Deportes
Suscríbete por 1€

Diego Rico "El sábado es la primera de las cinco finales"

Diego Rico y su reflejo, ayer en la Ciudad Deportiva.
Diego Rico y su reflejo, ayer en la Ciudad Deportiva.
Aránzazu Navarro

Le veo sonriente...

Estoy ilusionado. Estamos al final del camino. Y, lo reconozco, estoy ilusionado, creo en el ascenso Real Zaragoza.

Y lo manifiesta sobre el campo. El domingo se me pusieron los pelos de punta. Minuto 93, todo el mundo fundido en el campo, y usted se pega un eslalon de área y área. Y no marcó gol de milagro...

Esa fue la pena, no meter gol. Yo también estaba cansado. Llegué sin fuerzas para rematar. Fue una lástima. Hubiera sido bonito. Pero llegué agotado al remate. Se me subieron los gemelos y todo...

No vea usted cómo vibraba La Romareda con su galopada...

Sí, sí, sí, lo sé... Estoy jugando con mucha confianza. Uno siempre rinde más cuando juega con confianza. Y yo estoy jugando con mucha confianza. La confianza me la han dado todos los entrenadores que he tenido.

Todos son los últimos cuatro entrenadores del primer equipo del Real Zaragoza.

Sí, sí. Desde Paco Herrera, hasta después Víctor Muñoz, Ranko Popovic y Lluís Carreras.

Cuatro técnicos tan diferentes en fondo y forma, y todos coinciden en una idea: en el Real Zaragoza deben jugar Diego Rico y 10 más.

Bueno, dicho así... (sonríe). El caso es que me han puesto y yo se lo agradezco mucho. E intento devolverles la confianza.

Sin embargo, sus comienzos en el club no fueron sencillos...

Se fijó en mí Ander Garitano y me fichó para el Zaragoza. Vine a Zaragoza desde Burgos en edad juvenil. Solo tenia 17 años. Empecé a jugar en el equipo juvenil y al cuarto partido me lesioné. Me rompí el peroné. Estuve cuatro partido de baja.

Pese a ser un recién llegado, Esnáider confió mucho en usted.

Sí, le estoy muy agradecido. Acababa de llegar al club apostó por mí y me subió al filial. También le estoy agradecido a Mauri, que me entrenó en el juvenil. Fue un año durísimo en Segunda B. Al final, nos logramos salvar en la promoción. El año siguiente fue muy duro. Bajamos a Tercera y contaron muy poco conmigo.

Pero su trayectoria dio un viraje radical en semanas.

Acabábamos de descender a Tercera, llegó Larraz al filial y Paco Herrera me citó en pleno verano para el partido de las peñas. A partir de entonces, estoy jugando con el primer equipo.

Además, ahora con el apoyo unánime de La Romareda.

Se nota cuando uno se encuentra a gusto, y yo estoy a gusto.

¿Sabe que es el jugador que más minutos ha jugado en la actual temporada?

Sé que juego todos los días.

Exactamente, 3.420 minutos.

Por ahí debe de ir. He jugado todos los partidos. Solo he faltado en los dos partidos en que estaba sancionado por tarjetas, ante el Nástic de Tarragona y el Huesca, y cuando estuve lesionado, ante el Mirandés.

Estuvo lesionado y, sin embargo, demostró que sabe soportar muy bien el dolor.

Sufrí una elongación y decidimos parar. Es mejor parar una semana que estar toda la temporada tocado.

Titular indiscutible y en gran forma, ¿sabe que dentro de apenas 20 días podemos estar pegando saltos por el ascenso?

Ese es el objetivo. Pero hay que ir pasado a paso. Van a ser cinco finales. Y el sábado es la primera de las cinco finales. En este momento, tenemos que estar centrados en hacer el mejor partido posible con el Llagostera.

¿Qué diferencias observa sobre la pasada temporada?

El año pasado el equipo se hizo en apenas 15 días. Pese a todos esos problemas de tiempo, nos logramos meter en la promoción y no ascendimos por cinco minutos. Este año ha habido más tiempo, además de posibilidad de reforzarte en enero, que también es muy importante. La plantilla era corta, pero la hemos completado muy bien. Se han doblado posiciones. Eso es fundamental para afrontar lesiones y sanciones, además de para crear competencia, algo muy importante.

¿Ha pensado en los posibles rivales de la promoción?

En lo que pienso es en ganarle al Llagostera para acabar cuarto en la clasificación y tener mejor los cruces en la promoción. Conozco a los rivales, pero tampoco me obsesionan. Mi preocupación principal es otra.

¿Cuál?

Que el Real Zaragoza dé lo mejor de sí, que rinda al máximo. No hay que mirar al rival: deben ser los rivales los que nos miren a nosotros. Tenemos que tener muy claro que cuando saltemos al campo vamos a ganar. Eso es lo principal y eso es lo que queremos hacer.

Hablemos del Nástic, del Girona, del Osasuna, del Córdoba, del Alcorcón... ¿Cuál le gusta más y cuál le gusta menos?

Todos son buenos equipos. Si tienen opciones de jugar el play off’, es por algo. No es sencillo llegar hasta allí. El Nástic está a un punto de subir, el Girona está muy bien y viene enrachado, Osasuna siempre es complicado, el Córdoba también tiene buen equipo aunque pierda a su goleador... Pero insisto: tenemos que centrarnos en nosotros mismos.

¿Se ve jugando en Primera con el Real Zaragoza?

Claro. Esa es mi ilusión. Me quedan dos años más de contrato y, desde luego, voy a luchar a tope por ascender con el Zaragoza a Primera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión