Despliega el menú
Deportes

Julio Rodríguez: "La Zaragoza Cup es un escaparate de la ciudad"

Julio Rodríguez Benamiel (1977, Barcelona) fue guardameta profesional de balonmano. Ahora es el promotor de la Zaragoza Cup.

Julio, en el balcón de Helios, con el Pilar detrás.
contra
Aránzazu Navarro

Por la tele vemos balonmano de la Liga de Campeones y de la Asobal. ¡Qué deporte tan bonito!

Claro. A mí también me gusta ese balonmano. Y el de la selección española, que juega de cine.

Es un pecado que me haya dejado a la selección española...

Todo eso está muy bien. Pero también hay otro balonmano, el de formación. Si hace un año Zaragoza desapareció de la vanguardia, ahora la Zaragoza Cup nos permite conectar de nuevo. Es una competición de lo mejorcito que se puede ver en España.

Sonaba la Granollers Cup. Zaragoza también empieza a sonar...

Granollers es el modelo: un club histórico en España, una cantera extraordinaria y un torneo como la Granollers Cup. En Zaragoza llevamos un tiempo intentado que la ciudad también constituya una referencia. La edición que arrancó ayer hasta el próximo día 27 ya es la tercera. Lo mejor es que el que viene vuelve. Cada año tenemos más equipos, más jugadores.

¿Qué datos concretos maneja la Zaragoza Cup?

Estamos hablando de más de 1.500 jugadores de entre 10 y 19 años, de 108 equipos de balonmano desde edad benjamín a juvenil de chicos y chicas. El balonmano femenino está creciendo mucho. Hay equipos de casi toda España, además de Suecia, Rumanía y Portugal. Son 1.500 jóvenes que van a conocer nuestra ciudad, que luego van a hablar de ella. La Zaragoza Cup es un escaparate de la ciudad.

¿Cómo se puede gestionar este enorme colectivo de deportistas?

Hay un grupo humano muy bueno detrás, con gente muy introducida en el balonmano, como Juan Caamaño, Cristian Rosell, Nacho Arias, César Mercadal o Javier Bailo. Sin ellos, la Zaragoza Cup no sería posible. También hay que destacar las colaboraciones que hemos encontrado.

¿Cuáles?

Se va a jugar en siete pistas municipales. Además, en Moncayo y Maristas. Y Helios, que será el centro de la competición.

Además de la base, ¿algún día se volverá a dedicar a la élite?

Me retiré hace poco tiempo. Ahora trabajo en Medcom Tech. El balonmano me lo ha dado todo. Tuve la fortuna de formarme en el Barça de Valero Rivera, Masip, Barrufet... Luego pasé por el Ciudad Real, por el Teka de Santander, por el Torrevieja, por el Huesca, hasta acabar en el BM Aragón. Tengo motivos sobrados para estarle muy agradecido al balonmano.

¿Cuándo regresará Zaragoza a la Asobal?

En Zaragoza hay una base muy buena: Maristas, Dominicos, Corazonistas, Moncayo, La Jota, Colores, Almogávar, Stadium Casablanca... Algún día volveremos.

Dolió tanto la desaparición del Balonmano Aragón...

Cuando murió el presidente, Eduardo Acón, ya dije que el futuro estaba negro.

Sabía que no acabaría la entrevista sin hablar de Eduardo Acón...

Es de lo mejor que me he encontrado en el balonmano y en la vida. He militado en clubes como el Barça de Valero Rivera y en entidades que fueron de primer orden mundial, como el Ciudad Real o el Teka de Santander. Pues bien, jamás me he sentido en un equipo tan bien como con Eduardo Acón.

Qué faena, irse tan pronto...

Estoy seguro de que Zaragoza tendría un equipo de élite con Eduardo Acón. Y de los buenos... Mientras tanto, hay que seguir promocionando el balonmano. Para eso nació la Zaragoza Cup.

Etiquetas
Comentarios