Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

"La élite del fútbol sala no siempre es fama y dinero"

Molina, en el pabellón Ciudad de Tudela.
Molina, en el pabellón Ciudad de Tudela.
Blanca Aldanondo/Diario de Navarra

El aragonés Juan Molina ha sido nominado entre los 10 mejores porteros del mundo de fútbol sala por Futsalplanet, referencia mundial de este deporte. ¿Qué hará si lo proclaman guardián del universo?

Ni lo he pensado... Juego al fútbol sala porque me encanta. Si luego te premian, se agradece; pero en ningún caso es mi objetivo esencial. Soy consciente de que entre los nominados está lo mejor de lo mejor. No es fácil que me elijan.

Viéndole cómo cuida la portería, aseguran que el premio no es ni imposible ni improbable...

Desde luego, imposible no es: ya he pasado este corte tan selectivo de los 10 mejores del mundo. Improbable o no, el tiempo lo dirá. Eso sí, la probabilidad de que salga elegido un portero español no es demasiado alta. Solo hay tres españoles entre los 10 mejores: Sedano, Herrero y yo.

O sea, el portero del Barça, el del Inter Movistar y usted.

Eso es. Sedano ya ha sido elegido una vez mejor portero del mundo. Nosotros seguimos a la espera...

El dato de que el año pasado fuera elegido mejor portero de la Primera División española dicen que es un indicador alentador.

Supuso una alegría enorme, pues me eligieron por votación los entrenadores de la Primera española y los periodistas que siguen la élite del fútbol sala. El premio me lo entregó Javier Lozano y para mí supuso todo un honor.

¿Por qué juega en Tudela y no en Zaragoza?

Me fui hace ya mucho tiempo. No me valoraron en su momento en el Sala 10 y tuve que labrarme un futuro por ahí. No me ha ido mal del todo...

Ya lo creo...

También hubo momentos duros.

No lo creo... Juan Molina siempre ha jugado y ha sido referencia en los equipos en que militó.

No, no, también hubo etapas duras, durísimas.

¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué?

En las dos temporadas que estuve en Cartagena. No había dinero. Yo estaba soltero y mi familia siempre me ayudó. Pero en el equipo también había padres de familia. He vivido experiencias tales como que lleguen a cortar el agua de pisos de jugadores y que tuviera que venir a mi casa toda su familia a ducharse.

Pero si en el deporte de élite dicen que todo es lujo, dinero en cantidades industriales, fama...

Yo he vivido dramas como ése, ver a compañeros pasar verdadera necesidad. La élite del fútbol sala no siempre es fama y dinero.

También hubo momentos preciosos...

¡Y tanto! Recuerdo cuando comencé en Corazonistas, cuando me ficharon Chus San Miguel y Míchel Cantín para el Sala 10...

¡Cuánto han hecho Chus y Cantín por este deporte!

También tengo que agradecerle a Chavi Ladaga que me hiciera debutar en la élite siendo un chaval.

Otro gran tipo, Chavi...

Con 18 años me marché a Santiago. También jugué en Torrejón. Ahora estoy en el Aspil Vidal de Tudela. Me va bien: nos hemos metido en la lucha por el título liguero y todo. Además, estando tan cerca de Zaragoza, puedo ver todas las tardes a mi madre, que está enferma.

¿Cuándo regresará a Zaragoza a defender el portal del Sala 10?

En el Sala 10 ya hay uno con un futuro impresionante. No solo futuro, también presente: Iván Bernad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión