Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Contador, el león herido que se agarra al espíritu de Formigal

El ciclista va a por todas y no se da por vencido.

Alberto Contador
Contador, el león herido que se agarra al espíritu de Formigal
Yoan Valat/Efe

Alberto Contador (Trek) no se rinde a pesar de estar lejos en la general, décimo a 5.22 del líder Fabio Aru, y, con medio cuerpo dolorido por las caídas y tocado psicológicamente por los infortunios. El madrileño volvió a provocar una revolución táctica que resucitó a Nairo Quintana como candidato y a punto estuvo de poner de amarillo a Mikel Landa.

"Si hay un corredor que nunca se rinde y no se puede descartar, ese es Alberto Contador", frase acuñada entre corredores, directores e incluso aficionados, receptores privilegiados de las hazañas del español.

La corta etapa entre Saint Girons y Foix puso otra página inolvidable en el Tour. No era la primera, ni posiblemente la última. Fue otra más, otra de tantas, ya habituales en la vida profesional del único ciclista español que ha ganado las tres grandes por etapas.

Ejemplos sobran. Sin ir más lejos, en la última París-Niza, Contador desestabilizó la general con un ataque lejano. Se quedó sin etapa en favor del español David de la Cruz, y por dos segundos tampoco ganó la general, que fue para el colombiano Sergio Henao.

Pero si hay dos revoluciones ya míticas protagonizadas por Contador, no hay duda, tienen nombre propio: Fuente Dé y Formigal.

Vuelta a España 2012. Con Joaquín 'Purito' Rodríguez vestido de líder y tras la jornada de descanso después del final en el Cuitu Negru, Alberto Contador decidió dar un susto al catalán camino de Fuente Dé.

En la Collada de la Hoz, un puerto de tercera categoría situado a 50 kilómetros de meta, Contador lanzó un ataque para intentar contactar con la fuga que iba por delante sin encontrar respuesta por parte de Valverde y Purito, sus principales rivales por la general.

El trabajo de Sergio Paulinho, su compañero en el Saxo-Bank, hizo que el grupo de cabeza abriera hueco con el pelotón de los favoritos.

Contador se quedó en cabeza junto a Paolo Tiralongo a su paso por Potes y a 14 kilómetros de meta se marchó en solitario a la meta de Fuente Dé, donde ganó la etapa tras superar en 7 segundos a Valverde y en 2:37 a Joaquim Rodríguez, además de situarse como nuevo líder.

El madrileño supo administrar su ventaja en la general en La Lastrilla y la Bola del Mundo para lograr su segunda Vuelta a España.

En 2016 llegó la penúltima página heroica de Contador. Tras la durísima etapa pirenaica camino del Aubisque, el pelotón se preparaba para otro final en alto en Formigal, en una etapa de 120 kilómetros.

Repitiendo el mismo guión empleado en Alpe D'Huez en 2011, el Tinkoff y Contador aceleraron en los primeros kilómetros para romper el pelotón. Nairo Quintana sí supo reaccionar al cambio de ritmo para entrar en el grupo delantero, mientras Froome, sin apenas compañeros, intentaba conectar pero no podía alcanzar al grupo.

Contador se fue con Nairo y Brambilla en busca de la etapa, que se llevó el italiano, y que permitió al colombiano ampliar la ventaja con Froome en la general a 3:37 que le auparon por primera vez a lo más alto del podio de Madrid mientras que Contador, que se puso a 25 segundos de Froome en Formigal, finalmente no logró subir al cajón entre los tres primeros.

Tras aquella jornada de Formigal, Nairo Quintana dijo lo mismo que Mikel Landa en Foix. "Contador es la mejor rueda a seguir en etapas cortas y explosivas, todo un maestro". Todo dicho. Herido, pero antes muerto que sencillo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión