Despliega el menú
Deportes

De pesca en La Cubierta de Leganés

Eloy Iglesias, con el cinturón de campeón de España del peso ligero que ganó el pasado 16 de julio, en la pescadería familiar.
De pesca en La Cubierta de Leganés
Aránzazu Navarro

Eloy Iglesias Muñoz tiene grabada a fuego una conversación que mantuvo con su padre siendo adolescente: "Me dijo que siempre me esforzara hiciera lo que hiciera". Cuando terminó de estudiar en el colegio, su "jefe" le reclutó para el negocio familiar, la pescadería que se levanta en el barrio de Santa Isabel. Y se empeñó en conocer el negocio. Pero su corazón y sus puños volaban en el cuadrilátero del gimnasio Kiobox, donde con 11 años empezó a dar forma a su sueño infantil: ser campeón de España.

Con 26 años, Eloy Iglesias es el presente del boxeo aragonés, un deporte que ha regalado a la Comunidad grandes figuras. La última perla se ha hecho un nombre en el cuadrilátero nacional y esta noche aspira a engalanar el ‘santuario’ que ha levantado su progenitor en el centro de trabajo. Allí se guarda el cinturón que alzó el pasado 16 de julio en Casetas, cuando Eloy Iglesias padre le organizó el Campeonato de España del peso ligero. Un sueño hecho realidad. Honor que defiende esta noche (21.30) en el templo del boxeo, La Cubierta de Leganés, otro deseo de su juventud, donde se encontrará con el asturiano Pablo Fuego.

En la avenida Estudiantes se dibuja la fachada de Pescados Iglesias, donde lubinas, merluzas, almejas y cigalas comparten protagonismo con los recuerdos que forran las paredes de un despacho y que cuentan la historia del campeón. Una foto en blanco y negro de un chico de 13 años, vestido con un calzón blanco y con pose que anuncia maneras. Fue su estreno, una exhibición en Utebo. "El chico practicaba kárate en el gimnasio Kiobox; vio la sala de boxeo y se metió a probar. Ya no salió del ring", evoca el padre, mientras recorre con el dedo las imágenes: "Esta es del Campeonato de España cadete en Lanzarote, con 15 años, su debut oficial y con la edad mínima. Con el equipo olímpico español estuvo dos años concentrado, de los 16 a los 18, y supuso una gran experiencia. Allí creció a nivel internacional. Sus primeros guantes, los carteles de los combates amateur... En la nave de distribución de La Cartuja tenemos un salón enorme dedicado a el".

José Ramón Escriche, nombre propio en el cuadrilátero aragonés, empezó a pulir un diamante. Vio que aquel niño tenía garra y buenas maneras: le enseñó a desplazarse, a saltar, a mover los pies, a esquivar los puños. Con la mayoría de edad en su carnet, el zaragozano se convirtió en el púgil español más joven en poseer una licencia profesional y en demostrar el ascenso: fue un 3 de octubre en Movera. "A partir de ahí, Eloy ha ido creciendo, pero con los pies en el suelo. Es pescatero, sabe cortar, hace de todo. En el mundo del boxeo, como en todos los deportes, tienes una edad y se acaba. No se gana para decir que me mantengo toda la vida. Gracias a Dios tenemos un negocio... Pero su ilusión es ser campeón. Esperemos que lo revalide y pensaremos en cotas mayores: Europa, un Mundial...", narra Eloy padre.

El rostro de Eloy boxeador se ha ido endureciendo con el paso de los años. Así lo reflejan las fotos que ilustran los carteles. "Mi padre me dijo: “Si no estudias trabajas, y si no trabajas te dejo hacer el deporte que quieras”. Nunca me ha atado. Siempre me ha dado libertad, quizá demasiada. Solo me ponía una condición: que me esforzara. Y lo he llevado a rajatabla", admite el deportista, que se maneja "con igual arte" preparando el pescado que lanzando los puños. "Me encanta mi trabajo. En el boxeo, la gloria es efímera. Y llega la cruda realidad. Hay que asegurarse el futuro", reflexiona el cabeza de cartel de la velada de esta noche.

Nueva etapa con MG BoxSpain

Eloy alza la vista y la detiene en la imagen de Javier Castillejo, al que vio boxear en La Cubierta de Leganés con 13 años. El mismo escenario donde hoy espera saborear la gloria. "Soñaba con pelear allí. Es como si un jugador de fútbol juega en el Santiago Bernabéu. Es lo más y, para mí, un orgullo", resalta. Tras la consecución del cinturón nacional inició una nueva etapa profesional que supuso el fin de su relación con José Ramón Escriche y el fichaje por el promotor MG BoxSpain. "Me daban otro tipo de condiciones que en Zaragoza no me podían ofrecer. Tengo mucho cariño a mi exentrenador, pero estoy obligado a mirar por mí y tirar hacia delante", reconoce.

El aragonés ha preparado durante estos cinco meses la defensa del título en Madrid tutelado por Fernando Urbina, con un exigente calendario en entrenamiento y triples sesiones de sparring a la semana con Ruddy Encarnación, que está en la carrera hacia el cinturón de la Unión Europea. "Estoy concentrado, fuerte psicológicamente y muy motivado para darlo todo y salir ganador", detalla Eloy Iglesias.

En La Cubierta se podrá ver una atractiva pelea que se prevé larga y dura. "Mi hijo es estilista, muy rápido de manos y con mucha cintura. Es muy difícil pegarle. Él prefiere un rival fajador, de los que tiran hacia delante fuerte, no estilista como él", afirma el padre, que estará en las gradas empujándole con sus gritos. No faltarán sus hermanas Diana y Cristina, y su madre Ana, a la que los nervios le impiden verle en acción. Su novia Marta Fernández, a la que pidió matrimonio en la lona cuando se proclamó campeón en Casetas. Y un centenar de aficionados que esperan ondear la bandera aragonesa por todo lo alto. "Quiero agrandar el historial y escribir una bonita página para Aragón. Ha llegado mi momento", concluye.

Etiquetas
Comentarios