Despliega el menú
Deportes

La Vuelta se mantiene fiel a Aragón

La Comunidad contará con dos etapas: Sabiñánigo-Formigal (Sarrios) y Alcañiz-Castellón (provincia).

El pelotón de la Vuelta, a su paso por delante de la catedral de Tarazona en la última edición de la prueba.
El pelotón de la Vuelta, a su paso por delante de la catedral de Tarazona en la última edición de la prueba.
Aránzazu Navarro

La Vuelta a España 2016, que se celebrará del 20 de agosto al 11 de septiembre, volverá a tener a Aragón como protagonista en su recorrido. La prueba, que se presentará oficialmente el 9 de enero en Santiago de Compostela, mirará al norte, a Huesca, por donde el pelotón transitará el 4 de septiembre con una jornada de montaña que arrancará en Sabiñánigo y finalizará en la estación de Formigal, en Sarrios. Y también se dirigirá al sur, a Alcañiz, punto de partida al día siguiente de la etapa que concluirá en la provincia de Castellón.

La organización de la ronda española tiene ya ultimado un recorrido que se ha ido filtrando los últimos meses. Las seis primeras etapas serán en territorio gallego para continuar después por Castilla y León, Asturias y Cantabria, siempre a falta de confirmación oficial de Unipublic. Habrá nada menos que seis finales en alto, Mirador de Ézaro (3ª), San André de Teixidó (Cedeira, 4ª) y cuatro consecutivos: La Camperona (8ª), Naranco (9ª), Lagos de Covadonga (10ª) y, tras el primer día de descanso, Peña Cabarga (11ª).

La carrera tendrá la segunda semana al Pirineo como juez con la etapa reina, la 14ª el 3 de septiembre, con salida en la localidad navarra de Urdax y llegada al Col de l’Aubisque, pasando por los altos de Burdinkurutzeta, Irati, Soudet y Marie Blanque, puerto de referencia de la Quebrantahuesos.

Y el 4, Sabiñánigo recibirá la caravana de la Vuelta. La capital del Alto Gállego, referente en el mundo del ciclismo, ha recibido siete veces la carrera –seis como meta– el siglo pasado (1982, 1983, 1992, 1996 y 1998). Y volvió al calendario de Unipublic en 2008 como llegada y salida. Ocho años después, Sabiñánigo se convertirá en punto de inicio de una etapa que concluirá, como en 2013, al final de las curvas de la carretera de Sarrios, en Formigal.

El diseño de la jornada conduce a los ciclistas por un recorrido que transita por el nuevo tramo de la Nacional 260 Yebra de Basa–Fiscal. Una opción que se maneja es que desde Fiscal, para añadir kilómetros a la etapa, el pelotón se dirija hacía Aínsa y desde ahí, por la A-138 (a Francia por Bielsa), a la altura de Escalona, coge la carretera del cañón de Añisclo, para volver a la N-260 por Fanlo. Desde allí, los ciclistas subirían el puerto de Cotafablo, de 2ª categoría; atravesarán el núcleo urbano de Biescas, localidad natal del director deportivo de Unipublic, Fernando Escartín, y subirán por el valle de Tena hasta Formigal para concluir en Sarrios, con un desenlace de 15,8 kilómetros y una pendiente media del cuatro por ciento. La otra opción, con una distancia más corta, se asemejaría a la Treparriscos: desde Fiscal dirigirse por Broto a Biescas, salvando el Cotefablo.

Ayuda institucional

La Diputación Provincial de Huesca, el Ayuntamiento de Sabiñánigo y la comarca del Alto Gállego colaboran para hacer posible que la Vuelta tenga acento aragonés. Un acuerdo que espera contar con la presencia del Gobierno de Aragón, que mantiene su interés en apoyar esta etapa.

No así la del 5 de septiembre en Alcañiz, que será costeada por la Diputación Provincial de Teruel. Los promotores de la ronda española se pusieron en contacto hace meses con el Ayuntamiento para ofrecerle la posibilidad de que acogiera la ciudad la salida de la etapa, que concluirá seguramente en Castellón. Unipublic se quedó satisfecha con el recibimiento que tuvo en el Bajo Aragón en 2012, cuando la carrera, que arrancó en Huesca, finalizó en el complejo de Motorland tras pasar por el centro de Alcañiz. El principal problema del Consistorio era la financiación, resuelto con el empujón de la DPT.

La Vuelta siempre se ha presentado como una oportunidad para promocionar Aragón y enseñar la riqueza patrimonial y cultural de la comunidad. Y también se respalda su presencia por el impacto económico que genera. La competición se televisa en 178 países de los cinco continentes, y desplaza a unas 2.500 personas.

Etiquetas
Comentarios