Despliega el menú
Deportes

Disfraces, fiesta y deporte en la San Silvestre zaragozana

Carlos Mayo ganó en la categoría masculina y Cristina Espejo, en la femenina. Más de 4.000 personas disputaron la prueba. Hubo otras carreras en Huesca y en Teruel.

Decenas de personajes de la saga de 'Star Wars' o los típicos de estas fechas (Papá Noel, Melchor, Gaspar y Baltasar) se calzaron este jueves en Zaragoza las zapatillas de correr para disputar la siempre animada San Silvestre, que se celebró como cada año en un ambiente festivo y lleno de disfraces. Botellas de cerveza, bombones, plátanos o las indispensables uvas de Nochevieja, fueron solo algunos de los atuendos de los 4.000 corredores participantes.

El ganador de la pasada edición, Carlos Mayo, repitió en lo alto del podio en la categoría masculina ( con un tiempo de 14,10), seguido por Jaime Escriche. Cristina Espejo (16,28) se impuso en la categoría femenina.

Aunque la de Zaragoza fue la más multitudinaria en la Comunidad, en Huesca y Teruel también se animaron un año más a la carrera. 

La capital aragonesa reunió a 4.000 atletas en la línea de salida de una carrera que celebró su 11ª edición. Comenzó en el Coso y recorrió 5.000 metros por las dos riberas del Ebro hasta regresar al punto inicial.

Los internacionales aragoneses Carlos Mayo, Jaime Escriche y Luisa Larraga, además de la olímpica zaragozana Isabel Macías fueron los primeros espadas que arroparon al resto de deportistas.Huesca y Teruel suman y siguen

La ciudad deHuesca también vivió desde las 17.00 un nuevo día de Nochevieja marcado por su particular San Silvestre popular, que cumple seis años de existencia con una participación de unos 1.000 corredores. La principal novedad del circuito en la capital altoaragonesa fue que se combinaron dos trazados: uno más corto, de 870 metros, destinado al público infantil, y otro con una distancia de 1.350 metros, en el que se concentró la prueba popular.

Además, Barbastro, Binéfar, Ayerbe, Sariñena, Boltaña, Hecho, Graus, Benasque, Berdún, Benabarre -que estrenó San Silvestre este año- y Villanúa fueron otras de las localidades altoaragoneses que celebraron carreras para poner punto y final al 2015.

Por su parte, la capital turolense cumplió 25 ediciones con la San Silvestre de este jueves, en la que igualmente participaron un millar de corredores en sus pruebas deportiva y festiva, 200 más que el registro de 2014. La primera, de carácter competitivo, arrancó a las 18.30, y discurrió a través de 6.200 metros por el centro de la ciudad, con salida en la calle de San Juan Bosco.

A las 19.15, se dará inicio a la carrera festiva, cuyo trazado es inferior (1.800 metros) y partirá del mismo enclave.

Dentro de la misma provincia de Teruel, destaca Alcañiz, que alzó, desde las 17.00, el telón de su XLII Carrera del Pavo.

En Zaragoza, Tarazona también acogió una prueba de fin de año, que comenzó a las 10.45 en el paseo de la Constitución.

Etiquetas
Comentarios