Despliega el menú
Deportes

Jesús Valentín: "Si falla uno, fallamos todos"

Su buen rendimiento ha asentado al canario como pieza fija de la defensa. El futbolista repasa su rol y algunos asuntos de interés en el equipo, como la crisis de la portería.

El defensa del Real Zaragoza Jesús Valentín posa sobre una portería de entrenamiento, ayer en la Ciudad Deportiva
El defensa del Real Zaragoza Jesús Valentín posa sobre una portería de entrenamiento, ayer en la Ciudad Deportiva
Toni Galán

¿Cuesta más o menos pasar página después de una derrota con buen juego del equipo como contra el Levante?

En el fútbol, el resultado siempre manda. Eso está bastante claro. Pero hemos sufrido derrotas peores. Ha habido días donde no hemos tenido un fútbol bueno, no hemos estado tan juntos en el campo, no hemos propuesto lo mismo que el otro día, porque hay veces que no salen las cosas… Contra el Levante, jugamos un buen partido.

¿Pero una derrota así puede ayudar para el futuro? Del mismo modo que hay victorias que advierten que hay que mejorar.

Sí, desde luego. Una derrota así te marca un camino para seguir adelante. Seguro que nos va a ayudar.

¿Qué falta para que esa mejora del juego se traduzca en una mejora en los resultados?

Una pizca de suerte. Nuestro fútbol ha crecido, vamos cogiendo las ideas del entrenador, pero no tenemos ese punto necesario de fortuna. Contra el Levante, nuestro portero la toca y la pelota se va para gol. En cambio, Ángel tiene una opción, dispara, su portero la toca y la salva. A ver si cambia la suerte...

Ese gol que menciona ha salpicado de lleno a Irureta. ¿Cómo lo encuentra?

Yo lo veo tranquilo. Es un portero con experiencia. Un fallo lo puede tener cualquiera. Ya está recuperado y pensando en volver a ponerse los guantes.

¿La inestabilidad de la portería puede contagiarse a la defensa? ¿Afecta a los centrales esa inseguridad?

Esto es un deporte de equipo. Si alguien falla, hay que ayudarlo. También puedo equivocarme yo o un delantero. Somos un equipo. No influye más o menos quién se equivoca. Si falla uno, fallamos todos.

¿No tiene la impresión de que el equipo defiende mejor que lo que dice su abrumadora cifra de goles encajados (35)?

Estoy de acuerdo. Tengo también esa sensación de que nos llegan una o dos veces y nos marcan. Esperemos que cambie esto, y nosotros marquemos las que tengamos.

¿Esperaba jugar tanto a su llegada al Zaragoza? De momento, no se ha caído del equipo.

Cuando fichas por un nuevo club, lo haces siempre con esa idea, jugar muchos minutos. Estoy teniendo la oportunidad de hacerlo y le estoy muy agradecido al entrenador por la confianza. La felicidad absoluta llegará cuando también los hagan los resultados.

¿Le sorprendió que el Zaragoza le eligiera para reforzar la defensa?

Sí. Llegaba de Canarias de pasar la Navidad y me comentaron cómo valoraba esta opción. El Zaragoza es un histórico y me gustaba la idea. Afortunadamente, las negociaciones fueron rápidas.

¿Le sorprendió más la llamada del Zaragoza o la predisposición del Huesca para el acuerdo?

El Huesca se portó muy bien. Lo puso fácil y les estoy muy agradecido.

El club les incorpora a usted y Rolf Feltscher para cambiarle el poso defensivo al equipo. ¿Cree que el Zaragoza puede crecer ahora desde esa línea?

Tanto Rolf como yo llegamos para ayudar. Si nos ponen, lo vamos a intentar. Hemos venido a jugar, a tener los minutos que quizá no teníamos en nuestros anteriores clubes.

Ambos se encuadran en la intención de Agné de fortalecer la zaga con perfiles más físicos. Con músculo, fuerza y compostura. ¿Este tipo de defensa encaja más en Segunda?

Creo que depende mucho del entrenador. De cuál es su idea de juego. Pero está claro que un defensa debe apoyarse en la fuerza y la contundencia.

Es diferente a Marcelo Silva o Cabrera. Ellos son centrales más agresivos, pegajosos en la marca, con buen cuerpo a cuerpo. Quizá usted reúne otras condiciones que le hacen más complementario a ellos. ¿Cree que es una ventaja ser distinto?

Ellos son más agresivos, se sienten muy cómodos en el contacto. Yo no es que me sienta incómodo, pero soy otro tipo de defensor. Jugará quien decida el entrenador, si lo hacen ellos, hay que aceptarlo y seguir con el trabajo.

¿Se ha puesto muy caro jugar en la defensa del Zaragoza? Vuelve Marcelo Silva, falta José Enrique…

Sí. Pero eso es bueno para el equipo. Nos hace mejores a todos. Hay que estar con las pilas puestas porque quien entra lo hace bien.

¿Prefiere la zaga al mediocentro?

Sí. Desde pequeño, he jugado atrás. Estoy acostumbrado a ver el fútbol de frente. Como mediocentro defensivo, debo centrarme en robar y hacerlo fácil. Hago lo que puedo. Pero me gusta más jugar de central, tener una visión más amplia del juego.

¿Qué han destacado de usted sus entrenadores?

Que soy un central con buena salida de pelota, rápido, muy concentrado y polivalente para jugar de mediocentro.

¿En qué facetas cree que debe mejorar?

El juego aéreo. Y quizá el manejo de la pierna izquierda.

Con la derecha le pega fuerte. ¿Cuándo un trabucazo de Valentín?

A ver cuándo me veo con confianza y tiro una falta.

Etiquetas
Comentarios