Deportes
Suscríbete

Leandro Cabrera: “No somos robots, necesitábamos tiempo”

Goleador en Córdoba, el central uruguayo explica la polémica jugada con Razak, relata su batalla con Andone y analiza las claves de la mejora del Real Zaragoza.

Leandro Cabrera, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Leandro Cabrera, en un entrenamiento del Real Zaragoza.
Aránzazu Navarro

¿Cargó con falta a Razak en el primer gol de Almería?

Sinceramente, le digo que no. Para mí, no es falta.

¿Usted va a Razak o Razak va a usted?

Yo entro desde muy lejos. Pero no sé si el portero me toca a mí o qué pasa. Hay una cosa segura. Yo no agarro a nadie. No suelto ningún codo, ni tampoco piso a ningún rival.

¿Puede explicar la jugada?

Yo entro en carrera desde muy lejos, desde la frontal del área porque así estaba trabajado para esa jugada de estrategia. Luego, todo se enreda. Intento quitarme la marca arriba, choco con uno del Córdoba, creo que Markovic, salgo tropezando, y veo que el portero sale pasado. Yo me echo hacia atrás y noto que la pelota me da.

El Córdoba ahí reclama...

La puede protestar, pero, para mí, no es falta.

¿Dudó usted?

Mi reacción primera es mirar al línea para ver si corre hacia el centro del campo. Luego al árbitro. Pero cuando los compañeros ya vienen a ti para festejar, se festeja.

Más allá de esa jugada y de ese gol, usted fue un acorazado en defensa. ¿Cree que Andone, uno de los mejores delanteros de la categoría, desesperado el domingo, ha sufrido pesadillas con Cabrera?

Fue un duelo duro, sí. De mucho contacto. Andone es un delantero tremendo, de los más destacados de Segunda. No lo puso fácil. El Córdoba es muy buen equipo y juega bien. Tiene tres delanteros espectaculares. Contra nosotros, no jugó De Tomás, pero sabemos que también tiene una calidad alta. Pero para mí, lo importante es que se pudo dejar la portería a cero. Con eso me quedo.

La estrategia ofensiva vuelve a cobrar relevancia en el equipo. Contra el Córdoba, débil en ese tipo de defensa, se advertía que debía explotarse esa vía hacia el gol. Y en el partido funcionó...

Ya hacía unos partidos que veníamos avisando, ¿eh? Como contra el Leganés. Rematábamos, tocábamos muchas, con jugadas incluso dudosas en el área... También es mérito de los lanzadores. Los tenemos muy buenos. Es un arma que manejamos. Ya el año pasado nos dio puntos muy importantes al final de la temporada. Al principio de esta, también.

¿Un defensa valora más los goles que marca?

Bueno... por suerte marqué. El gol es cosa de Ángel, Dongou y los otros chicos de arriba, pero si me toca a mí mejor. Aunque se lo den al portero porque le pegue en el trasero.

El equipo alcanzó en Córdoba un interesante grado de madurez, con una victoria valiosa y un fútbol impecable. ¿Qué destaca del triunfo?

A grandes rasgos, jugamos uno de los partidos más completos de la temporada. Cuando se luchó, se ganaron los duelos. Cuando había que manejar el partido, lo hicimos bien. Fueron importantes los goles. Pegamos en los momentos justos, al comienzo de cada tiempo. A partir de ahí, fuimos intensos contra un rival complicado que está llamado a clasificarse arriba. De hecho, lo está. Vemos que las cosas están funcionando.

¿Tienen más peso estas victorias no solo por el tamaño del rival, sino también por la radical transformación que ha sufrido la dirección del equipo y la propia plantilla hace apenas dos semanas?

Es verdad que hemos tenido muchos cambios. El periodo de enero fue una revolución en todos los sentidos. Se marchó y vino mucha gente. Ya en los anteriores partidos la intención fue jugar así, como contra el Córdoba. Pero no somos robots, todo lleva su tiempo.

¿Le preocupaba el calendario? La resurrección del Zaragoza se está produciendo en un tramo exigente y comprometido por las responsabilidades...

De momento, hemos roto una racha mala. Pero cuando me preguntaban hace unos días que venía un calendario muy duro, decía que eso también tiene su parte buena si creces. Es bueno porque contra rivales directos sumas y les recortas a ellos. Hay que mirarlo así. Ahora, debemos seguir igual, recortando a todos los que nos vienen. Hay razones para estar contentos, pero no debemos caer ahora en los excesos de confianza.

Dice Alberto Guitián que usted por ser uruguayo tiene la sangre más caliente y que él le pone más calma. De momento, casan bien. Llama la atención esa veloz adaptación entre dos centrales en solo un par de partidos. ¿Le está sorprendiendo su nuevo compañero de zaga?

Estoy muy cómodo con él. Con todo el equipo en general. Alberto está haciendo muy buenos partidos. Tiene grandes cosas. Es comprometido, siempre está atento. Cuando se viene de otros clubes se trae otra formación y es complicado. Pero él, igual que Joan (Campins) se han acoplado bien.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión