Despliega el menú
Deportes

Los deberes de Andreu Casadevall

?El nuevo técnico del CAI afronta en su primera semana de trabajo en Zaragoza la labor de recuperar la solidez defensiva del grupo, el nivel de sus referentes y su sitio en la tabla.

Andreu Casadevall, ayer rodeado por todos los jugadores en su primer entrenamiento al frente del CAI Zaragoza.
Andreu Casadevall, ayer rodeado por todos los jugadores en su primer entrenamiento al frente del CAI Zaragoza.
guillermo mestre

Andreu Casadevall cumplió ayer con su primer entrenamiento al frente del CAI Zaragoza, su nuevo equipo y del que pudo hacer una radiografía aproximada a partir de la derrota del pasado martes ante el Valencia Básket. El técnico catalán, que ya avisó en su presentación que prometía "trabajo" como mejor remedio para dar la vuelta a la delicada situación por la que atraviesan los zaragozanos, asume el compromiso de superar el bache, un mosaico cuyas teselas debe ensamblar.

En una plantilla confeccionada para llegar lejos en todas las competiciones, reforzar los lazos de equipo entre sus nuevos jugadores es vital. En este punto surge con fuerza un nombre propio: Stevan Jelovac. El ala-pívot serbio, con 13,3 puntos y 4,3 capturas de promedio, es el referente en ataque del CAI Zaragoza, pero su individualismo ha sido exacerbado en algunos momentos del mes y medio transcurrido de competición, como el triple errado en los instantes finales del último duelo liguero, en Gran Canaria, que terminó por suscitar la reacción insular para forzar la prórroga.

Casadevall, un entrenador conocido por su fe en el grupo y su rechazo de quienes hacen la guerra por su cuenta, tiene en Jelovac un reto del que, si sale vencedor, obtendría una gran renta para el equipo, que se resiente cuando el ex del Partizan no está al máximo.

La recuperación del nivel de los primeros espadas de la plantilla es otro de los pasos ineludibles por Casadevall al frente del banquillo aragonés. El caso de Henk Norel es uno de los más notables. El capitán del CAI Zaragoza ha firmado unos partidos muy irregulares, tanto en la Liga Endesa como en la Eurocup, en los que ha ido de más a menos, hasta difuminarse tanto en ataque como en defensa. "Quiero que los jugadores recuperen la confianza en sí mismos", sentenció el técnico durante su presentación.

Junto al holandés, Drake Diener es otro de los nombres a reflotar. El americano está lejos de los porcentajes desde el perímetro mostrados en Italia (lleva un 31 % y en Sassari llegó a firmar un 50%), y, a excepción del partido contra Reyer Venezia, sus apariciones han sido escasas. El potencial anotador de Diener fue una de las razones de su llegada al CAI, y sacar el máximo provecho de esta faceta es otra tarea de Casadevall para recomponer los pilares del conjunto, a lo que debería contribuir su perfil metódico, comunicativo con los jugadores, predispuesto a adaptar distintos esquemas al rol de los miembros de su plantilla.

Además de estos desafíos individuales, Casadevall toma las riendas de un equipo que, de media, encaja 80 puntos por partido. De hecho, en los 14 partidos disputados este año solo ha conseguido dejar a su rival en 70 puntos o menos en tres ocasiones: contra Ulm (59) y Charleroi (70) en Eurocup, y frente a UCAM Murcia en ACB (64), el día de su única victoria, por el momento, en el torneo doméstico. El técnico, que también aterriza en Zaragoza con la referencia de "entrenador defensivo", exactamente en el momento en que el CAI necesita reforzar en mayor medida esta faceta de su juego.

Cerrar la clasificación para el Last 32 como segundos de grupo y recuperar posiciones en la ACB, alejado ya el objetivo de la Copa del Rey, son los efectos a corto plazo que deben suscitar estas primeras labores de recuperación técnica y táctica de una plantilla confeccionada para llegar "lo más lejos posible". Por ahora, el propio Casadevall hace suya la filosofía de "ir jornada a jornada" en el camino de catapultar al CAI Zaragoza a su máximo nivel.

Etiquetas
Comentarios