Despliega el menú
Deportes

Reto mundial de 100 kilómetros

El domingo se celebra el Mundial de veteranos de 100 kilómetros en Los Alcázares, con la presencia de la bilbilitana Lurdes Chávarri y del zaragozano Jesús Arroyo.

Lurdes Chávarri llegando a la meta en una prueba.
Lurdes Chávarri llegando a la meta en una prueba.
HA

Lurdes Chávarri y Jesús Arroyo se enfrentan este domingo a un reto mundial de ultrafondo. La bilbilitana y el zaragozano forman parte del equipo nacional de veteranos que buscará en Los Alcázares (Murcia) firmar su mejor actuación en el Campeonato del Mundo de 100 kilómetros. Una distancia mayúscula pero que no asusta a los protagonistas, que se estrenan en esta competición.

Con "algunos nervios". Así se encuentra la atleta de la Asociación Deportiva Jalón, Lurdes Chávarri, quien no dudó en participar al conocer que se celebraba en España, país que alberga la prueba por segunda vez. Y con un ambicioso reto: bajar su marca de 9 horas y 39 minutos. "La primera vez que corrí 100 kilómetros fue hace tres años, e hice 10 horas y 45 minutos; en un par de años he bajado una hora", explica esta profesora de Primaria natural de Alfaro y afincada en Calatayud, que ha participado en el Nacional absoluto y de veteranos, sumando podios en su categoría F40.

Chavarri lleva desde el verano preparando la cita con su entrenador, Rafael Velasco, el presidente de la AD Jalón, Alberto Giganto, y sus compañeros del club. "Voy hasta Terrer y Valtorres, vuelvo hacía Paracuellos de Jiloca y Maluenda y, dependiendo de la distancia prevista, la hago una o dos veces", detalla la fondista, que está preocupada por la "humedad" que se registre el día de la carrera. "Son diez vueltas a un circuito llano, a nivel del mar. Tiene buena pinta y no hay mucho desnivel", comenta la deportista, que se enganchó al atletismo cuando un día le acompañó a su hermana a correr. "Para mí hace menos de diez años esto era algo impensable. Ahora voy a tener la oportunidad de estar con los mejores del mundo en esta disciplina", confiesa.

Su profesión le permite sacar tiempo para entrenar. Sus alumnos le animan cuando se la cruzan entrenando por la ciudad y se siente muy querida y arropada por ellos y por los compañeros de su club. Venancio Navarro, otro bilbilitano, estará con ella el domingo. Será quien le eche una mano en los avituallamientos, y su apoyo moral y psicológico.

Con "mucha tranquilidad" aborda los 100 kilómetros el zaragozano Jesús Arroyo, un hombre inquieto, "hiperactivo", que ama el atletismo y todo lo que le rodea. "Mi ilusión es bajar de las nueve horas para poder entrar en una buena posición del ranquin. No compito con nadie y esto es una aventura, atractiva por la convivencia con los compañeros y lo que te aporta la experiencia", señala Arroyo, que el año pasado se colgó el oro en el Nacional de veteranos (M55) y posee un registro de 9h14. El fondista del Running Zaragoza ha hecho de todo en el mundo de deporte.

Profesor de Educación Física, organizador de carreras extremas y de los clásicos ‘pollos’, preparador físico, locutor –"o charrín como decimos"–... Hombre entregado a la ayuda y cooperación a través de Unesco Aragón. Arroyo aún saca tiempo para competir. "Hay que dosificar y saber a qué te enfrentas. La cabeza es lo más importante para llegar a meta", concluye el atleta aragonés.

Etiquetas
Comentarios