Despliega el menú
Deportes

Irene Camus, tras los pasos del maestro Domenech

La judoca del CN Helios es una de las grandes promesas del país. Ya se ha ganado la plaza para participar en el Campeonato de Europa.

Irene Camus (izquierda), tras ser segunda en la Copa de Europa.
Irene Camus (izquierda), tras ser segunda en la Copa de Europa.
Twitter

Lleva clavada la espina de no haber cumplido el sueño de ser olímpico, pero le reconforta saber que es recordado como uno de los mejores judocas que ha dado el país. Tras sufrir una grave lesión -se fracturó dos vértebras del cuello- que lo apartó de los Juegos de Sidney 2000, Sergio Domenech (Zaragoza, 1976) fue abandonando paulatinamente la alta competición hasta convertirse en maestro. En 2002 viajó a Valencia para ejercer de director deportivo de un club; seguidamente pasó a ser profesor en la Comarca del Campo de Belchite; y en 2015 dio el salto a la capital aragonesa para incorporarse al CN Helios.

Allí, a orillas del Ebro, enseña a las nuevas generaciones las técnicas que le llevaron a ser campeón nacional en todas las categorías por edad y a conquistar el Villa de París. Palmarés que nadie más ostenta. “Conseguí recuperarme bien, pero ya no era lo mismo. El perderme las Olimpiadas me hizo ver las cosas de otra forma y, aunque seguí algunos años más, entendí que lo mejor era aprovechar la oportunidad de trabajar con los jóvenes. Aprobé la oposición para hacerme cargo de una plaza pública en el pueblo de mi madre (Azuara) y estuve dando clases durante casi una década. Ya en 2015 me trasladé a Zaragoza para emprender el proyecto en el que actualmente estoy inmerso”, explica Domenech, que, al poco tiempo de llegar a Helios, recibió una llamada que ha terminado por ser especial.

“Cuando se hizo público que iba a comenzar a entrenar en la ciudad, contactaron conmigo varios padres que estaban interesados en incorporar a sus hijos. Entre ellos, el de la riojana -nació en Logroño- Irene Camus, que me conocía de torneos en los que habíamos coincidido”, añade Domenech, y ensalza que “a sus 14 años, esta chica apostó todo por venir y ahora es una de las grandes promesas del judo”.

El pasado año Camus alzó el Campeonato de España cadete y en lo que va de 2017 ya ha conquistado las dos medallas en copas de Europa -una de plata en Italia y otra de bronce en Fuengirola- que la Federación Española de Judo exige para formar parte del Campeonato de Europa, que se disputará en julio en Lituania. “En las dos primeras fechas del calendario, ha logrado el mínimo requerido, pero todavía quedan dos citas más en la República Checa y Coimbra (Portugal). He solicitado que reciba una subvención para cubrir los gastos de estos viajes. En verano, también se celebrará el Mundial de Chile y a la vuelta de la esquina están los los Juegos Olímpicos de la Juventud. Irene tiene todas las papeletas para entrar”, adelanta Domenech, y confiesa que “Aragón hace muchísimo tiempo que no saca una judoca de este nivel”.

Y es que, a pesar de que no nació en la Comunidad, Camus bien puede ser considerada una aragonesa de adopción. “Vino a Zaragoza a crecer deportivamente y está inscrita en la Federación Aragonesa de Judo; eso habla muy bien de cómo se trabaja en la ciudad”, valora su entrenador, y menciona otros nombres como el de Iban Buldain -procede de un pueblo de Pamplona- entre los judocas que llegaron de fuera para formarse en Helios. Antes, en su etapa en la Comarca de Belchite, instruyó a uno de los talentos masculinos más destacados: David Hinojosa. “Él consiguió en 2016 lo que Camus está consiguiendo ahora. De Azuara salieron varias medallas nacionales e internacionales. Estoy muy satisfecho de los resultados que conseguimos allí, pero llegó un momento en el que decidí dar un giro a mi vida”.

Aunque la actividad en Helios arrancó en 2015, hasta este año el club no se ha constituido de forma oficial. “En enero nos unimos a la Federación Aragonesa de Judo y entrenamos todos los días de la semana. Irene hace una primera sesión de fuerza y una segunda en el tatami. El horario depende de lo liada que vaya con los estudios, que también son muy importantes", concluye Domenech.

Etiquetas
Comentarios