Deportes

Un zaragozano triunfa enseñando fútbol en Kuwait

Luis Aragón forma parte desde agosto de la academia del Kazma SC de Kuwait, un país marcado por el calor extremo, la religión y el poderío económico de la población autóctona.

Luis Aragón el día de la firma de su nuevo contrato con el Kazma SC de Kuwait.
Heraldo.es

Zaragoza y Kuwait están separados por más de 6.000 kilómetros. Una larga distancia que el zaragozano Luis Aragón ha unido a través del balón. Porque el balón y su pasión por el fútbol han hecho que este aventurero del deporte se lleve hasta el país del golfo Pérsico, concretamente a la capital que lleva su nombre, a su mujer y a su hija.


Desde el pasado mes de agosto, Luis Aragón forma parte de la prestigiosa academia de fútbol del Kazma SC de Kuwait y está instalado junto a su familia en un entorno muy distinto al español, marcado por las extremas temperaturas que se viven en el día a día durante todo el año y por una cultura que gira alrededor de la religión musulmana. Para el zaragozano es su cuarta experiencia lejos de España en los últimos seis años tras pasar por Italia, Azerbaiján, Kirguistan y Eslovenia.


En Kuwait, Aragón está focalizado en la formación y captación de futbolistas para las categorías inferiores. "Dentro de la estructura de la academia estoy implantando una misma idea de trabajo para los entrenadores, en formación constante y en seguimiento sobre los jugadores. Directamente superviso la primera de etapa, desde la escuela hasta el U-13", explica el zaragozano desde Kuwait.


El Kazma es considerado uno de los clubes más punteros del país, pero actualmente está atravesando una etapa con irregulares resultados. Y ahí entra la mano de Luis. "El Kazma es uno de los tres mejores clubes de Kuwait. Es de los equipos que mejores jugadores ha tenido en su academia pero ahora llevan varios años con peores resultados y para eso estamos trabajando, para volver a formar jugadores para el primer equipo", comenta el técnico aragonés.


(Luis Aragón, en un partido con el Kazma SC de Kuwait).

El día a día de Luis comienza temprano. El calor (con 40 grados desde primera hora) marca tremendamente los horarios del país, donde los colegios arrancan a las 7.30. "Debido al calor en la mayor parte del año (ahora tenemos dos meses de invierno y las temperaturas son más bajas con respecto a los 50 grados que se alcanzan en el verano ), los colegios internacionales comienzan a las 7.30 para evitar las horas de máxima temperatura. Madrugamos mucho para llevar a nuestra hija al colegio y luego hasta el mediodía aprovechamos para ir a comprar o para disfrutar del tiempo libre", comenta Luis, que subraya que la colonia de españoles en la capital kuwaití es "importante" y que la mayor parte del ocio se disfruta en centros comerciales.

Aire acondicionado gratis y cinco rezos al día

"La vida se hace donde hay un buen aire acondicionado (el gobierno paga la factura de la energía eléctrica para todos los ciudadanos). Entre el coche, la casa y los grandes centros comerciales se pasa el día. Por eso, se echa de menos la vida en la calle como en España", afirma. Las tardes y los fines de semana, con la habitual rueda de partidos de las categorías inferiores, las dedica a su trabajo en el Kazma.


También sorprende Kuwait, según relata el aragonés, por su cultura tremendamente religiosa, siendo el punto central en el día a día. "El árabe es de religión musulmana en su totalidad. Su vida gira en torno al rezo, con cinco veces diarias. Se para cualquier actividad. Incluso cuando entrenamos, se detiene el trabajo para que puedan rezar unos minutos. Su indumentaria típica es el burka en las mujeres y la chilaba para los hombres", describe.


De los tres millones de habitantes con los que cuenta Kuwait, dos son extranjeros, un dato que perjudica el sentimiento de pertenencia hacia los clubes deportivos. "Es un país muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Para la gente extranjera, no existe vinculación con el deporte y los locales tienen otros modelos de ocio. La liga inglesa y la española son las que tienen más seguimiento, pero el fútbol local (actualmente sancionado por la FIFA por un asunto de legislación deportiva) necesita todavía de un empujón mediático", relata.


Y, el kuwaití local, ¿cómo es? "Es una persona adinerada que vive en grandes mansiones rodeada de toda la familia. Ocupan grandes cargos en puestos públicos, son familias numerosas con chófer y niñeras", señala. La vida es cara pero el depósito del coche se llena por 9 euros. Y, hablado de coches, Luis recalca lo mal que se conduce en el país. "Lo peor es el tráfico. Son todo coches de alta gama conducidos por gente muy irresponsable. No hay leyes en la carretera y no entienden de seguridad", lamenta.


De momento, terminará la temporada en Kuwait y, más tarde, el destino dirá. Después de haber pasado por Italia, Azerbaiján, Kirguistan y Eslovenia en los últimos seis años y de haber visitado más de 15 países en este periodo -lo califica como una "grandeza en la vida personal"-, Luis asegura que ahora mismo sus opciones de continuar vinculado al balompié pasan por "trabajar fuera de España". Solo el tiempo lo dirá. Mientras tanto, disfruta junto a su familia de la forma de vida de un país diferente gracias a su gran pasión: el fútbol.

Etiquetas