Despliega el menú
Deportes

Que nadie te quite la ilusión

Fahd Abbou, el árbitro de 18 años que fue brutalmente agredido el 11 de diciembre, valora el apoyo recibido por clubes como el Athletic y el Zaragoza, y por árbitros de élite.

Fahd Abbou El Mourabit posa en Casetas con las camisetas que le han regalado Clos Gómez y el Real Zaragoza.
Que nadie te quite la ilusión
Aránzazu Navarro

De las situaciones más funestas pueden extraerse las consecuencias más edificantes. Una afirmación que corrobora Fahd Abbou El Mourabit, el árbitro de 18 años que el pasado 11 de diciembre fue brutalmente agredido en el partido de Primer a Regional entre el Miralbueno y el San Juan. Once

días después, y a pesar de que el susto todavía martillea su memoria, encara el futuro con optimismo y disfrutando de las experiencias vividas a raíz del incidente.

"Dentro de lo malo, intento sacar las cosas buenas. Y, después del cariño que he recibido, quiero decir que tengo más ganas que nunca de seguir con mi carrera arbitral", proclamaba ayer en su domicilio familiar en Casetas.

Sobre la cama, la bolsa todavía por deshacer, tras regresar de la escapada de dos días a Bilbao, donde fue invitado por el Athletic Club para visitar la ciudady para asistir al partido que el lunes disputaron el club vasco con el Celta de Vigo. "Recibí una llamada del portero Gorka Iraizoz, que me dio muchos ánimos. Y poco después me cursaron una invitación para ir al partido junto a mi hermano Mohammed y un amigo. Nos lo pasamos genial", relata con gratitud.

Una aventura que le ha recargado el depósito de alegría. "Visitamos el centro y me gustó especialmente el Museo Guggenheim. Pero lo que más me impactó fue el nuevo estadio de San Mamés, que se ilumina por fuera y cuyo interior es una maravilla. Siempre estaré agradecido", prosigue.

El Real Zaragoza también ha sido sensible con su historia y, tras regalarle la camiseta roja de la presente campaña, tiene previsto invitarle junto a su familia al próximo encuentro en La Romareda el domingo 8 de enero contra el Girona. "Recibir estas muestras de cariño es importante para superar los malos momentos. Me he sentido muy acompañado durante unos días que han sido muy extraños y diferentes respecto a lo que estaba acostumbrado", aduce.

El colegiado internacional aragonés Carlos Clos Gómez se ha erigido en otro apoyo fundamental. "Primero me llamó, y después vino a verme a Casetas. Me contó que él también las había pasado canutas por situaciones muy graves mientras pitaba. Y me dio una camiseta que utilizó en la pasada Liga y otra en la Champions, además de unas tarjetas oficiales", rememora. En la primera de esas prendas le escribió: ‘Que nadie te quite la ilusión. Mucho ánimo’. Unas palabras que, a buen seguro, le transmitieron otros trencillas que contactaron con él: Mateu Lahoz, López Amaya y Jaime Latre.

El interés que generaron las imágenes de la agresión, han colocado a Fahd en una primera línea mediática agotadora. Por su hogar pasaron las cámaras de TelevisiónEspañola, Aragón TV, Antena 3, La Sexta, Cuatro y Tele 5. "Cuando me veo por la tele me siento un poco raro. Pero lo he hecho lo mejor que he podido. He atendido a cuantos medios lo han solicitado. Pero ya tengo ganas de volver a la normalidad en cuanto acaben las fiestas navideñas", solicita. Una normalidad que pasa por las clases de Grado Medio de Chapa y Pintura.

El último vértice es el judicial. La pasada semana se presentó la preceptiva denuncia contra el agresor, Chouaib Rhanim. Ahmed, el padre de Fahd, lo tiene claro. "Queremos que la Justicia se aplique con rigor. Podrían haber matado a mi hijo y hay que ser estrictos", concluye.

Etiquetas
Comentarios