Despliega el menú
Deportes

Una vida en la élite

Ángel Vicioso pedalea hacia sus 40 años. El ciclista de Alhama de Aragón está concentrado en Calpe (Alicante) para preparar su 19ª temporada como profesional.

Vicioso defiende por sexto curso los colores del Katusha
Una vida en la élite
Phillip Martens

Pocos corredores pueden presumir de haber consumido casi media vida en lo más alto del ciclismo. Ángel Vicioso es uno de los escogidos. Testigo cada año de un pelotón que pierde unidades, el deportista de Alhama de Aragón exhibe la mejor de sus sonrisas dentro de él. El aragonés pedalea hacia sus 40 años (13 de abril), 19 en la élite profesional. "Qué barbaridad, casi nada. Pero me encuentro muy bien, como el primer día, sin saltarme ningún entrenamiento", asegura Vicioso, que descansa desde ayer en Calpe concentrado con el equipo Katusha, al que está vinculado desde 2011. Hasta el 9 de diciembre convivirá con sus otros 26 compañeros en la localidad alicantina (el 3 de diciembre se presenta la escuadra en Benidorm), para iniciar una pretemporada que aún no tiene dibujada su hoja de ruta completa, aunque sí sabe que el 7 de enero parte hacia Australia, donde estará en la línea de salida del Tour Down Under, la prueba que abre el calendario UCI World Tour. "Es lo único que tengo confirmado. Desde 2003 no iba a Australia. Me sabe mal por la familia, porque voy a estar bastante tiempo fuera, pero también evito el frío de España", afirma Vicioso.

Los primeros paseos con su padre con Alhama siendo un niño; su debut competitivo en una carera en Alcorisa con 12 años, donde acabó segundo; su primer campeonato, el de Aragón, que ganó en su pueblo... Ángel Vicioso nunca pensó que llegaría a lo más alto. Y que un equipo profesional se fijara en él. "Surgió", reconoce. En 1999 ficha por el Kelme Costa Blanca. "Fueron años muy bonitos, que me sirvieron para aprender el oficio y para dejarme guiar por personas que sabían de esto como Escartín… Ahora mantengo la misma ilusión y motivación que entonces", evoca Vicioso.

Kelme (1999-2002), ONCE (2003), Liberty Seguros (2004 y 2005), Astana (2006), Relax (2007), LA-MSS (2008), Andalucía Caja Sur (2009 y 2010), Androni Giocattoli (2011), Katusha (2002-2016)... El internacional ha celebrado con todas las formaciones éxitos. Con un tercer puesto en el Gran Premio Miguel Indurain, el 1 de abril de 2000, empezó a dar forma a un palmarés en el que ha disputado 16 grandes vueltas (Vuelta a España, Tour de Francia y Giro de Italia), 24 clásicas y celebrado 19 victorias como profesional, además de sumar podios en distintas carreras (976 figuran en su currículum).

"Ha pasado rápido, muy rápido. Diecinueve temporadas, es que ni me lo creo… Todavía recuerdo los nervios del debut, de las primeras pruebas... Somos muchísimos ciclistas y pocos pueden decirlo. Es para estar satisfecho y así lo siento. El día que deje la bicicleta voy a poder decir: Qué orgulloso estoy de lo que he hecho", explica el de Alhama, que le pide a las Navidades una temporada "sin contratiempos". El aragonés ha soportado en sus carnes la cruz de las lesiones, y no quiere encadenar largas raciones de hospital como en el pasado, que le obligaron a padecer frenazos forzosos: "Solo pido que no haya caídas, que me respete la salud. Lo demás ya lo pongo yo: entrenamientos y sacrificio".

Vicioso inicia su sexta campaña defendiendo los colores del Katusha-Alpecin suizo (antes con licencia rusa). Un curso "especial" ya que ha perdido al "mejor compañero y amigo", Joaquim ‘Purito’ Rodríguez, quien anunció su retirada pero que se reengancha en el proyecto del Bahrain–Merida. "Va a ser un poco extraño. Siempre he trabajado para Purito, me he vaciado por el líder. Ahora seguro que habrá otro compañero al que ayudar, aunque me gustaría estar un poco más libre para poder aspirar a ganar alguna prueba", afirma el veterano corredor, que aspira a que su nombre aparezca en la lista de corredores para el Tour y la Vuelta a España, que no corrió este año. "Me gustaría sacarme la espina", reconoce Ángel Vicioso, volcado en su proyecto más personal dando nombre al grupo de jóvenes promesas de la Escuela Ciclista Zaragoza, club que se ha convertido en un referente de este deporte en Aragón. "Estoy muy motivado y volcado. Ya tenemos en maillot y dentro de poco lo presentaremos. A ver si el próximo año podemos conseguir que se unan muchos niños", desea Vicioso. Un 2017 que no quiere que suene a su despedida profesional: "Me gustaría seguir. Todo dependerá de cómo vaya. Si me encuentro bien... querría continuar. Aún tengo cuerda", concluye entre risas.

Etiquetas
Comentarios