Despliega el menú
Deportes

El Huesca solo busca de momento sustituto para Cmiljanic en punta

El director deportivo, Lalo Arantegui, espera mantener 23 fichas al final del mercado de invierno. El club estará atento a alguna opción irrechazable como la de Sastre.

A Boris Cmiljanic se le busca una cesión para que tenga más minutos.
A Boris Cmiljanic se le busca una cesión para que tenga más minutos.
Rafael Gobantes

Juan Antonio Anquela regresará el día 2 al trabajo con la plantilla casi al completo salvo por Nagore, que se perderá lo que resta de temporada por la rotura del cruzado, y el portero Javi Jiménez, cuya vuelta aún se retrasará a marzo o abril, pero con el alta ya de Carlos David después de dos meses lesionado. En total, 21 jugadores que empezarán a preparar el primer partido del año el 6 de enero en Los Pajaritos contra el Numancia.

La dirección deportiva que encabeza Lalo Arantegui afronta el mercado de invierno "sin urgencias" y "sin necesidades concretas porque no hay ninguna posición que tengamos que reforzar obligatoriamente". Un situación muy diferente a la que se vivió el año pasado, cuando se produjeron cinco salidas (Manolo, Mainz, Calvo, Moya y Aythami) y cuatro entradas (Arruabarrena, Alexander, Nagore y Aguilera).

No obstante, reconoce que habrá algunos movimientos encaminados a mantener las 23 fichas de la primera plantilla, sumando además a Kilian, que tiene contrato con el filial pero cuyas actuaciones en el primer equipo han convencido hasta el punto de que ya se sopesa una oferta de renovación. "Tiene que ser un espejo para la gente joven del filial para que vean que primero se demuestra abajo y luego te llega la oportunidad arriba", resalta.

"No vamos a empujar a nadie"

Para no sobrepasar ese tope, la máxima que va a seguir Arantegui es cubrir solo aquellos puestos que dejen vacantes jugadores que estén descontentos con su situación actual y quieran buscar suerte en otro lugar, algo que solo "intuyen" por ahora ya que ninguno se lo ha comunicado oficialmente. "No vamos a empujar a nadie a irse ya que el míster está contento con la plantilla, pero si se va un jugador, vendrá otro porque el equipo no se va a quedar debilitado", asegura el director deportivo, quien, además, insiste en que estarán "atentos" por si surge también alguna oportunidad irrezachable en enero.

Y todo ello sin otro objetivo por ahora que la salvación: "El equipo hasta ahora ha estado bien y no tenemos por qué pensar que vaya a venir un bajón. Hay que disfrutar del momento, pero sería un error mirar arriba porque hay equipos de la zona baja con mucho capital que se van a reforzar y la segunda vuelta va a ser mucho más dura, y si miramos mucho arriba la torta será mayor", advierte.

De momento, la única salida confirmada es la del delantero Boris Cmiljanic y siempre en forma de cesión. El montenegrino, que llegó en verano del filial del PSV holandés y tiene contrato hasta 2019, solo ha jugado 105 minutos en Liga y 241 en la Copa y aún no ha marcado. Pese a ello ha dejado "muchos detalles" y por ello el club mantiene la "plena confianza" en su proyección. Sin embargo, creen que con 20 años "necesitamos que los minutos que no tiene aquí los tenga en otro club a ser posible de España para que vuelva en verano con las mismas ganas", explica Arantegui. Y aunque han recibido llamadas incluso de algún club de Segunda interesado, la idea es buscarle acomodo en un filial o en un equipo puntero de Segunda B donde se los puedan garantizar.

Ni Naranjo ni Asdrúbal

Una vez se firme la salida de Cmiljanic, el club aceleraría para traer a otro delantero. Los rumores del mercado de invierno ya han situado en la órbita del club azulgrana a algunos puntas como Naranjo (Celta de Vigo) o Asdrúbal (Las Palmas), pero ninguno de ellos parece ser una opción.

En el capítulo de posibles entradas, se ha reactivado la opción del exazulgrana Lluís Sastre, que estuvo a punto de llegar en agosto con un contrato de tres años, pero finalmente el técnico del Leganés dio al traste con la operación. Lalo Arantegui recalca que el balear no es una "necesidad imperiosa", sino que su fichaje sería más "una oportunidad de presente y de futuro de un jugador contrastado con un nivel muy por encima de la categoría". Por ello, si el futbolista mantiene su deseo de regresar por encima de ofertas de otros clubes importantes, el Huesca iría para adelante.

Una vuelta mucho más complicada sería el de Fran Mérida, que ha vuelto a tener minutos en Osasuna. Aun así, tampoco se descarta definitivamente "porque el club está bien situado económicamente y no vamos a dejar pasar las oportunidades", recalca.

En el capítulo de salidas, como ya ha dejado claro el presidente Agustín Lasaosa, el club descarta a Samu. Y el director deportivo lo ratifica. "En el mercado de enero es imposible que salga porque tiene una cláusula de rescisión prohibitiva incluso para Primera. Él está a gusto aquí y cuando llegue el verano, como ha ocurrido con otros, trataríamos de cerrar acuerdos con todos los jugadores que tengan ofertas de un club superior, siempre con un precio justo", subraya.

Y aparte de entradas y salidas, el club continúa trabajando para apuntalar un proyecto que, de momento, ya cuenta con 16 jugadores con contrato para la próxima campaña. Tras las renovaciones de Alexander y Brezancic, la SD Huesca quiere sumar a esta lista a Gonzalo Melero y Álvaro Vadillo, que acaban contrato en junio. En el primer caso, se está a la espera de que el Real Madrid ejecute o no la opción preferencial que tiene por el jugador. En el segundo, existe una cláusula para ampliar un año más. De confirmarse ambos casos, la plantilla de la 2017/2018 estaría casi cerrada a falta de 3 o 4 "retoques".

Etiquetas
Comentarios