Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Toque de atención de Anquela

El técnico advierte de que no se está entrenando al máximo, "y eso es un lujo que no nos podemos permitir". Los azulgranas tienen una difícil visita al Getafe, al que el entrenador considera "el mejor equipo de la categoría".

Anquela contempla un entrenamiento de sus jugadores junto a Adrián Mallén, entrenador de porteros del equipo.
Anquela contempla un entrenamiento de sus jugadores junto a Adrián Mallén, entrenador de porteros del equipo.
Verónica Lacasa

"No hemos entrenado al 100%, y si no lo hacemos no vamos a competir, y si no competimos, no ganaremos a nadie", así de claras son las cuentas para Juan Antonio Anquela, entrenador del Huesca, que ayer se mostró visiblemente enfadado con su plantilla en la sala de prensa de El Alcoraz, desde donde les dio un toque de atención. "Nosotros tenemos que dar el máximo cada día, porque si no lo hacemos somos un equipo vulgar, y si no nos enteramos de esa premisa, vamos por mal camino", sentenció el técnico azulgrana.

Si en algo ha insistido Anquela en cada comparecencia es en que el ritmo de la Segunda no permite relajación, y ayer lo volvió a hacer, ante los medios en sala de prensa, y minutos antes a los propios jugadores en el campo de entrenamiento de la ECA. "Hemos recibido siete goles en menos de una hora. Cada vez que el equipo se ha desconectado, lo ha pagado. En Sevilla, en Mallorca... Y lo que me cuentes a partir de allí, es mentira. Si entrenamos mal, regalamos, y nosotros no podemos regalar absolutamente nada", afirmó, aunque después al interrogarle sobre si esa relajación de algunos de sus hombres se traduciría en cambios en el once que saltará mañana de inicio en Getafe, Anquela quiso quitar hierro al asunto. "Tendría que buscarme un equipo nuevo", bromeó, para añadir que lo único que pide a sus jugadores es que no se engañen respecto a la exigencia de la Segunda División.

Porque para vencer al Getafe, al que Anquela considera "el mejor equipo de la categoría", la exigencia es total. "Tenemos que ser perfectos, porque si no lo somos, no tenemos nada que hacer. Es un equipo recién descendido, que ha fichado bien y ha acertado con el entrenador". Y es que desde que Bordalás llegara al banquillo madrileño, el equipo ha mostrado un cambio radical, después de un inicio dubitativo que llevó a Esnáider a convertirse en el primer entrenador destituido esta campaña.

"Tienen muchos jugadores de calidad, que en tres semanas, como si les hubieran tocado con una varita mágica, han empezado a correr y trabajar, y eso son palabras mayores", comenta el entrenador del Huesca, que ve en su rival de mañana un candidato al ascenso. "Su entrenador subió a un equipo a Primera el año pasado, y este lo volverá a hacer si las cosas se desarrollan con normalidad, aunque está claro que en el fútbol la normalidad no existe", añadió Anquela.

Regularidad como visitantes

Por ahora los azulgranas están cumpliendo con nota en su feudo, donde el pasado sábado se impusieron al Mirandés por 3-0. Por tanto, la asignatura pendiente del Huesca es alcanzar algo de regularidad también lejos de El Alcoraz. "Hemos ganado en campos más difíciles", dice Anquela ante la posibilidad de mejorar sus números como visitante en el Coliseum Alfonso Pérez, para volver a insistir en que eso solo será posible "siendo un buen equipo de fútbol, trabajando con paciencia y compitiendo".

El entrenador del Huesca volverá a tener que dibujar un nuevo once en su pizarra, ya que en lo que llevamos de campaña, las lesiones le han impedido repetir equipo titular, y mañana no será una excepción. La baja de Carlos David respecto a la última convocatoria le obligará a componer una nueva defensa, en la que Valentín se perfila como titular, después de sustituir al extremeño tras su lesión el pasado sábado en el minuto 6 de juego. Ante estas circunstancias, Anquela apuesta por la resignación. "Claro que me gustaría que la situación fuera otra, pero no se puede, y tenemos que estar preparados para que salga el que salga, lo haga bien. Lo único que podemos hacer es poner la cabeza en modo partido, concretamente en modo partido de Segunda División". Y en esa forma, dice el entrenador, "no cabe la euforia".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión