempre ha estado a mi lado, apoyándome, en los buenos y en los malos momentos; y a mis hijos, que han padecido mis largas estancias fuera de casa", insistió Ángel, visiblemente emocionado.

Precisamente, ha optado por la retirada "para estar mucho más tiempo" con los suyos, además de "poder disfrutar de una vida más tranquila, sin pensar en el ciclismo las 24 horas del día". "En ocasiones, no jugaba con mis hijos el tiempo que me hubiera gustado porque se me cargaban las piernas; y otras veces, ni siquiera me planteaba caminar porque al día siguiente debía disputar una carrera", confesó el corredor del Alhama, antes de lanzar una advertencia: "En cualquier caso, no se trata de un adiós al mundo del ciclismo, porque el ciclismo es mi vida. Es mi vida y siempre lo será", reiteró.

Brillante palmarés

Después, Ángel admitió que "hacía ya tiempo" que venía meditando su retirada y que, de hecho, en las últimas semanas "tenía prácticamente tomada esa decisión". Sin embargo, todo se precipitó el pasado 16 de julio, cuando, junto al triatleta Jesús Gomar García, el aragonés fue atropellado por un coche en el término municipal de Xeraco, al sur de la provincia de Valencia, mientras se entrenaba en la carretera. "Ese día fue un antes y un después. Se quedó todo en un susto, pero pudo pasarnos algo muy grave", advirtió Ángel, quien aprovechó el incidente para hacer un llamamiento a la "convivencia" y al "respeto mutuo entre conductores y ciclistas".

¿Y ahora? "Ahora, a partir del próximo año, disfrutaré de la bicicleta sin ser mi trabajo profesional", explicó el corredor zaragozano, que se sobrepuso a importantes lesiones para edificar un palmarés de grandes dimensiones: ha participado en 17 grandes vueltas –Vuelta a España (6), Tour de Francia (4) y Giro de Italia (7)–, además de haber competido en 26 clásicas y de haber celebrado hasta 20 victorias como ciclista profesional. Su gesta de mayor envergadura se produjo en 2011, un 9 de mayo, cuando se impuso en la segunda etapa del Giro de Italia (Reggio Emilia-Rapallo, de 173 kilómetros). "Un éxito maravilloso" que siempre recordará.

Anteriormente, Ángel había conquistado otra etapa del Giro, en la edición de 2000, que luego los jueces le arrebataron por un supuesto cambio de trayectoria. "Entonces fue una decepción porque, encima, ya había subido al podio cuando me quitaron el triunfo. Tenía 22 años", recordó el zaragozano. Aunque aquel éxito no quedó registrado en su palmarés, el pelotón siempre le reconoció esa victoria.

En cualquier caso, Ángel prefiere centrarse en los buenos momentos, "que fueron muchos" a lo largo de su carrera deportiva. "Nunca olvidaré, por ejemplo, el día que me anunciaron mi ingreso en el ciclismo profesional; ni tampoco cuando ‘Purito’ Rodríguez, en plena carrera, me dijo que contaban conmigo para incorporarme al equipo Katusha", desveló el corredor zaragozano.

Pero su mayor éxito trasciende lo deportivo: en sus 19 temporadas en la élite, nadie habló nunca mal de él, ni como profesional ni como persona. Por su generosidad, por su carácter tranquilo y afable, resulta prácticamente imposible no tenerle simpatía. Quizás radique ahí su verdadera grandeza. "No me esperaba que hubiera tanta gente aquí hoy –por ayer–, en mi despedida; no sabía que fuera tan querido", se sorprendió Ángel. Inmediatamente después, el ciclista recibió una ovación atronadora, unánime y sincera de todos los asistentes. La recompensa a una trayectoria noble. El justo premio a un deportista grande.

Etiquetas
Comentarios