Despliega el menú
Deportes

Popovic no se fía de los cachorros

Pese a la mala clasificación del Bilbao Athletic, el entrenador recalca que será un partido difícil. El entrenador espera el lunes una victoria de su equipo para asentarse en la zona alta de la tabla.

Ranko Popovic, a la salida de la sala de prensa de la Ciudad Deportiva tras una sesión de vídeo.
Ranko Popovic, a la salida de la sala de prensa de la Ciudad Deportiva tras una sesión de vídeo.
Aránzazu Navarro

No se fía Popovic. Observa al Bilbao Athletic y descubre un equipo en posiciones de descenso, con muchos problemas para el gol (es el equipo con el peor ataque según los números), con un ejército de futbolistas inexpertos en batallas de profesionales... Pero eso también le inquieta.

Debajo de esa ingenuidad, se esconde un equipo con más fútbol que rendimiento. Un peligro. "Es un equipo que en casa apenas ha perdido (solo un partido) y que juega bien, como cualquier filial. Se ve que son chicos que quieren jugar en el primer equipo", advierte el entrenador. "Será un partido difícil", añade. El Bilbao Athletic es un conjunto que sufre problemas de gol, pero también encaja pocos (segunda mejor defensa de la liga, solo mejorada por el propio Zaragoza). Y en San Mamés se presentan siempre aguerridos, arropados. "Tienen jugadores técnicamente muy buenos, que son el futuro del club y que quieren darlo todo para llegar al primer equipo, por lo que tienen bastantes motivos, además de por su situación en la clasificación, para hacer buenos partidos", apuntó el entrenador.

Ranko Popovic para nada se cree favorito: "No me gusta nada cuando me dan los puntos que no he disputado. Hay que sudarlos mucho para conseguirlos. Tenemos una obligación y la necesidad de sumar los puntos, pero igual que ellos". Y añadió: "Podemos jugar bien y lograr un buen resultado". El técnico serbio cree que la plantilla es consciente de la exigencia del momento y de las obligaciones que tiene el Zaragoza. "Los chicos son conscientes de lo que nos jugamos y lo bueno es que todos queremos lo mismo y que todos hacemos lo posible para conseguirlo", indicó el entrenador del Real Zaragoza.

Su futuro

Popovic vuelve a tener el foco del examen diario sobre su figura. Una derrota en San Mamés avivaría los debates sobre su continuidad y le dejarían muy tocado, con su puesto comprometido. En este sentido, ha destacado en los últimos días, tanto antes del partido clave contra la Ponferradina, como en esta semana, la ausencia de una voz institucional que valorara el estado del entrenador serbio. El presidente Lapetra, en los diferentes actos públicos en los que ha participado desde el lunes, ha rechazo hablar sobre el tema, dejando a Popovic como única voz del club. El entrenador, pese a todo, dijo ayer que esto "no le molesta" y que tiene "buena relación", con los dirigentes. "Después del último partido toda la directiva me prestó su apoyo personalmente pero yo ni pregunto ni mi interesa porque solo invierto mi energía en el equipo. Estoy muy tranquilo y espero que podamos disfrutar todos", afirmó. Del mismo modo, Ranko Popovic aseguró que no ha detectado ningún cambio en la actitud de los dirigentes del club hacia él. "Ni en el trato ni en los mensajes desde el club hacia mí", recalcó.

A Popovic, según aseveró, no le inquieta que su posible destitución en caso de que no se gane en Bilbao forme parte del discurso público. "Mi única preocupación es ganar el partido porque los puntos son obligados para seguir luchando por estar en la parte de arriba. No me preocupan otras cosas", reveló el entrenador.

"En lo único que tenemos que pensar es en ganar el partido porque eso nos permitirá estar cerca del ‘top’ y ganando los partidos te sale todo lo que tu quieres. Es de lo único que hay que preocuparse y, a este respecto, veo a los jugadores preparados y animados para hacerlo", concluyó el técnico del Real Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios