Despliega el menú
Deportes

Edgar Escolán: "Lo fácil era rendirse, pero seguí luchando”

Edgar Escolán Mayoral (Zaragoza, 1989) se acaba de proclamar subcampeón de España de rugby adaptado con la selección de Zaragoza.

Edgar Escolán posa a lomos de su silla de ruedas.
Edgar Escolán posa a lomos de su silla de ruedas.
Dani Marzo

¿Cómo le diría que es un honor estar ante todo un subcampeón de España de rugby adaptado…?

Así mismo está muy bien dicho.

Cuál le gusta más, ¿el XV de la Rosa, el XV del Trébol…?

Hay que aclarar que al rugby adaptado no juegan 15 jugadores, sino solo cuatro.

¿Cuatro…?

Sí, cuatro. Se practicaba en otros países. En España no había y recientemente se ha creado. Va destinado a gente con discapacidad alta, con afectación a las cuatro extremidades, con lo que entra dentro de mi competencia.

Qué grande, Edgar...

La cancha es de parquet, para que se pueda manejar la silla de ruedas, y con unas dimensiones como la pista de baloncesto, de 28 por 15 metros.

¿Y cómo se anota?

Cruzando los conos de la línea de fondo. Se juega con una pelota de voleibol.

El balón no es ovalado...

No. Como tenemos una discapacidad alta, el manejo del balón debe ser los más sencillo posible.

Decía que se ha proclamado subcampeón de España.

Sí. Y eso que casi no teníamos jugadores. Solo somos cuatro de Zaragoza: Fernando Saz, Raúl Mercado, Saúl y yo. Para completar el equipo, vino Iván desde Toledo y Andoni desde Pamplona.

A eso se le llama salvar todos los obstáculos...

Hace tres semanas fuimos al Campeonato de España. Nos ganó la final el equipo de Barcelona. Ahora queremos hacer una selección española. Lo conseguiremos, aunque el material es muy caro: una silla para rugby vale 6.000 euros.

¿Desde cuándo se mueve usted con una silla?

Tuve un accidente de moto en el año 2006. Un coche se saltó el stop en el cruce de Alagón. Sufrí una lesión medular, una tetraplejia que me afectó a las cuatro extremidades.

Maldito cruce...

Soy aragonés, pero me había marchado a los cinco años a vivir a Tenerife. Venía a veranear a Alagón. En 2008 volví. En Aragón hay mayor calidad de vida para desenvolverme. Además, me arropó todo el mundo. Vine con mi madre, María del Mar, y con mi hermano Jairo. Javier, mi padre, se quedó allí trabajando, en Canarias.

E inició una nueva vida.

Sí. Lo fácil era rendirse, pero seguí luchando. Afortunadamente, recibí buenos apoyos. En cuanto llegué a Zaragoza, fui al CAI de minusválidos, allí con Genrri Tejada, Ángel, David… Era 2009. Teníamos muy buen equipo de baloncesto. Yo era el base, el malo del equipo (sonríe)…

Qué va a ser malo usted…

Malo, no: muy malo. Se portaron fenomenal. Me enseñaron todo allí, desde el mismo manejo de la silla. Salíamos a competir a Barcelona, Oviedo, San Sebastián… Lo pasábamos pipa.

¿Continuó estudiando?

Sí. Acabé bachiller en el instituto de Alagón. Luego hice un ciclo superior de integración social en el instituto María Moliner. También me animé a cursar Psicología, pero no terminé…

Pero si usted, con sus experiencias, podría ser catedrático de psicología…

Algún día de estos la acabaré. La semana pasada también acabé el ciclo de Promoción e Igualdad de Género. También tengo otras aficiones.

Cuente, cuente…

Soy DJ.

¿Pinchadiscos?

Sí.

¡Qué ‘crack’!

Pincho discos por pueblos, por pabellones. Empecé en el pub La Zona de Alagón. Estaba de residente todos los sábados. Y de mi pueblo, he llegado a pinchar en el Café del Mar de Ibiza. Fue una experiencia única en el atardecer de Ibiza. El otro día también pinché en el Oasis. Siempre me ha gustado la música.

A mí me encanta José Luis Perales...

No es mi preferido...

Y también Manolo Escobar…

Le confieso que alguna vez he puesto el ‘Porompompero’…

Universal canción española, junto a ‘Mi Carro’. ¿Qué piensa del afamado DJ Paquirrín?

Lo tiene todo hecho…

¿Qué música le mola a usted?

La gente está muy cerrada en el ambiente comercial. Hay una mentalidad musical cerrada. Es necesario abrir las puertas a la música alternativa, electrónica, hip-hop, rap…

¿Cuándo nos deleita con sus discos?

Este fin de semana pincho en carnavales en Gallur y en Tauste. Están invitados.

Etiquetas
Comentarios