Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Los nuevos porteros debutan en Benasque

Álex Remiro y Ander Bardají, fichaje confirmado ayer, arrancan en la villa pirenaica su periplo en la SD Huesca. La concentración estival, que se desarrollará hasta el próximo día 2 de agosto, se puso en marcha con una prolongada e intensa jornada de trabajo.

Ander Bardají (sentado en la pelota) y Álex Remiro (de pie), a la derecha.
Ander Bardají (sentado en la pelota) y Álex Remiro (de pie), a la derecha.
Rafa Díaz

La Sociedad Deportiva Huesca, después de establecerse el domingo en su hotel de concentración, comenzó ayer el trabajo de campo en la que es su séptima estancia estival en la localidad pirenaica de Benasque. Lo hizo con una larga e intensa jornada en la que destacó el estreno de los nuevos porteros del conjunto altoaragonés. Y es que tanto el navarro Álex Remiro como el vasco Ander Bardají (Real Sociedad), cuyo fichaje se confirmó a mediodía, viajaron desde la capital oscense para sumarse a la disciplina de grupo en la sesión de tarde en el complejo municipal ribagorzano.

De este modo, el Huesca está a punto de completar el relevo total de los que fueron la temporada pasada los defensores de su arco, puesto que el club está intentando cerrar la salida de Javi Jiménez, que se uniría así a la marcha de Sergio Herrera al Osasuna y a la no continuidad de Queco Piña. Con Antonio Valera (Córdoba B) como tercer portero y los 22 años que figuran en el DNI de Remiro y Bardají, la juventud es el denominador común de los que van a ser los guardianes del marco azulgrana en la temporada 2017/2018.

Javi Jiménez ya no se desplazó ayer a Benasque. El ex del Elche no entra en los planes del técnico Rubi y el Huesca desea poder encontrar la solución final a su salida en el mínimo plazo de tiempo posible. El que sí que llegó junto a los porteros fue el extremo Álvaro Vadillo, quien tenía permiso del club para incorporarse más tarde que el resto de compañeros al ‘stage’ veraniego en el Pirineo.

La llegada de Álex Remiro, cedido por el Athletic Club, estaba así prevista para la tarde de ayer, mientras que Ander Bardají acompañó al meta de Cascante y a Vadillo en el desplazamiento de más de 140 kilómetros desde Huesca. En ese vehículo coincidían por vez primera Remiro y Bardají ya como nuevos compañeros de vestuario, un hecho insólito después de muchos duelos frente a frente como canteranos del Athletic y de la Real Sociedad, respectivamente. Solo existía un precedente defendiendo los mismos colores: en la selección española sub 19.

Bardají ficha por tres temporadas

De la Real sale Bardají, apellido por cierto de sello ribagorzano, después de prácticamente toda una vida como txuri urdin. Firmó su salida del conjunto donostiarra y selló su compromiso con el Huesca para las tres próximas temporadas. Su llegada no es ninguna sorpresa, ya que el nombre del guardameta de Lasarte-Oria ya se había vinculado con los azulgranas a lo largo del verano. Además, Bardají es representado por Bahía Internacional, empresa muy ligada al Huesca, por lo que el fichaje parecía solo cuestión de tiempo.

Destaca por su elevada estatura, que le convierte en un portero de buen juego aéreo, si bien los informes hablan de un jugador ágil en sus movimientos pese a su talla (1,94 centímetros). La temporada pasada había llegado al primer equipo de la Real Sociedad, en la máxima categoría, después de varias campañas en el filial, en Segunda B. El argentino Rulli disputó los 38 partidos de Liga y Bardají tampoco tuvo su oportunidad en Copa del Rey. El joven futbolista desea contar con minutos y ha aceptado la propuesta del Huesca pensando en una progresión. La competencia con Remiro será dura, puesto que el del Athletic es uno de los arqueros más prometedores del fútbol español. Ayer tarde ambos se pusieron a las órdenes del preparador de porteros, Adrián Mallén, quien junto a Adrián Sipán son los únicos supervivientes del cuerpo técnico azulgrana del pasado ejercicio.

14 sesiones y dos amistosos

La concentración de Benasque se abrió ayer de forma efectiva con dos sesiones de mucha carga de trabajo. Pronto comenzó a sudar la plantilla del Huesca, ya que antes de las 9.30 el gimnasio había acogido los primeros movimientos de los jugadores del combinado altoaragonés. Después pasaron al verde, donde Rubi y los suyos les ‘obsequiaron’ con dos horas y media de entrenamiento en el que el balón aparecía entre ejercicios de corte puramente físico. Ya en horario vespertino, finalmente pasadas las 19.00, los jugadores volvían a desfilar sobre el tapete del municipal benasqués. Por la tarde hubo más indicaciones de nivel táctico.

Las dos sesiones de ayer son el arranque de un completo programa de entrenamientos. En total serán catorce los que deberán acometer los jugadores del Huesca en sus diez días de concentración. El sábado ante el Fraga, en Benasque (18.00), los azulgranas disputarán su primer amistoso de pretemporada, repitiendo el domingo ante el Monzón (18.00). Ambas escuadras oscenses han vuelto este curso a Tercera División.

El próximo lunes será el día más atípico para jugadores y técnicos, quienes según ha informado el club realizarán "una actividad grupal" (rafting en el río Ésera).

Ayer, tanto por la mañana como por la tarde, las sesiones estuvieron acompañadas de la presencia de público por los aledaños del campo, especialmente aficionados muy jóvenes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión