Despliega el menú
Deportes

Se armó la gorda en Monzón

El exitoso estreno de este torneo de rugby para 'pesos pesados' ha reunido a 26 equipos y más de 250 jugadores en Monzón.

El Fat Rugby arrasa Monzón
El Fat Rugby arrasa Monzón
Fat Rugby

El Fat Rugby tan solo ha necesitado una edición para convertirse en un torneo de peso en el panorama nacional. Y nunca mejor dicho, ya que ha reunido en la localidad oscense de Monzón a 26 equipos, más de 200 jugadores y un total de 20 toneladas sobre el campo para vivir un fin de semana de puro rugby que comenzó con el pesaje público de los equipos y finalizó con la victoria de Pottolak (Guipúzcoa) en la categoría masculina y Fattaleza (Madrid) en la femenina, que se han repartido el equivalente en carne al jugador más pesado del torneo: 154 kilos. 


Para garantizar que todos los equipos cumplieran con una de las normas más importantes, el mínimo de 720 kilos sobre el campo (570 para las féminas), y evitar que algún 'pequeñajo' se colara en la fiesta de los 'pesos pesados', el torneo comenzó con el pesaje de los participantes en la báscula gigante. Un preámbulo cargado de sentido del humor y una defensa de la autoaceptación y los valores del rugby, en la que los gordos -como ellos mismos se denominan- son tan valiosos y necesarios como los jugadores más atléticos. El equipo con mayor peso fue, precisamente, el anfitrión, que cambió su nombre habitual, Quebrantahuesos Rugby, por el de 'Gordanizazión', en un claro guiño al espíritu del torneo. Entre sus ocho jugadores titulares rozaron la tonelada, con un toral de 948 kilos.




Así de explícita fue la fiesta del pesaje.



Pero lo bueno llegó con el comienzo del torneo, que ha entusiasmado tanto a los participantes aragoneses como los que han llegado desde varias provincias del país: Madrid, Guadalajara, Barcelona, Tarragona, Cantabria, Guipúzcoa... "Todos y cada uno de los equipos que han venido ya nos han dicho que les reservemos plaza para el siguiente torneo", asegura Diego Dieste, miembro del Quebrantahuesos Rugby oscense y uno de los organizadores del Fat Rugby. 


El primer torneo para delanteros, con un formato inédito que ha convertido los clásicos 'seven' de verano -en los que juegan los jugadores más atléticos- en una auténtica fiesta para los más grandes del equipo, ha dejado buenos momentos tanto dentro como fuera del terreno de juego. 

El descanso del guerrero #fatrugby pic.twitter.com/oeWB2nGB5V

— Fat Rugby (@fat_rugby) May 28, 2016

Esencia de #fatrugby pic.twitter.com/H9XyCA04qf

— Fat Rugby (@fat_rugby) May 28, 2016

Gajes del oficio #fatrugby pic.twitter.com/CmuOvVqmAx

— Fat Rugby (@fat_rugby) May 28, 2016



"Este primer torneo era una prueba y creo que la hemos superado con nota. Todavía estamos haciendo balance de esta edición y ya estamos pensando en la siguiente", reconoce Dieste, satisfecho tras el 'feedback' recibido por todos los participantes: "Han alucinado con Monzón, con este campo con el castillo de fondo, con la hospitalidad y con toda la infraestructura que habíamos preparado. Además, el comportamiento de todos los que han venido ha sido excepcional".


La gran melé para despedir la primera edición del Fat Rugby.


Para finalizar el torneo se vivió un bonito acto de fraternidad en el que todos los equipos que minutos antes se habían enfrentado realizaron una gran melé de casi un centenar de personas, entre jugadores y espectadores. Para poner el broche de oro al primer Fat Rugby, el especialista en este deporte y comentarista de Canal+ Eduardo Téllez se encargó de presentar el acto de entrega de trofeos con una frase ya mítica en sus narraciones: "Esperemos que este torneo siga dando de comer a sus gordos". Así será, porque la segunda edición ya está en marcha...

Etiquetas
Comentarios