Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Un triatleta de oro

Rafa Solís se ha proclamado campeón de Europa y del Mundo de paratriatlón de invierno. Su reto, los Juegos paralímpicos de Río.

Rafa Solís, con las medallas de oro continental y mundial.
Rafa Solís, con las medallas de oro continental y mundial.
Asier Alcorta

Rafael Solís exhibe la mejor de sus sonrisas. "Ni en sueños" el zaragozano imaginaba que el curso 2016 iba a empezar bañado en oro. En un intervalo de 21 días, el triatleta ha subido a lo más alto del podio en el Campeonato de Europa y en el del Mundo de paratriatlón de invierno, en la categoría PT4. "Es un momento increíble. Los dos oros pesan mucho y son un plus de motivación para metas más ambiciosas", resume Solís.

Cada brazada, golpe de pedal y zancada que realiza Rafa Solís tienen un fin. Un objetivo que persigue desde que hace tres años empezó a dar color a un palmarés deportivo en una especialidad que combina natación, ciclismo y atletismo adaptado a cada discapacidad física. En este periodo, ha brillado tanto en verano como en invierno. Con la máxima "si te empeñas, la consigues", el internacional tiene claro su destino: los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. "Es lo máximo, y voy a luchar hasta el final por la plaza", dice, rotundo.

La trayectoria deportiva de Rafa Solís prometía subido a la bici, hasta que en 1989, durante un entrenamiento en el Velódromo de Pinares de Venecia de la capital, se destrozó el brazo izquierdo, que acabó paralizado. Tres años más tarde, acumulando kilómetros en la carretera de Valencia, chocó contra un camión y se produjo un traumatismo craneoencefálico. "Enfoqué la vida al trabajo y a hacer deporte como cualquier persona que quiere cuidarse", cuenta el deportista de 45 años. Hasta que se cruzó en el camino un nombre propio del triatlón aragonés, Ángel Santamaría, que le convenció para que se dejara seducir por esta disciplina, que ya le ha reportado un buen puñado de metales de todos los colores.

Los dos últimos cuando la pretemporada del deportista se encuentra en pleno rodaje. "Empezamos en diciembre a hacer entrenamiento en altura y a esquiar. Pero no pude completarlo por la falta del manto blanco. Además, el Campeonato de España de triatlón de invierno en Reinosa se suspendió. Así que tenía dudas sobre cómo iba a responder", cuanta Solís. Y la contestación del triatleta en el frío polar de Otepää (Estonia) no pudo ser más brillante. Se proclamó, por segunda vez, campeón de Europa en PT4, en unas condiciones "extremas". "Según la reglamentación, si la temperatura llega a 18 grados bajo cero no se compite; el termómetro cayó hasta menos 23 y la prueba se mantuvo. Había mucha nieve y hielo; no sabía ni qué cubiertas poner a la bici, qué zapatillas calzarme, cómo preparar los esquís...", evoca el paratriatleta del Club Triatlón Europa. Su magnífica puesta en escena le valió el oro continental. El siguiente evento de caché fue el pasado sábado en Zeltweg (Austria), con el primer Mundial de la modalidad paralímpica en juego y una nueva exhibición del aragonés. "La experiencia y la concentración jugaron a mi favor. La felicidad no puede ser más completa".

Rafa Solís no para y ya mira al triatlón de verano y a una nueva disciplina que también le puede abrir las puertas de los Juegos de Río: el ciclismo adaptado. "Con el primero, estoy preseleccionado para Río y el 31 de julio se conocerá la lista oficial. Y con el ciclismo, es el seleccionador el que elige el equipo. Por mi naturaleza de ciclista, este apartado lo llevo mejor", detalla el medallista, que cuenta con el asesoramiento de Ricardo Simón de ‘Entrena óptimo’, Jesús Romero y Ángel Santamaría. Su estreno en un Campeonato de España en pista será el 27 y 28 de este mes en Galapagar, con la selección de Aragón.

Entre pedalada y pedalada, se lanza a la piscina para ganar en calidad técnica, su debe por la parálisis del brazo, y recortar segundos al crono –"he mejorado en dos minutos mis tiempos respecto a 2015", resalta–. Y cuadra los números de su presupuesto –9.000 euros, que se alimentan con la colaboración de Ciclos Aragón, Biofrutal y Fisio Zaragoza– para poder estar presente en las pruebas de la Copa del Mundo (Sudáfrica, Australia, Japón, Italia, Gran Bretaña y Francia), que le aporten puntos para el ranquin. "Es difícil vivir profesionalmente de esto. Los días de vacaciones que me permite el trabajo los disfruto con mi pasión. Todo sea por estar en los Juegos", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión