Despliega el menú
Deportes

Vallejo: "Queda toda la segunda vuelta por delante; hay tiempo para reengancharnos"

El joven central aragonés, capitán del Real Zaragoza, analiza la situación del equipo justo en el ecuador de la liga. El internacional cree que aún se puede
aspirar al ascenso directo.

Jesús Vallejo.
Jesús Vallejo, en la rampa de vestuarios de La Romareda.
Guillermo Mestre

El equipo se mantuvo siempre entre los cuatro primeros hasta la jornada 18ª. Pero la derrota en Tarragona supuso la pérdida de contacto con la cabeza.

Ha sido una lástima lo ocurrido en el último mes, con esa mala racha de cuatro resultados adversos consecutivos. Recuerdo que, si ganábamos en Tarragona, podíamos irnos a las Navidades en segunda posición si pinchaban Alavés, Osasuna y Oviedo. Todo salió al revés y, es verdad, nos hemos ido un poco de la pelea por arriba. Pero el último triunfo ante el Llagostera ha de ser el inicio de nuestra remontada.

En esos cuatro partidos se hundió el suelo para el Zaragoza, que llegó a ser segundo tras el empate de Mallorca en noviembre. Todo parece ahora peor de lo que realmente ha sido.

Es cierto. La primera vuelta, pese a los altibajos y a algunos tropiezos, no ha sido mala. Nos hicieron daño las dos derrotas iniciales seguidas que sufrimos en casa ante Córdoba y Osasuna, que después han acabado siendo rivales directos. Y, cuando nos rehicimos y estábamos en ascenso directo, perder en casa de nuevo ante el Valladolid fue otro tropiezo duro. Pero recuerdo que de Bilbao, ya en diciembre, volvimos de nuevo como terceros. Todo se ha estropeado en el último mes y ahora nos toca volver a arreglarlo. Queda toda la segunda vuelta por delante. Hay tiempo para

reengancharnos.

¿Cree que es posible? Son muchos los equipos con aspiraciones. Tantos que el Zaragoza llegó a ser 10º la semana pasada.

Sí, claro que es posible. Hay muchos equipos porque la igualdad es extraordinaria este año. Y eso, yo considero que nos favorece en nuestra tarea de remontar.

La fe en la remontada es loable y positiva. Pero las matemáticas asustan. Hace falta ganar 14 o 15 partidos (o su equivalente en puntos) para aspirar al ascenso directo. Poco margen de error.

Está claro que todos los errores que hemos tenido en esta primera vuelta ya no caben en la segunda. Digamos que hemos agotado muchos comodines. Hay que afrontar los próximos 21 partidos como si fuesen nuestra última oportunidad. Hay que empezar a ganar ya mismo. Y seguir y seguir. No nos queda otra opción.

Tras ganar al Llagostera el sábado, sumar otro triunfo ante el Mirandés este fin de semana sería un golpe moral enorme.

Sí. Además, nos vendría muy bien para consolidarnos después del cambio de entrenador, que nunca es sencillo para un vestuario. Ganar al Mirandés y sumar seis puntos seguidos será el inicio de una buena dinámica en un momento crucial. El domingo es un día muy importante para nosotros. Tenemos que salir con todo, como si fuera una final.

Enseguida llega un test clave para el Zaragoza. El calendario obligará a viajar en cadena a Córdoba, Pamplona y Vitoria en 25 días. De ahí, o se sale reforzados o próximos al descarrilamiento.

Bueno, hay que tomarlo por el lado positivo. Serán tres desplazamientos muy exigentes, a casa de los que vienen siendo hace tiempo los tres primeros. Toca así y hay que asumirlo. Creo que servirá para medir dónde estamos, para poder evaluar nuestras fuerzas con exactitud. Pero yo digo siempre que somos el Real Zaragoza y que debemos salir a ganar en todos los campos de España. También en estos. Serán partidos muy determinantes, pero como todos los demás.

En lo personal, ha dejado de ser el joven debutante del año pasado. Ahora, el capitán del Real Zaragoza ya es alguien conocido, con sus primeros posos.

Intento ser siempre el mismo de siempre, pero es verdad que en el segundo año se percibe un cambio. Yo debo dar un paso adelante más firme porque ya no soy el recién llegado. Además, los demás te pueden valorar ya de otro modo. Todo eso se nota, claro.

La línea defensiva ha sido lo mejor del curso, aunque en la mala racha última se ha roto la media de goles encajados de manera estrepitosa.

Sí, pero ahí no caben distingos. Defender, defendemos todos. Este equipo tiene buenos fundamentos en tareas de contención.

Pues eso puede ser clave de aquí a junio.

Yo aseguro que el ascenso, si lo conseguimos, va a pasar por ahí. Si logramos dejar nuestra portería a cero en muchos partidos, tendremos el objetivo cerca.

¿Cómo está el grupo tras los cambios en el área deportiva?

Bien. Trabajando duro para asumir los cambios que quiere hacer el nuevo entrenador. La gente está animada, queriendo agradar y ganarse el puesto. El equipo está muy empeñado en aprender.

Carreras pide toque, rapidez y verticalidad con el balón. A usted esto no le es extraño.

No, porque es algo que en la selección española se nos inculca desde hace años. A mí, esta nueva disposición me viene bien.

Tras la sanción de la FIFA al Real Madrid, club que le fichó en verano, ha salido el listado de cedidos como posible solución a la imposibilidad de fichar en el futuro. ¿Le altera todo esto?

No. En absoluto. Yo solo pienso en el presente, en lo que depende de mí mismo. Y eso es, ahora, el Real Zaragoza. Lo demás es perder el tiempo y alejarse de tus obligaciones. Yo no lo hago.

¿Está en contacto con el Real Madrid?

Yo sé que, en todos los partidos, soy observado con lupa. Como debe ser en mi situación. Sin más.

El último día, acabaron jugando Ortí, Gil y usted. Tres zaragozanos, además de otro chico del filial, Rico. La cantera, paso a paso, comienza a asomar.

Es para sentirse orgulloso. A mí me causa mucha satisfacción ver que chicos que entramos de niños a la Ciudad Deportiva estamos ya en el primer equipo. Esto ha de servir de espejo para el futuro de todos los canteranos.

¿Qué mensaje le lanza el capitán a la afición de cara a la segunda mitad de la liga?

Yo, de entrada, quiero agradecer a nuestra gente que siempre esté ahí, con el equipo, pese a que no son años buenos para el club y estamos en Segunda. Les pido un poco más de paciencia y que confíen en nosotros. Vamos a dejarnos la vida por lograr el ascenso. Con ellos, todo será más fácil.

Etiquetas
Comentarios