Despliega el menú
Deportes

Íñigo López: "Si miramos más allá del día a día podemos caer en una trampa"

El central riojano entiende la ilusión de la afición, pero resalta que el equipo solo se marca el objetivo de los 50 puntos. "Entonces será el momento de tener ambición", destaca.

Íñigo López, que volvió a jugar mes y medio después, no quiere enredarse en la euforia.
Íñigo López: "Si miramos más allá del día a día podemos caer en una trampa"
Verónica Lacasa

Tercera semana de la SD Huesca ocupando puestos de ‘play off’. Esto ya no es una casualidad.

No, pero hay que estar tranquilos. El año pasado estuvimos abajo todo el año y sufrimos mucho, y evidentemente estar ahora arriba es positivo para todos, pero miras la clasificación y ves que está todo muy comprimido. Del primero al último hay pocos puntos y no podemos confiarnos ni dejar de pelear, igual que hizo el equipo en Vallecas, porque es una de las ligas más apretadas que me he encontrado en mi carrera.

Con 2-1 y un jugador menos ante el Rayo pocos creerían en remontar, pero el vestuario sí lo hizo.

Era complicado. Después del penalti y la expulsión, el 1-1 al descanso era un buen resultado. Sabíamos que lo principal era defender el punto sin renunciar a tener alguna ocasión en estrategia o en una situación puntual. Con el 2-1, lo normal es que la gente pensara que el partido estaba medio acabado y que no íbamos a remontar, pero tuvimos dos o tres ocasiones y esta vez tuvimos suerte de que una entró.

Van dos remontadas y media, con lo que les costó el año pasado lograr una. ¿Qué ha cambiado?

El año pasado se ascendió muy tarde, hubo solo dos semanas de vacaciones y se empezó la liga con casi diez jugadores venidos en la última semana. Este año, en cambio, se ha trabajado desde el principio con la base y eso creo que es importante para asimilar las ideas del club y del entrenador. La temporada pasada nos costaba mucho cuando nos poníamos por detrás, pero la buena dinámica que tenemos ahora te da la confianza para saber que los partidos se pueden sacar adelante trabajando y corriendo.

¿Qué tanto por ciento de culpa tiene Anquela en todo esto?

Elevado, porque es quien dirige la nave. Yo siempre digo que a un cocinero le das los mismos ingredientes que a otro y no te cocinan el mismo plato. Nos ha metido la idea de no pensar más allá del siguiente partido y sobre todo la de dejarnos el alma porque en presupuesto no podemos competir con muchos equipos de la liga.

El míster acaba de cumplir su primer temporada completa en la SD Huesca. ¿Ha cambiado su forma de trabajar ahora que están en la zona alta de la tabla?

No, sigue siendo el mismo. El año pasado se pasó mal y él estuvo varias veces en el alambre porque ya se sabe que al final los resultados mandan. Ahora ha tenido tiempo para trabajar y sigue tranquilo y con la misma filosofía.

Un mes y medio después volvió a jugar el domingo en Vallecas para sustituir a Jesús Valentín. ¿Le ha lastrado mucho la lesión del final de la temporada pasada?

Es evidente. Hice una pretemporada muy suave y tuve que entrar muy pronto por la lesión de Carlos David, cuando aún estaba cogiendo la forma. Y por qué no decirlo, ya no soy un chaval de 25 años y me costó. Aun así, me doy por satisfecho porque para el ritmo que tenía, pude ayudar al equipo en cuatro partidos. He vuelto otra vez por culpa de la lesión de un compañero y no es lo más agradable, pero ahora estoy en mejores condiciones.

Casi cada semana hay un jugador tocado. ¿Puede ser porque haya más exigencia este año?

Es verdad que se están dando pequeña lesiones, pero no creo que sea por una mala planificación médica ni por una mayor exigencia, porque se controlan mucho las cargas. Llevo muchos años en el fútbol y por la experiencia que tengo al final son casualidades.

¿Quién se hubiera imaginado que en la jornada 16 se iba a poder luchar por la segunda plaza?

Es normal y es bueno que la gente se ilusione y lo disfrute, y ojalá viéramos alguna vez al Huesca en Primera, pero no podemos relajarnos. El Mirandés vino aquí segundo y después de perder contra nosotros no ha levantado cabeza. Como club pequeño y como ciudad pequeña, tenemos que fijarnos en el espejo de esos equipos y saber que si miramos más allá del día a día y del siguiente partido podemos caer en esa trampa. Cuando logremos los 50 puntos será el momento de tener ambición y de mirar más arriba.

¿Firmaría cerrar la primera vuelta de la liga con 30 puntos?

Yo solo firmo ganar al Girona y que no tengamos lesionados ni percances. No me marco objetivos a largo plazo salvo el de llegar a los 50 puntos pronto.

Etiquetas
Comentarios